SÍGUENOS EN

LA EFEMÉRIDE: 16 DE MAYO DE 1937

El 16 de mayo se recuerda que en ese mismo día, pero de 1937, fue defenestrado Francisco Largo Caballero, el fino estucador del PSOE que había querido desencadenar por dos veces la Guerra Civil. Habiendo fallado su intento de 1934, en 1936 lo logró. Largo Caballero presidía el gobierno de lo que quedaba de la República desde septiembre de 1936. Socialistas, comunistas, anarquistas, republicanos y separatistas lo eligieron para ganar la guerra que tanto deseó. Y no sólo la perdió sino que antes pudo ver cómo su amado Djugashvili propició desde Moscú su caída. Como estucador sería una maravilla, pero como político pseudorevolucionario fue un desastre. Al intentar hacer la guerra (en la que tenía todas las ventajas de territorio, suministros, alianzas, hombres y material) al tiempo que la revolución, contribuyó considerablemente a perder la guerra y fue decisivo a la hora de generar el caos en la zona republicana.

Las incesantes derrotas en el frente de batalla fueron simultaneadas con asesinatos sistemáticos en el territorio que controlaba el Frente Popular, tanto de opositores nacionales como de trotskistas y anarquistas (sobre todo en Cataluña). La URSS lo sacó del gobierno y puso en su lugar a Negrín, también socialista. Juan Negrín, más obediente a Moscú, alargó la agonía dos años más, con el éxito que conocemos.

Los políticos de todos los partidos del ocaso del Régimen de la Transición convinieron en erigir un monumento en memoria  de semejante individuo. La masa de bronce con una pequeña (exacto) cabeza en su cúspide que se dice representa a este Padre de la Patria se puede contemplar en Nuevos Ministerios, en Madrid.