SÍGUENOS EN

LA EFEMÉRIDE

15 DE ENERO DE 1941

El 15 de enero de 1941, Alfonso XIII renunció a su condición de jefe de la Casa Real de España. Como sabemos, el rey Alfonso XIII, que el 13 de abril de 1931 abandonó la Jefatura del Estado (pero no los derechos dinásticos; véase: ”No renuncio a ninguno de mis derechos, porque más que míos son depósito acumulado por la Historia, de cuya custodia ha de pedirme un día cuenta rigurosa”) salió de España el 14 de abril, tras el advenimiento de la II República. Ese mismo día, Don Juan de Borbón se convirtió en pretendiente al trono. Pero Don Juan, que hubiera sido Juan III, nunca reinó, sino que cedió sus derechos a su hijo Juan Carlos, quien sí lo hizo como Juan Carlos I de España.

Y es que Don Juan, tras unas primeras declaraciones inequívocamente en favor del Régimen de Franco, efectuó después (no mucho más tarde, a finales de 1942) movimientos claros para convertirse en Rey de una Monarquía alternativa al Régimen.

Alternativa, no continuación del Régimen, que era la idea de Franco. Y perdió el pulso, como todos los demás.

El 19 de julio de 1969 se produjo oficialmente el nombramiento de Juan Carlos como sucesor de Franco a título de rey en la Jefatura del Estado. La aceptación por parte de Juan Carlos provocó un profundo distanciamiento entre padre e hijo: Don Juan se negó inicialmente a ceder sus derechos dinásticos. Tan es así que hasta el 9 de marzo de 1976 no accedió a tener un encuentro con su hijo, ya Rey. Y sólo el 14 de mayo de 1977  abdicó en favor de su hijo Juan Carlos I, en un sencillo acto celebrado en el palacio de la Zarzuela, renunciando oficialmente a sus derechos dinásticos y cediendo a su hijo tanto la jefatura de la familia como la de la Casa Real. Recordemos que Juan Carlos I había sido proclamado oficialmente rey de España el 22 de noviembre de 1975.

Terminaban así los avatares cuyo albor databa del 14 de abril de 1931. El Rey Alfonso murió en Roma el 28 de febrero de 1941. Don Juan murió en Pamplona el 1 de abril de 1993. Restaurada la continuidad borbónica, el Rey Don Juan Carlos I abdicó en su hijo, Felipe VI el 19 de junio de 2014.

El paréntesis duró entre 1931 y 1975. Fueron 44 años en los que España pasó de ser un país pobre, atrasado y desconsiderado en el concierto de las naciones a ser la octava potencia mundial en términos de riqueza, candidata a entrar en el Mercado Común europeo y a gozar de unos estándares de salud social y atractivo como nunca antes ni nunca después – hasta ahora, por el momento – los tuvo. Como herencia, no está mal.