SÍGUENOS EN

LA EFEMÉRIDE: 28 DE MAYO DE 1785

El 28 de mayo de 1785, Carlos III dio el Visto Bueno al nuevo diseño de bandera naval de España, que poco después se convirtió en la enseña patria. Vamos a ver algunos antecedentes.

Desde primeros del XVI, la bandera española era la cruz de San Andrés en rojo sobre fondo blanco. Fue la bandera de Carlos I, de los Tercios y de la Conquista de América. Ningún problema intrínseco la afectaba, pero sí uno funcional: en la mar, era difícil distinguirla de la británica (cruz roja sobre fondo blanco). La francesa tenía igualmente fondo blanco. Los errores en la identificación de un buque enemigo podían ser – y de hecho eran – fatales. Los ingleses resolvieron con la Union Jack. Nosotros lanzamos un concurso de diseño, que ganó quien incorporó los colores de los viejos reinos españoles (Aragón, Castilla, Navarra): rojo y oro, es decir, gualda. Amén del significado, impecable, la nueva bandera destacaba sobre el fondo azul o gris del entorno marítimo y se diferenciaba por completo de las enemigas.

En tierra, la bandera se usó por primera vez con motivo del Sitio de Gerona (1808), del que incorporamos excelente relato de José Javier Esparza (https://www.elmanifiesto.com/articulos.asp?idarticulo=1940).

Desde entonces, el uso de la bandera roja y gualda como símbolo de la Patria se generalizó. La bandera de la Primera República era esta misma enseña nacional  y en la Segunda, sólo la utilización en la franja inferior de un paño desteñido que quiso ser carmesí (por el pendón de Castilla, comunero)  y trocó en morado generó una bandera tricolor que en puridad quería ser bicolor. El resto es historia.