SÍGUENOS EN

RECUERDO DE JUAN MARCOS EN LA SEMANA DE LA LIBERTAD DEL IJM

Por León Gómez Rivas, en la web del Instituto Juan de Mariana

Ya saben que a comienzos de este mes falleció Juan Marcos de la Fuente, traductor, periodista, empresario, poeta, ensayista y, sobre todo, gran impulsor de Unión Editorial. Durante la Feria del Libro Liberal (LiberAcción) de este año Jesús Huerta de Soto le recordó con afecto, y desde nuestro Instituto, Gabriel Calzada le entregó una placa conmemorativa a su hijo Juan Pablo, actual director de la editorial. Huerta de Soto nos contaba algunas anécdotas menos conocidas de su vida, junto con los hermanos Joaquín y Luis Reig Albiol, que seguramente podrán leer en el próximo número de Procesos de Mercado. No podía comenzar de otro modo mi análisis de mayo, que trata precisamente sobre las actividades de la Semana de la Libertad.

Y es que año tras año se multiplica la asistencia y crecen las ponencias en el Congreso de Economía Austríaca. Verían el programa en esta página web, con mesas redondas y conferencias magistrales entre las comunicaciones; muchas protagonizadas por los estudiantes del Master EEA de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. La charla sobre Anarquía, Dios y el papa Francisco, del profesor Huerta de Soto, no dejó indiferente a nadie. Permitan que añada aquí mi opinión personal: comparto esa defensa de la libertad, compatible con el ethos cristiano (mejor: indisolublemente unida). También me parece coherente que se pueda hablar de Dios en nuestros foros liberales: ¡no podría ser menos! En cuanto a la calificación del Estado como encarnación del Maligno, tendríamos que conversarlo más despacio: desde luego que la Escritura y el magisterio reciente de la Iglesia (se refería sobre todo al papa Benedicto XVI) nos advierten de los perversos abusos que puede perpetrar (y la Historia está llena de lamentables ejemplos) un ejercicio despótico del poder. Pero también hay que considerar, como señalaban Vitoria y sus discípulos escolásticos, que la organización social es innata al ser humano: vivimos en comunidad, y debemos dotarnos de mecanismos para la gestión política.

En la misma web encontrarán todos los autores y libros que se presentaron (algunos virtualmente) el viernes de LiberAcción, en un apretado programa brillantemente conducido por María Blanco y Luis Alberto Iglesias. Allí escuchamos avisar a Jorge Vilches y Almudena Negro: la socialdemocracia no está en crisis, porque el centro-derecha ya es socialdemócrata… (los que sí están en crisis son los socialistas). Seguimos hablando sobre populismo en Venezuela con Axel Kaiser o de Mariana y la Escuela Española de Economía con Angel Fernández. Carlos Rodríguez Braun hizo una primera presentación del XI Premio Juan de Mariana: Alberto Benegas Lynch (h), que por la noche recibió su merecido homenaje en la tradicional Cena de la Libertad.

Se habló mucho sobre Hayek: desde luego, un autor cada vez más leído gracias al impulso de Juan Marcos en Unión Editorial; pero también se lo debemos al esfuerzo de sus traductores. Carlos Rodríguez Braun o José Antonio Aguirre nos comentaron las dificultades para hacer bien este trabajo. En el que han recogido el testigo una nueva generación de economistas políglotas, como los hermanos Adrián y Leonardo Ravier.

No me voy a detener en las interesantes ponencias del congreso porque quería mencionar otras actividades de este intenso (y caluroso) madrileño mes de mayo. Un par de semanas antes Juan Ramón Rallo participaba en el ciclo de conferencias que organiza todos los años el Centro Diego de Covarrubias. Habló sobre “Capitalismo y bien común”, por cierto, un trending topic, ya que días atrás el Premio Nobel Jean Tirole estuvo presentando justamente su libro Economía del bien común en la Fundación Rafael del Pino.  Interesante coincidencia: ya cuando recibió el Nobel en 2014, Rallo señalaba que sin duda es un economista que ha contribuido a configurar esta Ciencia como la conocemos hoy en día; pero con el que discrepaba en varios aspectos, como por ejemplo la regulación (nuestro profesor francés sigue pensando que “el verdadero culpable de lo que pasó en 2008 fue el Estado, que no reguló bien a la banca”, nos explicaba Domingo Soriano en Libremercado).

Pero volviendo a la conferencia del CDC, quería destacar además la referencia a Hayek, y esa brillante explicación (de origen aristotélico y salmantino) sobre los dos órdenes de organización social o económica: cosmos, con un fundamento espontáneo; y taxis, cuando interviene una imposición desde arriba. Juan R. Rallo sostuvo que se alcanza un mayor bien común cuando se respeta la libertad de acción de los individuos, y lo argumentaba con el conocido “teorema de las tres P’s y las tres I’s” del profesor Peter Boettke (George Mason University). La economía de mercado es más eficaz que cualquier sistema de planificación ya que ajusta property, prices y profits con la información, los incentivos y la innovación.

Termino este Análisis recordando las dos intervenciones que acaba de ofrecernos en Madrid el presidente de Atlas, Alex Chafuen: un coloquio sobre los populismos (Instituto Empresa y Humanismo de la UNAV) y una mesa redonda en torno a la crisis en Venezuela (Red Floridablanca). Este país es un claro ejemplo de cómo la manipulación en los precios, la interferencia en la propiedad o el control de la información llevan a la pobreza. Un dictador ciego, junto a la corrupción de las mafias de poder, resultan letales para el bien común de la sociedad.