SÍGUENOS EN

LA EFEMÉRIDE

29 DE ENERO DE 1886

El 29 de enero de 1886, Karl Friederich Benz solicitó al gobierno alemán la patente n° 37.435 para un vehículo de tres ruedas. Éste se considera el primer vehículo de combustión interna autopropulsado de la historia. En realidad no es así, pero su concepto de automóvil tuvo un desarrollo que otros no tuvieron. El suyo fue el segundo vehículo automotor de combustión interna, tras el de Etienne Lenoir en 1860, cuandopatentó el primer vehículo de gasolina.

Antes de los dos casos mencionados hubo otros dos, pero propulsados por vapor. En 1678, el jesuita Ferdinand Verbiest, residente en China, describió un pequeño vehículo de esas características. La primera patente de vehículo a vapor (1769)  fue el Fardier, creado por Nicolas-Joseph Cugnot.

El vehículo de Benz elevó al automóvil a la categoría de giro copernicano en la historia de los transportes, que es como decir del mundo moderno. Nacía con ello una época que ha permitido evolucionar el comportamiento de las sociedades como pocos avances tecnológicos lo hicieron con anterioridad. Nada se parece a lo que era cuando la tracción animal predominaba. El cambio tecnológico del motor de explosión acabó con la Edad del Caballo (excuse el lector esta evidente exageración) como el desarrollo de la industria de los metales acabó con la Edad de Piedra. Y como la prensa electrónica está acabando con la de papel. Y ¿saben qué? Ninguno de estos cambios, a medio plazo, generó el desempleo que se temía. Al contrario, creó muchos nuevos empleos, de la misma manera que los está creando la Cuarta Revolución Industrial. Todo ello está acompañado por una mayor dosis de bienestar, que además, alcanza a mucha más gente. ¡Un brindis por los neomalthusianos, siempre dispuestos a equivocarse!

Quizá la próxima vez tengan más suerte y sus plañidos se conviertan en realidad. Al menos, a corto plazo.