SÍGUENOS EN

LA EFEMÉRIDE

25 DE DICIEMBRE

Transcribo al Evangelista San Lucas 2:1-7 “Sucedió que por aquellos días salió un edicto de César Augusto ordenando que se empadronase todo el mundo. Este primer empadronamiento tuvo lugar siendo gobernador de Siria Cirino. Iban todos a empadronarse, cada uno a su ciudad. Subió también José desde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Belén, por ser él de la casa y familia de David, para empadronarse con María, su esposa, que estaba encinta. Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron los días del alumbramiento y dio a luz a su hijo primogénito, le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento”.

Hoy es Navidad. Los cristianos celebramos la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo, nacido en Belén de Judea hace tantos años como contamos oficialmente, nacido de Santa María Virgen. Concebida por el Espíritu Santo. Esa es nuestra Fe.

Si usted, lector, no la comparte, estupendo. Cada uno es libre de tener las creencias que prefiera, faltaría más. Pero no se le ocurra despreciarla en público, porque llegará el momento en que alguien que lo oiga o lo lea reaccionará como si fuera musulmán y las cosas cambiarán. Cambiarán mucho. Cautela y respeto, pues.

Los hay que actúan al sesgo y, en un esfuerzo apenas disimulado para minimizar la importancia de la efemérides fundamental del Cristianismo, intentan colar que celebramos el solsticio de invierno. Pero hombre, criaturas, un poquito de sensatez. El solsticio es el 21 de diciembre, no el 25. Se busca urgentemente desfiguradores de la Historia esforzados e inteligentes, no esta gente sin luces.

https://www.actuall.com/criterio/laicismo/cruda-realidad-el-mito-del-origen-pagano-de-la-navidad/?mkt_tok=eyJpIjoiWVdabE56Wm1ZamN5WmpJdyIsInQiOiJLOEIrcHJSSTZTMlJVeHRWb0xnXC84ZXZNXC9TRmV2TDRBdm5ybTBoM3VTTjg2cVwvVTdQVkVINmNVY1Y1aEt1WmJKU1JBcXFleWtPWDZGR0JYYjdWVWhxVTQrVUI4bnJKaHFDbEZDOXhDNDdHUVhDbGZcLzZSTTZYcGpscW85ellXNDQifQ%3D%3D