SÍGUENOS EN

CARTA DE LOS MARTES

1 DE ENERO DE 2019

Queridos amigos:

Hoy es un día grande: empieza el año que cambiará España. La Transición (el lapso político entre 1975 y nuestros días, caracterizado por la vigencia de la Constitución de 1978) ha llegado a un punto en el que el marco que la albergó ha caducado. Nuevos actores toman el escenario para reconducir la Res Publica. Esperamos lo mejor y nos preparamos para lo peor.

El 7 de octubre de 2018, en Vistalegre, se presentó en loor de multitudes una organización política llamada VOX. Aunque era conocida desde finales de 2013, el cinturón sanitario del PP, con la aquiescencia del PSOE, la había mantenido lejos de los focos. Eso ya se acabó. El mensaje de VOX ya ha llegado a la mayoría de la población. La cortina de silencio se ha rasgado y los votantes han empezado a decantarse por VOX en cada vez mayor medida. Por esto, aunque no sólo.

Lo hacen porque sus propuestas son sensatas, esperadas, razonables y factibles. Ustedes oirán y leerán que VOX es de extrema derecha, fascista, radical, anticonstitucional, xenófobo, racista, machista y todo el catálogo de lindezas socialdemocráticas habituales en los mentideros (nunca mejor dicho) mediáticos. Es el viejo truco: “calumnia, que algo queda”. Lo que pasa es que cada vez queda menos tiempo para la destrucción de España a manos de los sedicentes políticos profesionales que la han malbaratado y cada vez más el votante indignado, agobiado, desesperado, harto y asqueado por los comportamientos de los partidos tradicionales (o sea, PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos más las excrecencias habituales) ha decidido mirar el programa de VOX. Y ¡oh sorpresa! resulta que es una formación votable, con gente fiable, seria, determinada y honrada.

Pues para qué pedir más.

Y ¡oh sorpresa nuevamente!, resulta que los fascistas son Podemos,la conceptuada como extrema derecha no es siquiera un pálido reflejo de la intolerante extrema izquierda los racistas son los otros, los xenófobos son los Valls. Los tramposos son los de Ciudadanos. Los anticonstitucionales son quienes les acusan de anticonstitucionales. Y el manoseado término radicales no es insultante en sí; se refiere a quien acude a la raíz de las cosas para modificarlas.

Durante demasiado tiempo demasiadas organizaciones han procurado minar las bases de la convivencia a través de la destrucción de la ética cristiana, la moral natural y los principios de derecho romano que se hallan en la urdimbre de nuestra historia. Lo han hecho en la creencia de que los restos resultantes de la descomposición de las sociedades serían su herencia y, mientras tanto, vivirían del cuento. Lo del vivir del cuento ya lo llevan haciendo cuatro décadas, pero la herencia ya no es suya ni lo será. Por fin. Y ahora están histéricos. Pero mucho. Mucho.  Hasta entrar en una dinámica frentepopulista rediviva.

—————————————————

La frase de la semana

La frase de hoy es una que ya recogí hace muchos meses, pero que por su actualidad me veo en la obligación y me rindo al deseo de escribirla de nuevo. La escribí en la Carta de los martes de 21/11/2017. Sigue vigente, sobre todo al ver el espectáculo que nos está proporcionando la formación política conocida por Ciudadanos al hilo del resultado de las elecciones andaluzas. La frase es de Upton Sinclair, famoso novelista, escritor, periodista, activista político y político activo norteamericano nacido en 1878 y fallecido en 1968. Copiopego tal cual: “Es difícil hacer que un hombre entienda algo cuando su salario depende de que no lo entienda”.

¿Un ejemplo? El cabeza visible de Ciudadanos en Andalucía, Juan Marín. Ha militado y/o trabajado en Alianza Popular, en el Partido Andalucista, en el CIS (Ciudadanos Independientes de Sanlúcar de Barrameda, que fundó), en el PSOE (con un salario de 50.000/año) y finalmente en Ciudadanos, desde donde al fin, tras lustros de no entender nada, ha alcanzado su sueño marxiano (“Estos son mis principios, pero si no le gustan, tengo otros”). Con nuestro dinero, claro. Y ese es el problema. Nuestro dinero. Que les parece siempre poco y por eso nos lo quitan cada vez en mayor medida. Y también por eso VOX va a arrasar.