SÍGUENOS EN

LA EFEMÉRIDE

25 DE SEPTIEMBRE DE 1506

El día 25 de septiembre de 1506 fallecía Felipe de Borgoña, el Hermoso, Hijo de Maximiliano I de Habsburgo, Emperador. Estaba casado con la infanta Juana, hija de los Reyes Católicos. La política de enlaces matrimoniales de los reyes de España, nada ajena a su época, tenía por objeto consolidar la Monarquía y reforzar las alianzas, de manera que España fuera fuerte e independiente.

Juana, más conocida por “La Loca”, quería reinar como reina de Castilla, lo que constituía un doble problema: Juana no estaba bien y la unión de Castilla y Aragón no podía romperse. Así las cosas, Francisco Jiménez de Cisneros, Arzobispo de Toledo, fue nombrado Regente por un Consejo de Regencia constituido y reunido ad hoc. Cisneros ofreció la regencia de Castilla a Fernando el Católico y éste nombró Cardenal a Cisneros.

El tejido institucional tejido por el Cardenal Cisneros aguantó. El hijo de Felipe y Juana, un joven llamado Carlos, terminó siendo Carlos I de España. Y V de Alemania, lo que no era poco: un Emperador, que lo fue en 1519 al fallecer Maximiliano I de Habsburgo, su abuelo.

Y eso que la cosa pintaba mal al principio, cuando el heredero del trono español, Juan, Príncipe de Asturias, murió en 1497. Le sucedió su hermana Juana la Loca y ya sabemos cómo iba el partido en el primer tiempo. El Cardenal Cisneros acabó cuadrando el círculo: de ahí su importancia en la Historia de España.