SÍGUENOS EN

EL NUEVO CAMINO DE ÁFRICA: LA APERTURA EXTERIOR

http://www.elmundo.es/economia/2018/04/24/5ad0df9422601d89068b45e5.html

El siguiente artículo, publicado originalmente en El Mundo, se concentra en África, continente que, salvo en el caso de algunos países concretos, ha tardado más que los demás en integrarse en la Globalización pagando un alto precio por ello. El precio, en realidad, lo pagan los habitantes de los países, no aquellos que desde las cúpulas dirigentes toman las decisiones equivocadas. África en su conjunto, tras verse rebasada en términos de PIB per capita por los países de Asia (que ostentaba el farolillo rojo de esa clasificación en los años 60 y 70 del Siglo XX), empieza a tomar conciencia de que el camino al desarrollo es el que siguieron todos los demás antes que ellos. La AOD ha fracasado. Por cierto, les ruego excusen la confusión que se desliza en el texto del artículo entre un billón y mil millones de personas. Procede de una apresurada traducción del inglés americano: Billion, en el contexto de los EEUU, son mil millones. En inglés británico y en español, un billón es un millón de millones, población que la tierra no ha tenido ni tendrá jamás, al menos referida a seres humanos.

——————————————————–

ICEX España Exportación e Inversiones y la Oficina Económica y Comercial de España en Túnez han organizado unas Jornadas de Partenariado Multilateral del 24 al 27 de abril en Túnez. En estas jornadas participan 22 empresas españolas de los sectores de transporte, energía, depuración, tratamiento y desalación aguas, servicios, TIC y agricultura.

Durante el encuentro se realizarán seminarios especializados con presencia de representantes de las principales Instituciones de Financiación Multilateral y de las administraciones locales relevantes a efectos de licitaciones, que actúan como agencias ejecutoras.

La aprobación del Plan de Desarrollo 2016-2020, muchos de cuyos proyectos cuentan ya con financiación bi o multilateral suponen una gran oportunidad para las empresas españolas. El Plan fija unos ambiciosos objetivos de crecimiento económico, 5% del PIB en 2020, y la inclusión de 68 proyectos públicos y 16 en proyectos público-privados (PPP), por importe de 52 millones de euros, de ellos 6.000 en PPP.

El aumento de las relaciones comerciales se traduce en un “verdadero motor” de crecimiento. La creación de empleo, la reducción de la pobreza y el aumento de las oportunidades económicas son algunas de las consecuencias del nuevo escenario. “Un billón de personas han salido de la pobreza a través del crecimiento económico respaldado por el comercio abierto”, según un comunicado de prensa del Banco Mundial.

Relaciones entre África y España en el siglo XXI

El auge en las relaciones entre África y España ya se vieron con el Plan África y las relaciones comerciales y de inversión entre España y el África Subsahariana de 2009. “El África Subsahariana es objeto de interés económico y político creciente tanto en el contexto europeo como en el caso español”, recoge el Plan.

Además, el documento pone de manifiesto que África del Norte continuó siendo la región sociocomercial de mayor interés para España hasta ese momento, ya que los ligeros incrementos de las exportaciones que se perciben en los últimos años con destino a África han sido absorbidos, fundamentalmente, por la región norte del continente”.

En el marco de estos Planes de apoyo geográfico, el primer referente en el contexto africano fue el Plan de Acción para África Subsahariana (2001-2003). El documento, presentado en marzo de 2000, apareció en un marco más amplio de incentivos a la diversificación de la actividad de la empresa española en el exterior.

De esta forma, el Plan de Acción para el África Subsahariana, vigente para el periodo 2001-2002, tenía como objetivo prioritario incentivar la presencia empresarial española en los mercados del África Subsahariana, tradicionalmente concentrada en los países del Norte de África. Los instrumentos que manejaba el Plan para incentivar la actividad empresarial española en África eran similares a los enumerados en el Plan África (2006-2008). Asimismo, destacaron los acuerdos de pesca y turismo, seminarios empresariales, ferias y exposiciones, acuerdos para la protección de inversiones, así como los controvertidos fondos de ayuda al desarrollo (FAD).

Muchos de los países africanos han aplicando en los últimos años la apertura al comercio exterior, al menos entre las regiones vecinas. Esto se reforzó con la firma por parte de 44 países africanos de un acuerdo de libre comercio en el continente.

“La promesa del libre comercio y el libre movimiento es prosperidad para todos los africanos, ya que priorizamos la producción de bienes con valor añadido y servicios ‘Made in Africa'”, explicó el presidente ruandés, Paul Kagame, al diario local New Times.

De esta modo, economistas citados por la agencia británica de noticias Reuters entendieron el bajo nivel del comercio intrarregional como uno de los motivos de la pobreza y la ausencia de una base fuerte para las manufacturas.

Según el FMI, a menudo, “los más favorecidos por la liberalización del comercio son los pobres”. Los generosos subsidios implícitos que brinda la protección del comercio (en muchos casos a intereses privilegiados limitados) no tienen lugar en los países en desarrollo.

Además, la organizaición subraya que el estímulo que aporta al crecimiento la apertura comercial suele incrementar el ingreso de los pobres más o menos en igual proporción al del conjunto de la población. “Se crean nuevos empleos para los trabajadores no calificados, permitiéndoles incorporarse a la clase media”. En términos generales, la falta de igualdad entre los países se viene reduciendo desde 1990 gracias a la mayor rapidez del crecimiento económico de los países en desarrollo, uno de los productos de la liberalización del comercio.