LA EFEMÉRIDE – 26 DE FEBRERO DE 1957

El 26 de febrero es un día relevante por diversos acontecimientos, de los que enumeraré unos pocos. 1802: nace Víctor Hugo; 1815: Napoleón Bonaparte escapa de Elba; 1932: el gobierno presidido por Manuel Azaña establece la Ley de Divorcio; 1948: Francisco Franco crea el Consejo del Reino; 1969: muere Karl Jaspers. Lo cierto es que no veo suficientemente relevante ninguna de estas efemérides para desarrollarla en estas páginas.

En esas circunstancias, me permitiré una licencia: celebrar la efemérides del 26 de febrero refiriéndome a un acto importante para la historia reciente de España, pero que no tuvo lugar el 26 sino el 25 de febrero de 1957. En esa fecha fue nombrado el octavo gobierno de la égida de Francisco Franco, Jefe del Estado español. No fue un gobierno cualquiera: contaba con miembros técnicamente especialmente bien preparados. Entre ellos se hallaban Fernando María Castiella (Exteriores), Alberto Ullastres (Comercio), Mariano Navarro Rubio (Hacienda), y Pedro Gual Villalbí (ministro sin cartera),muchos de ellos pertenecientes a familias del franquismo alejadas de la Falange española y de las JONS. Liberales desde una perspectiva económica, llevaron a cabo el Plan de Estabilización que sentó las bases del milagro español.

Se llama milagro español al lapso entre 1960 y 1974, un período de crecimiento económico vertiginoso que nos puso al nivel de los mejores, habilitando un crecimiento del Producto Interior Bruto a tasas del 6% y del 7% anuales acumulativas. No sólo eso; cambió asimismo la estructura social de España, con un vigoroso florecimiento de las clases medias, y estableció un esquema de comportamientos individuales y colectivos más afín con los predominantes en el resto del mundo civilizado, con el que nos tocaría competir. Sobre una sabia mezcla de políticas monetarias y comerciales, el acompañamiento de las Instituciones Financieras Multilaterales (singularmente el Fondo Monetario Internacional), la inversión extranjera directa, las remesas de los emigrantes y el turismo fueron las cuatro columnas de nuestra fortaleza.

No es que el desarrollo de España hubiera sido despreciable desde 1939, y sobre todo desde 1942 hasta 1959. Ni mucho menos. Todas las variables económicas y sociales medibles habían dejado atrás las penosas cifras de la II República (educación, sanidad, expectativa de vida al nacer, seguros de paro, jubilación, vacaciones pagadas, vivienda accesible) pero el salto que dio nuestra patria desde 1959 fue notabilísimo, paralelo al alemán de 1948, el japonés de 1952 o el chino de 1978. Y ese salto adelante lo dio el gobierno que fue nombrado el 25 de febrero de 1957. Por eso lo celebramos hoy, martes, aunque lo propio hubiera sido hacerlo el lunes pasado.

]]>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *