SÍGUENOS EN

LA EFEMÉRIDE

30 DE OCTUBRE DE 1813

30/31 de octubre de 1813. Pamplona. Las tropas francesas del General Cassan, incapaces de mantener por más tiempo en su poder la Ciudadela, cercadas por el hambre, se rindieron tras cuatro meses de asedio ante las españolas comandadas por el Capitán General O´Donnell y apoyadas por el Generalísimo (vaya por Dios, hombre) Lord Wellington. La aventura napoleónica en España, tras cinco años largos de dolor, había llegado a su fin. La determinación, el arrojo y el patriotismo del pueblo y el ejército de España habían logrado lo que parecía imposible: vencer al corso.

Culminaba un año 1813 nefasto para Napoleón Bonaparte, quien por sí o por sus generales había perdido (sólo en España) las batallas de Salamanca, Vitoria, Tolosa, San Sebastián, San Marcial y Sorauren. El final del Primer Imperio estaba cerca.

Conviene recordar que el Emperador francés no supo calibrar los riesgos que se derivaban de su intromisión en España y los efectos de la reacción popular ante la crueldad de sus tropas, como tampoco supo prever los efectos del frío y de la distancia (y su afectación a la intendencia) en su ataque a los ejércitos rusos. Los extremos de la Europa continental acabaron con él. Sic transit gloria mundi, una vez más.