SÍGUENOS EN

LA EFEMÉRIDE

18 DE SEPTIEMBRE DE 737

Tal día como hoy, pero hace 1281 años (737 después de Cristo), se dice que falleció Don Pelayo, el entonces Rey de los astures, cuya victoria en Covadonga fue el detonante de la Gloriosa Reconquista. Cuando todo parecía perdido para la España de entonces (que técnicamente era un estado visigodo desarbolado), con las tropas musulmanas arrasando y controlando la Península, enfrentando la colaboración con el enemigo del Obispo de Toledo (Don Oppas, ese rajoyano avant la lettre) y sin más activo que su fe, su determinación, su gente y una orografía bien conocida, venció al ejército expedicionario musulmán, lo hizo retroceder y después lo persiguió hasta destruirlo.

Ocurrió en junio del 722. El primer impacto fue en Covadonga y en Cangas de Onís. Cuando las tropas moras se desperdigaron por los Picos de Europa llegó el segundo golpe y la total destrucción del enemigo. Once años tardaron los musulmanes en experimentar la primera gran derrota. Quince años estuvo Don Pelayo reinando.

Si no es ésta la efemérides real, será otra. Pero Don Pelayo triunfó y España vino a serlo finalmente en 1942, culminada la larga reconquista de nuestra tierra de manos de los invasores norteafricanos y mesorientales animados por esa religión de paz y de voluntad de poder secular que sigue aplicando idénticos esquemas de violencia en su expansión actual.