LA CARTA DE LOS MARTES – 30 DE ABRIL DE 2019

Queridos amigos:

El 30 de abril  de 984, dícese,  Almanzor entró en León y asesinó a todos sus habitantes varones. El Islam ya era una religión de paz por aquel entonces. Como ahora.

Almanzor no se llamaba Almanzor, pero enunciar Abu Amir Muhammad ben Abi  Amir al-Maafirí resulta excesivo. Nació en 939 (o en 938) en una familia de tradición militar. Estudió en Córdoba. Llegó a ser  tutor de los hijos del califa Al-Hakam II: primero de Abderramán y a su muerte, de  Abu Walid Hisam. Cuando falleció Al Hakam II, Almanzor protegió al heredero Hisam II y ello le permitió llegar al califato de facto, pues mantuvo al incapacitado Califa en un segundo plano. Tras derrotar a su suegro Galib, se autodenominó Al-Mansur, es decir, Almanzor, el victorioso.

Antes y después de ese hecho relevante, lanzó incursiones (aceifas) en número de 56. Arrasó Salamanca, Barcelona, Zamora, Sepúlveda, Calatayud, Toro, León, Simancas, Pamplona, Astorga, Santiago de Compostela… . En todas ellas procuró la devastación, el asesinato de los hombres que se rendían, la captura  de mujeres y niños y la sumisión por el terror. No ocupó territorios: se limitó a destruir las ciudades, a laminar los predios, a humillar a sus habitantes, a someter la religión cristiana. Siempre se presentó como campeón del Islam.

Hábil militar, gobernante sin escrúpulos, acompañado por un ejército eficaz y siempre numéricamente superior, dejó huella en la España de entonces y en la Historia. Murió en Medinaceli durante la noche del 10 de agosto de 1002, tras haber sido derrotado y herido un mes antes en Calatañazor. Apenas un lustro más tarde, el califato omeya de Córdoba se descompuso en taifas.

Fe de errores: en una Carta anterior, yo decía lo siguiente: “El gesto/broche de Adolfo Suárez siguió a la Ley de Reforma política en enero de 1977 y a la disolución del Movimiento Nacional. Ambas iniciativas garantizaron que la transición política se haría “de la Ley a la Ley”. El posterior Referéndum de 15 de diciembre de 1977 fue respondido afirmativamente por el 94,17% de los participantes en la votación. Un nuevo régimen había nacido”. Se deslizó un error. El referéndum que aprobó la Ley de Reforma Política fue el 15 de diciembre de 1976, no de 1977. Mis excusas.

***

Tengo el gusto de comunicaros que hemos cambiado muy considerablemente el aspecto, los contenidos y la facilidad de consulta de nuestra web, Centrocovarrubias.org. Su formato se ajusta perfectamente a los dispositivos móviles sin que ello sea un obstáculo para consultarla por ordenador. Tiene un aspecto más atractivo y sus contenidos se encuentran con mayor facilidad. Animo al lector a que lo compruebe.

***

Hemos preparado un evento muy especial para el próximo miércoles 8 de mayo. Se trata de un coloquio sobre Estado de Bienestar y Destrucción de la Familia. Llevará la batuta del acto José Ignacio del Castillo, destacado pensador liberal que desarrolla una fecunda actividad profesional como abogado, economista, auditor contable, inversor y profesor.

Durante el acto, del Castillo presentará las conclusiones de un informe en el que aborda en detalle el desastroso efecto que ha tenido la utopía socialdemócrata sueca en la sociedad del país escandinavo. Centraremos también la mirada en políticas y resultados similares observados en el Reino Unido. Por supuesto, dedicaremos también parte del evento a tratar este tema en clave española, puesto que lamentablemente estamos experimentando muchos de los fracasos que ya han ocurrido en el resto de Europa.

En resumen: un encuentro crucial que nos ofrecerá una mirada concluyente en torno a un experimento que ha generado soledad, fragmentación social, empobrecimiento económico y otros muchos efectos catastróficos.

El acto tendrá lugar a las 19:00 del miércoles 8 de mayo, en la Fundación Rafael del Pino (Calle Rafael Calvo, 39, Madrid). Para asistir es necesario reservar plaza enviando un correo electrónico acentrocovarrubias@gmail.com indicando nombre y apellidos. La capacidad de la sala es limitada, de modo que recomendamos confirmar lo antes posible.  Todos los asistentes recibirán una copia del informe, que forma parte de la colección de Cuadernos del Centro Diego de Covarrubias con el número 6 de orden.

Aquí el cartel anunciador:

***

El pasado martes 16 de abril no quedó espacio para hablar de impuestos. Hagámoslo hoy.

Empecemos por la etimología del término, aunque ello nos lleve más tiempo de lo deseable, pero creo que tiene interés. Acudí para ello a diversas fuentes. La más atractiva (por culta y elegante) fue ésta. Está en francés, pero extraigo lo más relevante. Por ejemplo, que el origen de fisco está un término del latín, fiscus, un cesto para presionar las uvas y sacarles el jugo. Muy propio. De ahí a presión fiscal no hay ni un paso.

Nada lejos de esa palabra, el fiscal (sí, nuestro fiscal, el acusador público) era en tiempo de los romanos el torturador. Hmmmm … .

Por descontado, la palabra impuesto procede asimismo del latín imponere, es decir, imponer. Por la fuerza, claro está. Y los impuestos se exigen, es decir, se extraen del patrimonio del contribuyente. No otra cosa significa exigere: hacer salir fuera. Como dice el autor, Pierre-François Coppens, la terminología fiscal no procede de conceptos como justicia o equidad, sino de violencia, incluso de brutalidad.

[1]

Y ahora que sabemos de dónde vienen las palabras (los totalitarios del mundo saben bien que hacer olvidar su significado original o crear otros términos nuevos que enmascaren los orígenes de los anteriores es en sí mismo una victoria), veamos brevemente algunos aspectos de la fiscalidad en España. Con todo, disfruten; va a empeorar.

Los datos objetivos hablan de la alta presión fiscal que experimentan algunos segmentos de la población y el caso es que no sería necesario tanto agobio.

Para terminar este sucinto recorrido, echemos un vistazo a los aspectos subjetivos. Este es el resultado de una encuesta con una sola pregunta: ¿pagamos demasiados impuestos?

Aunque no todos piensan asíY es que si todo impuesto es, como la etimología nos enseñó, un atraco, siempre es oportuno que nos lo expliquen en detalle.

En “El Mundo” del día 14 de abril de 2019 apareció una noticia digna de ser comentada. Como explica el autor, la empresa italiana ENEL (Ente nazionale per l’energia elettrica), con minoría mayoritaria estatal italiana (25,5%) y con la anuencia del entonces presidente José-Luis Rodríguez Zapatero (ya lo dijo él mismo: en verdad que (un) cualquiera puede llegar a Presidente si tiene detrás un bastión de la partitocracia como el centenario PSOE). Véase.

 Quienes piensan que no hay ni debe haber límites a la libertad económica, se equivocan. El marco de referencia es el interés general de España y en este caso, la libertad económica entendida como la enajenación de la mayoría de la propiedad a quien naturalmente iba a hacer un uso desviado y dañino de la misma (de manera completamente innecesaria, por cierto) fue un error de difícil (de momento) reparación.

Es estado español no supo ni quiso defender un movimiento de control del estado italiano. Otra muesca en el pasivo de Zapatero, otro daño para España de la mano de quien nunca entendió qué significa el interés general.

Javier Barraycoa tiene un blog que alimenta con observaciones extremadamente oportunas y acertadasEsta no es una excepción. La traigo porque sobrecoge y avisa. Y porque de ahí saqué la frase del día.

La frase de hoy es de San Lucas Evangelista 19:40: “Y él respondió: Os digo que si éstos callaran, las piedras clamarán.” Viene esto a cuento del atentado islamista en Sri Lanka contra distintas iglesias católicas en todo el país y contra hoteles de la capital, con un balance criminal de más de 300 asesinados (todavía leo a canallas de pluma que hablan de “fallecidos”, como si se tratara de un masivo infarto de miocardio masivo). El silencio de muchos responsables políticos es ensordecedor.

Menos besar los pies de las bestias cainitas sursudanesas y más condenar con la máxima severidad estos reiterados crímenes nefandos de los seguidores del islam, esa religión de paz, como gustan decir tantos y tantos personajes cardenalicios al uso. Cada día se publican más textos que van más allá de la inicial incomprensión y el subsiguiente estupor. Reflejan una evolución. Como este.

Un abrazo

José-Ramón Ferrandis Muñoz

[1] Anglosajones y otros hablantes de idiomas bárbaros utilizan el genérico Tax, que procede del latín taxo, que a su vez proviene de tango, o sea, Yo toco. Pamplinas. No hay color.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *