LA CARTA DE LOS MARTES – 19 DE MARZO DE 2019

Carta de los Martes del 19 de marzo de 2019

Queridos amigos:

*** La efeméride: El 19 de marzo de 1812, las Cortes, reunidas circunstancial y extraordinariamente en Cádiz, aprobaron/proclamaron una Constitución de carácter liberal. Con ella, la primera de la Historia de España, el Régimen absolutista llegaba a su fin.

Las circunstancias eran extraordinarias: Cádiz estaba aislada del resto de España, sometida a cerco y bombardeo por las tropas napoleónicas. Los miembros de las Cortes no eran sus titulares más que en la aproximada mitad de sus componentes. Los suplentes habían sido elegidos sesgadamente por los miembros liberales que sí estaban legitimados. Pero no sólo eso: lo más relevante es que las Cortes no eran constituyentes sino ordinarias.

Con todo, la Constitución que consagraba la división de poderes y subordinaba la monarquía (hereditaria) al pueblo español, se impuso. El antiguo Régimen era cosa del pasado, al menos sobre el papel. Porque al final de la guerra contra Napoleón, Fernando VII volvió grupas y se encaminó al absolutismo tradicional apoyado en un notable grupo de diputados conservadores  que así lo reclamaron en el llamado “Manifiesto de los Persas”.

Esta Ley de leyes, que se probó en la línea ideológica del invasor, pero contra sus ejércitos, perdió predicamento en cuanto el invasor fue derrotado. Las libertades formales y revolucionarias que auspiciaba se diluyeron en una nueva situación política. España seguía su camino mientras el resto de Europa tomaba otro, hijo de la Revolución francesa, una mala madre que alumbró nuevas estructuras institucionales en el Viejo Continente. La Ilustración abría nuevas fronteras y cerraba etapas históricas. O eso se pensaba, porque la fase anterior se negó durante siglos a ser superada. El reemplazo del eje Fe/Monarquía absoluta por el nuevo, Razón/Estado, que tan buenos resultados en materia de libertades formales terminó dando con el paso de los siglos, no se ha revelado una panacea y presenta señales de agotamiento.

***

Creí pode anunciar ya en esta Carta la fecha de presentación del libro “La tradición de la libertad”, del profesorDalmacio Negro. No es así, a falta de determinar día exacto. En su defecto y a un nivel de importancia mucho menor, tengo el placer de incorporar la recensión sobre el anterior libro (número 8) de nuestra Colección, “África es así”, de José-Ramón Ferrandis escrita por Luis Torras y publicada en La Actualidad Económica.

Hoy toca hablar de la Unión Europea. Lo hacemos a menudo, como corresponde a una institución que sobrevuela nuestras vidas con costes de mantenimiento progresivamente más altos, intromisiones cada vez mayores en los ámbitos personales y nacionales, todo ello aderezado con una agenda destructiva de la verdadera personalidad de Europa como no recuerdan los siglos.

Sea con la incesante intervención sanadora del BCE en defensa de un Euro que nunca debió ser  (sea reculando permanentemente ante las amenazas rusas, la perfidia turca o china, sea sometiéndose a la Sharía, sea atacando al Cristianismo, verdadero fundamento de Europa), la UE ha devenido un constructo inútil para los pueblos y naciones que la componen.

Si tomamos los estados miembros más relevantes de uno en uno, la debilidad francesa representada porEmmanuel Macron, emerge por méritos propios entre todas las miserias de los ejecutivos nacionales. Incapaz de enfrentarse con convicción ni éxito al cambiante y menguante movimiento de los chalecos amarillos, ha lanzado una cortina de humo en forma de preguntas varias a sus conciudadanos, que no incluyen la fundamental sobre el aborto, uno de los fundamentos del suicidio demográfico francés, que es su caso es más profundo por las cifras que proceden de terceras y cuartas generaciones de musulmanes inasimilables. Hablábamos más arriba de la Ilustración y su reinado en Europa y en el mundo. Su patria de origen se anega en su impotencia (que viene de muy largo) años después. Sic transit gloria mundi.

Entretanto, Alemania se sume en la ineficiencia energética, hija de la locura calentológica. Hasta los Premios Nobel más afines a esta memez eurocéntrica (con ramificaciones en las costas de los EEUU) aventuran la llegada de los siete males para quienes extremen la reducción de las emisiones de CO2, que ni chinos ni indios, de lejos los mayores emisores, respetarán jamás. Por favor, lean esto aunque les lleve un ratillo. No lo encontrarán fácilmente en otra parte.

Pues como si oyeran llover. Y el caso es que llueve.

Más aún: la Comisión, al mando del dipsomaníaco Jean Claude Juncker (créanme, podría ser peor) pretende volar sola en materia fiscal, desentendiéndose de los eventuales vetos nacionales al respecto (créanme, no podría ser peor)

Si adoptar el Euro fue un error criminal deliberado con finalidad imperial, la unificación fiscal supondría la dilución en el magma globalista de los estados miembros de la UE como tales. De conseguir implantarse, los dolores de parto del BREXIT  (esa historia interminable) serían un juego de niños a su lado. Será por eso, pero lean si les place los furibundos ataques de las ex colonias de allende el océano al otrora rutilante imperio central.

Después de leer estos exordios y ver el espectáculo cotidiano de Westminster, estamos listos para hacer saltar por los aires la herencia de 1945. No sólo la UE quiere ser de izquierdas: el NYT ya lo es, y de qué manera.

Y si a todo lo anterior sumamos la situación comatosa en que (desde hace décadas, por cierto) se encuentra inmersa Italia, el mejunje o potpourri resultante ya hiede.

La UE, Francia, Alemania, Reino Unido e Italia. Y Sánchez. Hay que abandonar esta pútrida balsa de Medusa cuanto antes.

*** Las frases de la semana

Hoy tenemos dos frases del día.

La primera es de Donald Trump, Presidente de los EEUU, del que no hablamos desde hace semanas. Por descontado, está en Twitter (12 de marzo de 2019). En ella refleja otra de Patrick Moore, co-fundador de Green Peace[1] (por entonces orientada a luchar contra las armas nucleares … norteamericanas sólo, claro) y tiempo ha desencantado de la actitud falsaria, activista y sesgada de la organización que contribuyó a crear. “The whole climate crisis is not only Fake News, is Fake Science. There is no climate crisis, there´s weather and climate all over the world, and in fact carbon dioxide is the main building block of all life”[2]. Oigan, estafas como la del cambio climático no se ven todos siglos.

La segunda frase de hoy es de Arnold Toynbee, eminente historiador británico especializado en el desarrollo de las sociedades y en la filosofía subyacente a éstas. En general, su opinión (respaldada por una abrumadora cantidad de escritos de impecable factura) era que una civilización crece y prospera como consecuencia de una acertada respuesta a un desafío, que a su vez genera otros en un incesante proceso de retroalimentación.Sensu contrario, una civilización decae como consecuencia de ser incapaz de vencer los retos que aborda. La frase, sintética y terrible a la luz de nuestros días, es la siguiente: “Las civilizaciones no mueren asesinadas sino que se suicidan”.

La traigo como cierre para reforzar la tesis expuesta más arriba. En finiquitar la energía limpia, barata y abundante, así como el potencial de nuestra civilización está la Comisión de la UE, ese remedo de agrupación ejecutiva de ministros supranacionales, acompañada de un Consejo de hipócritas encabezado por Francia y Alemania y rodeado por el coro de coleguillas biempagaos que se hacina en el gigantesco Parlamento europeo. Conseguirán que nos extingamos por la vía de la consunción demográfica, a la que intentarán llegar con palancas intervencionistas, fiscales, ideológicas y nihilistas.  ¡Evitémoslo!

 Un abrazo

José-Ramón Ferrandis Muñoz

[1] Junto a Paul Cote, Jim Bohlen, Irving Stowe y Bill Darnell.

[2] Mis lectores saben inglés (y latín si se tercia), pero por si acaso, allá va una traducción de fortuna:” Toda la crisis climática no es sólo noticias falsas, sino ciencia falsa. No hay crisis del clima, hay clima y tiempo atmosférico en todo el mundo, y de hecho, del dióxido de carbono es el fundamento de la vida”.LA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *