SÍGUENOS EN

LA EFEMÉRIDE: 19 DE JUNIO DE 1937

El 19 de junio de 1937, las tropas nacionales (dirigidas por el General Francisco Franco) hicieron su entrada en Bilbao. Fue una derrota importante para el Frente Popular y para el Gobierno de la República. Importante y también inesperada. A juzgar por las sólidas defensas erigidas en torno a la capital vasca, Bilbao no podría ser tomada fácilmente. Pero lo fue.

Y lo fue porque Alejandro Goicoechea, uno de los diseñadores del “Cinturón de Hierro”, pasó los planos al ejército de Franco, que dispuso información importante sobre los puntos de la defensa que se hallaban en fase de construcción. Llegados al Cinturón, lo rebasaron y sus tropas pudieron entrar en una ciudad casi vacía sin problemas. El PNV se negó a destruir los Altos Hornos y los astilleros. Franco se hizo con ellos, lo que supuso un cambio fundamental en la balanza industrial de la guerra: ya no era la República el único bando en tener producción de acero a su disposición. A esta derrota siguió la rendición del Frente del Norte en Santoña, lo que supuso un mazazo para las tropas republicanas. Si a ello sumamos que parte de las tropas que se rindieron pasaron a engrosar las filas nacionales, el panorama resultó desolador para el ejército de la República. Para la amalgama oficialista, la caída de Bilbao intacta fue una catástrofe. A partir de ahí, la defensa de las otras dos provincias bajo control republicano, Santander y Asturias, se hacía inviable. De hecho, ambas fueron derrotadas con rapidez y a finales de octubre estaban en manos del ejército nacional.