SÍGUENOS EN

BRETT M. KAVANAUGH: UNA NUEVA CAZA DE BRUJAS

Éste es un resumen de las cazas de brujas en los EEUU, a cuento del posible nombramiento del juez Brett M. Kavanaugh para el Tribunal Supremo. El sábado 6 de octubre, el juez pasó la última valla en su carrera de obstáculos y ya ha jurado el cargo. Dicho así, parecería un mero trámite, pero para nada es el caso.

Como saben, la ofensiva de las izquierdas (allí, en los EEUU, esa formación difusa se hace llamar demócrata – por el partido -, aunque ahora se autodenomina socialista-demócrata, con lo que despistan al incauto) es tous azimuts, y además sin pararse en barras, de manera que el espectáculo de miseria moral y ética marxista que han desplegado el partido Demócrata y sus terminales mediáticas es – nunca mejor dicho – espectacular. En este caso, el objetivo progre (que, evidentemente, rima con mugre) era el candidato a Juez del Supremo Kavanaugh, propuesto por el Presidente Trump como sustituto del dimisionario Juez Anthony Kennedy. Y es que está mucho en juego. Transcribiendo palabras textuales del periodista de ACTUALL Juan Robles “Lo que interesa a quienes acusan a Kavanaugh es que no sea revocada la sentencia Roe vs. Wade, una de cuyas protagonistas (Norma McCorvey, escondida tras el pseudónimo Jane Roe) ha declarado que su caso en realidad fue un fraude”.

La organización “Live Action” enumera las seis mentiras que sustentaron la sentencia Roe vs Wade que ha permitido el desarrollo de un negocio millonario (el del aborto, por si no lo recordamos bien) que se ha llevado por delante 60 millones de vidas humanas.

Pero no es sólo eso. Kavanaugh es católico, es pro vida, es pro familia e integra una corriente jurídica llamada ‘originalismo’, que en lo esencial defiende no hacer interpretaciones imaginativas de la Constitución de los EEUU que perviertan su contenido original. Además, es un excelente juez con una trayectoria impecable.

Para hacer descarrilar la propuesta del Presidente norteamericano, el Partido Demócrata ha alcanzado simas de una bajeza que ni en sueños hubiera imaginado Richard Milhous Nixon en el caso Watergate. Ha organizado y presentado tres testimonios de sendas personas de condición femenina que aseguran (sin vergüenza, sin pruebas, sin testigos, sin cargos, sin que el FBI haya encontrado jamás nada que pueda incriminar al juez Kavanaugh tras siete (digo 7) escrutinios a lo largo de la carrera del juez) que el candidato las agredió sexualmente en sus años mozos. Pasado el filtro del Senado, cometida la ignominia, habiendo calumniado a Kavanaugh (ya saben, “calumnia, que algo queda”), han retrocedido. Aunque se han producido decenas de declaraciones exculpatorias de compañeras de estudios de Kavanaugh, éstas han sido omitidas por los medios.

Copiopego ahora información que pueden ampliar en los enlaces, pero que es definitiva, a mi modo de ver: “Kavanaugh’s success seemed to be a foregone conclusion despite such misgivings, until a trio of women – Christine Blasey Ford, Deborah Ramirez, and Julie Swetnick – came forward to accuse Kavanaugh of sexual assault. The judge forcefully denied all of their claims, all of which lacked corroborating evidence.

None of the people Ford claims attended the party where Kavanaugh allegedly tried to rape her could recall any such event, and critics noted numerous inconsistencies in her different accounts of the incident. Swetnick changed several details of her own story in a recent interview, and has been involved in multiple lawsuits pertaining to false sexual harassment claims and other forms of fraud. Ramirez, meanwhile, had admitted to former classmates she wasn’t even sure of her alleged assaulter’s identity”.

Todo lo que han intentado ha sido en vano, salvo para dividir aún más de lo que lo hizo Barack Hussein Obama al pueblo americano.

Esta ha sido una victoria https://www.lifesitenews.com/news/breaking-senate-confirms-brett-kavanaugh-as-next-supreme-court-justice de la que el autor de esta Carta (y muchos otros más, claro, pero hablo por mí) se congratula, como lo hizo de la victoria de Donald Trump contra la personificación del mal. Hey, Hillary Rodham, another one bites the dust.

He leído innumerables artículos de opinión, breves de agencias y noticias más o menos elaboradas al respecto. Me quedo con este suelto de Hermann Tertsch, https://www.abc.es/opinion/abci-ley-frente-turba-201810070043_noticia.html que refleja como ningún otro el estado de cosas a día 7 de octubre de 2018.