SÍGUENOS EN

LA EFEMÉRIDE: 3 DE ABRIL DE 1948

El 3 de abril de 1948 se puso en marcha (técnicamente, el Presidente Truman firmó su ratificación) el llamado Plan Marshall (por mejor decir European Recovery Program), que fue, en pocas palabras, una línea de financiación norteamericana a 18, (incluyendo Trieste) países europeos que habían sufrido las consecuencias de la II Guerra Mundial (básicamente por destrucción masiva de sus infraestructuras de comunicación e industriales). Su nombre proviene de su muñidor, George Marshall, a la sazón Secretario de Estado de los EEUU. La línea fue en un 70% donación y el 30% restante, prestada a bajos tipos y largos plazos de repago (concesional, en palabras de hoy día). Fue un antecedente directo de IDA, la entidad miembro del Banco Mundial que presta de esa manera a países PMA (países menos avanzados, antes llamados pobres) en el marco de la llamada Ayuda Oficial al Desarrollo. Su importe alcanzó  los $ 12.400 millones, una cifra enorme para la época, aunque fue precedida de ayudas norteamericanas de hasta $ 7.500 M entre 1945 y 1947.

Con esos recursos se adquirieron fundamentalmente bienes de equipo de origen norteamericano, con lo que se cerró el círculo de manera que todos ganaran con la iniciativa. ¿Todos? No. La URSS impidió a Checoslovaquia y a Polonia – Finlandia lo hizo voluntariamente, para no incomodar  su poderoso vecino- beneficiarse de estos fondos, por cuanto ambas habían sido liberadas por el Ejército Rojo y se hallaban en la parte desdichada del telón de acero. La Guerra Fría ya estaba lanzada, como los acontecimientos en Grecia y en Berlín (ambos en 1948) testificaron.

Tampoco alcanzó a España, que no había participado en la II Guerra Mundial. Los vencedores consideraron al régimen de Franco no beligerante contra el Eje (así fue) y lo dejaron fuera del concierto de países beneficiarios. El hecho frenó la recuperación de España, pero sólo hasta 1953, cuando Eisenhower entendió con claridad que mantener a España aislada no era una decisión que pudiera consolidar las posiciones geoestratégicas de la época.