SÍGUENOS EN

LA EFEMÉRIDE

18 DE DICIEMBRE DE 1118

Tal día como hoy, pero hace exactamente 900 años (es decir, en 1118), Alfonso I El Batallador, al frente de una alianza de caballeros cristianos, expulsó a los almorávides de Zaragoza. Ello supuso liberar por completo los territorios al norte del Ebro e, implícitamente por esta victoria y explícitamente por su matrimonio con Urraca I de León, expandir y reforzar el Reino de Aragón para que éste deviniera el núcleo de la España por venir.Nada menos.

¿Cómo fue?

Alfonso y sus hombres atacaron en mayo. En junio rompieron la resistencia de las defensas y entraron en la ciudad, pero no pudieron tomar la Aljafería[1].Y allí se estabilizó el frente: los sitiados no podían recibir más refuerzos y los sitiadores tampoco. Pasaba el tiempo y los alimentos escaseaban a ambos lados. Finalmente, Alfonso asaltó la fortaleza cuando estuvo seguro que no le atacarían los granadinos por la espalda: Ibn Mazdalí, su jefe, había muerto.Llegado el 18 de diciembre, al Aljafería cayó y Alfonso logró su objetivo.

Igual piensa el lector que la guarnición fue pasada a cuchillo, como ellos los vencidos hubieran hecho de encontrarse entre los vencedores. Como Almanzor, por ejemplo. Nada más lejos. El rey cristiano dio a elegir a los musulmanes: podían quedarse extramuros (para decidir lo cual les daba un año, durante el cual las mezquitas seguían abiertas) o marcharse con sus posesiones. La mayoría se quedó (atónita). Mantuvieron propiedades, estructura impositiva, creencias religiosas y códigos legales y de conducta. Nadie los hostigó. Para asegurar la convivencia entre cristianos y musulmanes, Alfonso I organizó aljamas[2].

El Rey Alfonso repobló la ciudad (la Medina) con los soldados que la habían conquistado y sus familias. Convirtió la mezquita mayor en catedral. Ordenó levantar una nueva iglesia sobre la capilla mozárabe de El Pilar. Habilitó a la Orden benedictina para que fundase un monasterio en el Palacio de la Aljafería, que se convirtió en residencia de los reyes de Aragón. Fue un triunfo en toda regla y un comportamiento magnánimo.

Por cierto, antes de pasar al asunto mayor de la carta, un comentario. Está un poco feo eso de aseverar “te lo dije”, pero es así; lo dije el 18 de septiembre pasado, aunque era tan obvio que carece de mérito alguno: Como Don Pelayo en su día, una fuerza política, contra toda esperanza, contra viento y marea, superado el ninguneo al que durante años la ha sometido el PP en los medios, la descripción tendenciosa de su política por parte de periodistas identificados en la frase al pie de la Carta de hoy, más allá del silencio de los medios, VOX asoma la cabeza en el panorama político. Vaya si la ha asomado. Y lo que te rondaré, morena.


[1] Aljafería procede con gran probabilidad de “al-jafariyya” y se refiere a su constructor, Abu Yafar al-Muqtadir (1046-1082), rey de la taifa zaragozana, quien erigió el conjunto arquitectónico así llamado en conmemoración de la reconquista de Barbastro por sus tropas.

[2] Aljamas: La aljama se refiere a la junta de judíos o de moros en España durante la Edad Media. Se conoce también por morería, judería o incluso como la misma sinagoga judía.