SÍGUENOS EN

SULLY, UN HÉROE REAL

Hoy hablamos de un héroe real, salvador, profesional. Verdadero héroe, actuando por principios, por cumplir con su deber. Hay miles, millones de ellos, pero sólo sabemos globalmente de su existencia cuando Hollywood (para variar y salirse de su penosa línea de enaltecimiento de los contravalores y atacar a Occidente) lo divulga. El héroe de Hollywood es el piloto Chesley Sully Sullenberger. El avión que pilotaba había despegado del Aeropuerto La Guardia (Nueva York) a las 3:11 PM con 150 pasajeros y cinco tripulantes. En plena maniobra de ascenso, a 850 metros de altitud, el Airbus 320 impactó con una bandada de gansos que dejó fuera de servicio ambos motores. El comandante Sullenberger y su copiloto Jeff Skiles mantuvieron la calma, analizaron rápidamente la situación y declararon la emergencia. El avión no podía llegar a ninguno de los dos aeropuertos cercanos. El capitán decidió amerizar sobre el río Hudson. Pasajeros y tripulación salvaron la vida sin apenas daño.

Con todo, basada en vídeos de simulación, la FAA (Federal Aviation Administration) acusó a la tripulación de haber reaccionado tarde y de haber perdido la opción de utilizar algún aeropuerto próximo. La acusación se reveló inadecuada. La tripulación fue condecorada con la Master’s Medal del Guild of Air Pilots and Air Navigators. La justificación rezaba así: “Este amerizaje y evacuación forzosos, sin pérdidas de vidas, fue un logro heroico y único en la historia de la aviación”.