SÍGUENOS EN

LA EFEMÉRIDE: 24 DE JULIO DE 1979

El 24 de julio de 1979, el Congreso de los Diputados aprobó la creación del Tribunal Constitucional, al cual hizo dependiente del propio Congreso.

El Tribunal Constitucional ejerce la función de supremo intérprete de la Constitución. Está regulado en el Título IX de la Carta Magna y en sucesivas Leyes Orgánicas (2/1979 y 6/2007) de desarrollo.

Según el artículo 1 de la LOTC, el Tribunal Constitucional es independiente en su función de intérprete supremo de la Constitución. Está sometido sólo a la Constitución y a esa Ley.

Peeeeero la composición del Tribunal Constitucional (TC) depende de los tres poderes del Estado. De los 12 miembros que lo integran, que tienen el título de Magistrados del Tribunal Constitucional, cuatro son nombrados a propuesta del Congreso, otros cuatro lo son a propuesta del Senado (en ambos casos por mayoría de 3/5 de los miembros de cada Cámara. Los nombrados por el Senado provienen de candidatos propuestos por los poderes Legislativas de las Comunidades Autónomas.), dos a propuesta del Gobierno y los dos últimos, a propuesta del Consejo General del Poder Judicial, designados por 3/5 de sus miembros.

Los miembros del Tribunal Constitucional son independientes e inamovibles en el ejercicio de su mandato.

La designación para el cargo de Magistrado del TC se hace por nueve años. Los candidatos han de ser españoles y pertenecerán a una de estas categorías: magistrados, fiscales, profesores de Universidad, funcionarios públicos o abogados. Eso sí, cualquiera sea su origen, serán juristas de reconocida competencia con más de quince años de ejercicio profesional. Los Magistrados se renuevan por terceras partes cada tres años

Los Magistrados del TC tienen una larga lista de incompatibilidades. Tan larga es que a los Magistrados sólo les resta la docencia, la investigación (jurídica) y la producción/creación literaria, artística, científica y técnica.

Tras la lectura de estas circunstancias, el lector creerá sin duda que los Magistrados del TC lo son por su capacitación y sólo por ella. Bueno, pues piense el lector qué organismos transversales vinculan a Legislativo, Ejecutivo y Judicial y condicionan todos sus actos. Y de paso, nuestra vida personal. Efectivamente, esos cuyos miembros aparecen día sí y día también en los medios dejándonos perlas más o menos cultivadas, decisiones más o menos justificadas, normativas siempre excesivas, avatares monótonos sin cuento.