LA CARTA DE LOS MARTES – 24 DE SEPTIEMBRE DE 2019

LA CARTA DE LOS MARTES – 24 DE SEPTIEMBRE DE 2019

En su primer decreto, las Cortes de Cádiz se autoproclamaron depositarias del poder de la Nación y se erigieron como poder constituyente, lo que implicaba la creación de un nuevo orden que ponía patas arriba los fundamentos del Antiguo Régimen.

Queridos amigos:

Tal día como hoy, el 24 de septiembre de 1810, comenzaron las sesiones de las Cortes constituyentes de Cádiz. Veamos los antecedentes.

Las Abdicaciones de Bayona [1] habían creado un vacío de poder en una España ocupada por el ejército francés. Fernando VII había ordenado a las autoridades que obedecieran al rey José I Bonaparte, pero muchas se negaron: a pesar de la corrección legal del traspaso, los españoles no aceptaban a José I como Rey. En su lugar, para organizar en la medida de lo posible la previa insurrección espontánea contra los franceses, se crearon Juntas Provinciales que asumieron la soberanía nacional.

Las Juntas Provinciales estaban conformadas por militares, representantes del alto clero, funcionarios y maestros. En septiembre de 1808 se constituyó la Junta Central Suprema Gubernativa del Reino, que reclamó para sí la totalidad del poder. Como máximo órgano de gobierno[2], convocó reunión de Cortes extraordinarias en Cádiz¿Y por qué en Cádiz? Pues porque en noviembre de 1809, las tropas napoleónicas habían derrotado al ejército de la Junta Central en Ocaña y los franceses accedieron fácilmente a Andalucía. La Junta se retiró a Cádiz y, desacreditada por las derrotas y su ineficacia gubernativa, se disolvió en enero de 1810, cediendo el poder a un Consejo de Regencia. Se decidió que las Cortes se elegirían por sufragio censitario[3] e indirecto y serían unicamerales. Se reunieron por primera vez en Cádiz el 24 de septiembre de 1810.

In illo tempore no había partidos políticos. La mayoría de los diputados (poco más de trescientos, quienes, debido a la guerra, fueron elegidos por ciudadanos residentes en la ciudad, con el evidente sesgo que ello supuso) se incardinaban en tres corrientes muy diferenciadas, a saber:

– Los absolutistas, a quienes los liberales llamaban «serviles» por su sumisión a la corona, querían mantener el Antiguo Régimen y sus atributos: monarquía absoluta, sociedad estamental y economía mercantilista. La soberanía radicaba en el Monarca, sin limitaciones. Las Cortes tan sólo recopilaban y sistematizaban las leyes.
– Los moderados o jovellanistas proponían la soberanía compartida entre el Rey y las Cortes. Sugerían unas Cortes bicamerales, propugnaban la división de poderes y asumían gran parte de las reformas ilustradas.
– Los liberales eran partidarios de reformas radicales inspiradas en la Revolución FrancesaComo eran mayoría, eso les permitió iniciar una revolución liberal en España para aniquilar el Antiguo Régimen y aprobar una Constitución que modificara el sistema político.

En su primer decreto, las Cortes se autoproclamaron depositarias del poder de la Nación y se erigieron como poder constituyente, lo que implicaba la creación de un nuevo orden que ponía patas arriba los fundamentos del Antiguo Régimen.

Las principales reformas políticas, sociales, económicas y jurídicas adoptadas fueron la libertad de imprenta (1810), la abolición del régimen señorial, la supresión de la Inquisición (1813), la abolición de los gremios y de las libertades económicas comercial, laboral e industrial (1813). A ello siguió una cierta confiscación (se la llamó “desamortización”) de bienes de la Iglesia Católica. Después vino el Tío Paco con las rebajas.

***

Veamos las 10 alarmas nucleares por accidentes relevantes en instalaciones civiles o militares desde 1945, tomadas cronológicamente:

  1. El 12 de diciembre de 1952. Chalk River Nuclear Laboratories son unas instalaciones situadas cerca de la población de Chalk River, Ontario (Canadá), dedicadas a la investigación de las reacciones nucleares. Se inauguraron en 1944 y en septiembre de 1945 se puso en funcionamiento el primer reactor nuclear fuera de Estados Unidos. Sufrieron dos accidentes nucleares, en 1952 y en 1958. El primero de ellos fue el primero de la historia de la energía nuclear de uso civil. El reactor NRX sufrió un fallo en el apagado. Eso y varias decisiones erróneas de los operadores provocaron una reacción en cadena de fisión nuclear. Los operarios abrieron las válvulas de contención de presión en el sistema de refrigeración, lo que indujo una explosión que destruyó el núcleo del reactor nuclear, provocando un derramamiento de combustible nuclear.
  2. El 29 de septiembre de 1957 tuvo lugar el accidente nuclear de Mayak, en Rusia. Por Mayak se conoce un complejo secreto con numerosas instalaciones nucleares de producción de plutonio para armas y combustible nuclear que se halla en Cheliábinsk, Rusia (entonces la URSS), entre las ciudades de Kaslo y Kyshtym. En esa fecha explotó un edificio de almacenamiento de residuos nucleares. Antes hubo vertidos deliberados que contaminaron los ríos Tech y Obi hasta el Océano Ártico. El accidente de septiembre de 1957 alcanzó el nivel 6 en la escala INES[4] (International Nuclear Event Scale).. En el complejo de Mayak, uno de los puntos del planeta más contaminados por materiales radiactivos de diverso tipo, se han producido más fugas radioactivas. En 1967, un tornado esparció materiales radioactivos que provenían de sedimentos del lago Karachay. Sumando todas las fugas nucleares, se cree que la radiación liberada al medio ambiente desde 1948 (cuando se inauguró Mayak) hasta 1990 es de 55.000 PBQ[5], una cantidad de radiación mayor que la liberada en Chernobyl, que fue de 52.000 PBQ).
  3. El 10 de octubre de 1957 tuvo lugar el conocido como incendio de Windscale Pile, por el nombre de la localidad de Inglaterra en que se produjo, Windscale, Cumberland (y porque por aquél entonces, a los reactores se los llamaba pilas). Fue un incendio en una instalación nuclear militar que emitió gran cantidad de productos radioactivos. Su INES fue de 5. Los reactores, construidos para generar plutonio para armas, iban a durar cinco años, pero se cerraron a los siete, tras el incendio. Las operaciones de descontaminación durarán como poco hasta 2040.
  4. El 28 de marzo de 1979 se produjo un incidente en la central nuclear de Three Miles Island, cerca de Harrisburg, Pennsylvania. Fue debido al mal funcionamiento de los sistemas de refrigeración, lo que abocó a la fusión de parte del núcleo del reactor nº2 y su posterior destrucción.

La central tenía dos reactores de agua presurizada. El nº1 entró en servicio en 1974 y sigue siendo uno de los que mejor funciona en los EEUU. El nº2 era completamente nuevo cuando tuvo lugar el accidente. Tras finalizar una reacción de fisión, el núcleo del reactor quedó desprotegido y más del 33% se fundió. Una cantidad escasa de gases radioactivos salió de la central. No elevó los umbrales de la zona y no afectó a los residentes. No hubo daños para las personas, ni dentro ni fuera de la central. El edificio de contención funcionó y la vasija del reactor no cedió, pero hubo problemas de comunicación, lo que desató temores en la población.

  1. El 26 de abril de 1986 en Chernobyl[6], Ucraina, a 40 Km. en línea recta de la capital Kiev, se produjo una explosión en el cuarto reactor de la central nuclear Vladímir Ilich Lenin. Ocurrió no tanto por el defectuoso diseño de la central (que también) sino porque se realizó un experimento en el que se vulneraron los procedimientos de seguridad. Ucraina quedaba bajo el paraguas general de la Unión Soviética y las órdenes de Moscú no se cuestionaban. Durante una prueba que simulaba un corte de energía eléctrica, los operadores cometieron errores técnicos y el núcleo del reactor número 4 se recalentó más allá del límite de recuperación. La inevitable subsiguiente explosión mató de inmediato a dos personas y posteriormente, a 29[7] más a causa de la radioactividad. Alcanzó la magnitud 7 en la escala INES. Está considerado uno de los mayores desastres medioambientales de la historia y el más grave en la escala INES. La pluma radioactiva que salió al exterior afectó a amplias zonas de Ucraina y de Bielorrusia. La radiación sólo se contuvo con la construcción de dos sarcófagos (sucesivos) que confinan sine die el reactor dañado.
  2. El 13 de septiembre de 1987, una fuente radiactiva médica en desuso fue robada de un hospital abandonado desde 1985 en Goiânia, capital del estado de Goiás (Brasil). Era un pequeño cilindro radiactivo que contenía 93 gramos de cloruro de cesio, dentro de un dedal de plomo y acero. En los dos años siguientes, muchas personas sin hogar, okupas y chatarreros entraron en el edificio. El 13 de septiembre de 1987, dos hombres encontraron el aparato y se lo llevaron. Al poco, vendieron las piezas en una chatarrería. Su propietario vio el resplandor azul de la cápsula de cesio e invitó a amigos y familiares a contemplarlo. Las personas que visitaron la chatarrería entraron en contacto con el cesio, resultando contaminadas y diseminándolo por la ciudad. El accidente de Goiânia ocasionó la muerte a 4 personas y envenenó a otras 249. Debido a los fallecimientos, a los tres médicos encargados de mantener y operar el aparato de radioterapia se les acusó de homicidio por negligencia.
  3. El día 19 de octubre de 1989 se produjo un accidente en la central nuclear de Vandellós I, que junto con Vandellós II integran un complejo nuclear situado al lado de Hospitalet del Infante (Tarragona, España).  Aquel día ocurrió un incendio en el generador eléctrico por un fallo mecánico, lo que provocó la entrada de agua de mar en la zona del reactor nuclear y dejó fuera de servicio algunos sistemas de seguridad. El incidente de la central nuclear de Vandellós I fue clasificado como nivel 3 (“incidente importante”) en la Escala INES, ya que no se produjo escape de productos radiactivos al exterior ni se dañó el núcleo del reactor. Tampoco hubo contaminación dentro del emplazamiento. En la actualidad la central nuclear de Vandellós II sigue funcionando.
  4. El 6 abril de 1993 explotó un contenedor lleno de una disolución de uranio en la planta secreta Tomsk-7 (a 20 Km de Tomsk, Siberia, Rusia) dedicada al reprocesamiento de combustible nuclear. Un aumento de presión produjo un fallo mecánico en un vaso enterrado en un bunker de hormigón. La explosión desplazó la cubierta de hormigón del bunker y voló una amplia sección del tejado del edificio, permitiendo el escape de elementos radiactivos. El accidente expuso a 160 trabajadores de la empresa y a casi 2.000 liquidadores a dosis totales de hasta 50 mSv (el límite para trabajadores de la industria radiactiva es de 100 mSv cada 5 años). La contaminación se extendió 28 kilómetros en dirección noreste y cubrió unos 1.000 Km2.
  5. El 30 de septiembre de 1999 aconteció un accidente nuclear en un edificio de tratamiento de combustible de uranio de la planta nuclear Tokaimura, a 120 Km. de Tokio. En él se producía polvo de óxido de uranio concentrado. Un trabajador agregó nitrato de uranio al sistema. De inmediato se produjo un destello azul de radiación de Cherenkov[8]. No hubo explosión, pero sí una producción de rayos gamma intensa y radiación de neutrones. 161 personas fueron evacuadas de 39 viviendas en un radio de 350 metros de la empresa (pudieron regresar a sus hogares a los dos días). La mayoría de los productos volátiles de fisión nuclear permanecieron dentro del edificio y luego se recogieron, pero algunos de los gases nobles radiactivos y el yodo 131 entraron en la atmósferaMurieron dos operarios.
  6. El día 11 de marzo del 2011, a las 14:46, se produjo un terremoto de 8,9 grados en la escala de Richter cerca de la costa nororiental de Japón. Alcanzó el nivel más alto de la historia de Japón y el quinto registrado más fuerte del planeta. Como consecuencia del terremoto se produjo un fuerte tsunami, cuyas olas de 10 metros llegaron a las pocas horas a Fukushima Daichii. La refrigeración de la planta nuclear de Fukushima requería energía eléctrica. Disponía de generadores eléctricos diésel para salir al paso de cortes del suministro. Se dieron ambas situaciones: inicialmente no había suministro eléctrico y los motores diésel se estropearon debido a la inundación tras el tsunami. Se evacuó a los residentes dentro de un radio de 3 Km. de la central (cerca de 2000 personas). Posteriormente se recuperó el suministro de energía eléctrica, aunque entonces la presión provocada por las temperaturas en el reactor nuclear a consecuencia de las reacciones de fisión ya era muy crítica. Los reactores se fundieron. El reactor nº3 explotó el día 13 de marzo. El área evacuada se amplió dos veces más.

Este es un resumen de lo que se sabe. Durante los últimos treinta años de la URSS se sucedieron diversos incidentes, pero las autoridades los ocultaron. De varias de ellas nada se supo en su momento. Tampoco se sabe por parte de las autoridades rusas en nuestros días. Mayak vuelve a la palestra. La información tiene que proceder de otros países. Como siempre… Vean aquí y aquí. No sólo ocurre en Mayak. También en Sverodinsk, con un creciente balance de muertos en una base militar rusa. Más sobre el tema: aquí y aquí. Y no sólo ocurre en tierra, también en submarinos, con un balance de muertos aterrador. Eso sí, los herederos del criminal régimen soviético se quejan de que les pinten la cara. No les importa la verdad sino mantener el prestigio que el terror amasó en su día entre los crédulos. Pues va a ser que no.

**

No hace tanto tiempo leí un extraordinario artículo de Guy Miliére, escrito originalmente para Gatestone Institute. Es inhabitual porque reúne los datos de manera ordenada y desapasionada, los inserta en su ámbito de referencia y extrae conclusiones difícilmente rebatibles sobre la descomposición de la dulce Francia, cuya trayectoria suicida es, aparentemente, irreversible.
Hay una frase central, lapidaria: “Francia es hoy un país a la deriva”. Y Francia es la mitad fundacional de la UE, máxime ahora que el Brexit hace temblar los fundamentos del club, Italia sigue en su perpetua danza histriónica y Alemania desemboca en un piélago de irracionalidades, siguiendo un patrón histórico recurrente.

No he de dejarles sin hacerles partícipes de un avance tecnológico más, también esta vez relacionado con la medicina. Como en otras ocasiones, tiene una importancia enorme, por cuanto supone un paso de gran relevancia para la derrota de la gran enfermedad de nuestra era: el cáncer. Aquí y aquí.

**

La frase de hoy no es de ninguna gran personalidad histórica. De hecho, corresponde a un WhatsAppero conocido por su agudeza. Se hace llamar Gizmo. Y no es una frase sino un epigrama, pero vale:

Richard Gere repartiendo bocatas en el Open Arms: héroe mundial.  Amancio Ortega donando miles de millones en máquinas para tratar el cáncer: facha defraudador. Y así, todo.”

Saludos

———————— 

[1] Por Abdicaciones de Bayona se conoce un acontecimiento histórico que tuvo lugar el 5 de mayo de 1808 en Bayona, (Francia). En las Abdicaciones de Bayona, Fernando VII abdicó su derecho al trono español a favor de su padre Carlos IV y éste a su vez fue obligado a cederlo a Napoleón Bonaparte, quien a su vez lo cedió a su hermano José bajo el título de José I. A todo ello subyacía el Tratado de Fontainebleau, firmado en secreto el 27 de octubre de 1807 por España y Francia, por el que se acordaba la invasión conjunta de Portugal y la división de los territorios portugueses. A tal fin se autorizaba el paso del ejército francés a través de España. Era una añagaza: Napoleón quería simplemente incorporar España al imperio como posesión adicional. No sabía el corso en qué jardín se metía.
[2] Lo que constituía por sí mismo un genuino proceso revolucionario: el derecho a convocar Cortes era una prerrogativa del Rey.
[3] Eso implica que sólo podían votar quienes tuvieran un determinado nivel de renta.
[4] La escala INES va de 0 a 7. Cero es mera “desviación” y 7 “accidente mayor”. Para saber más al respecto, https://es.wikipedia.org/wiki/Escala_Internacional_de_Accidentes_Nucleares
[5] PBQ por petabequerelios. Es una medida de la tasa espontánea de transformación nuclear. Para saber más, https://www.oecd-nea.org/rp/chernobyl/explanation_of_terms.htm
[6] Se supo del accidente por las alarmas de los medidores de radioactividad en Finlandia y en Suecia. El régimen soviético (Mijail S.Gorbachov al frente) ocultó el accidente mientras le fue posible hacerlo.
[7] Bomberos y voluntarios que sabían perfectamente que iban a la muerte. Eran los llamados liquidadores.
[8] La radiación Cherenkov es una onda de choque que produce el brillo azulado característico de los reactores nucleares. La radiación de Cherenkov es electromagnética. Está producida por el paso de partículas cargadas eléctricamente en un determinado medio a velocidades superiores a la velocidad de fase de la luz en ese medio. La radiación recibe su nombre del físico ruso Pavel Cherenkov, el primero en caracterizarla y explicar su producción. Cherenkov recibió el Premio Nobel de Física en 1958 por sus descubrimientos relacionados con este tipo de radiación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *