LA CARTA DE LOS MARTES – 10 DE DICIEMBRE DE 2019

LA CARTA DE LOS MARTES – 10 DE DICIEMBRE DE 2019

El Rey Prudente fundó la primera Academia de Ciencias y Matemáticas (1582) de Europa y uno de los primeros museos de ciencia en la historia con sede en Valladolid, y fue promotor de un conjunto de academias matemáticas por todo el imperio.

Carta de los martes del 10 de diciembre de 2019

Queridos amigos:

El 10 de diciembre de 2006 falleció en Santiago de Chile el General Augusto Pinochet Ugarte, Presidente que fue de Chile entre los años 1973 y 1990.

Augusto Pinochet nació en Valparaíso el 25 de noviembre de 1915. Ingresó en la Escuela Militar a los diecisiete años de edad, no sin dificultades. En 1969 fue ascendido a general de brigada, desempeñándose como comandante en jefe de la Sexta División y en 1971 fue promovido a general de división. A finales de ese mismo año 1971, Pinochet fue designado representante de la delegación de Fidel Castro, quien estuvo de visita en Chile durante veintitrés días. En enero de 1972 fue ascendido a jefe del Estado Mayor del ejército.

El 23 de agosto de 1973, el presidente Salvador Allende lo ascendió a comandante en jefe del Ejército de Chile en sustitución del dimisionario general Carlos Prats. Pinochet tenía una larga hoja de servicios como soldado profesional, apolítico.

El 11 de septiembre de 1973 se ejecutó un golpe de Estado contra el gobierno de Chile, que fue coordinado por Patricio Carvajal. Durante la ofensiva militar contra el Palacio de La Moneda, Pinochet estuvo en el Comando de Telecomunicaciones del ejército. Tras varias horas de enfrentamientos y bombardeos, La Moneda fue finalmente ocupada por las fuerzas armadas. Salvador Allende se suicidó disparándose en la barbilla, muriendo instantáneamente. Esa misma tarde se reunieron Augusto Pinochet, comandante en jefe del ejército; José Toribio Merino, comandante en jefe de la Armada; Gustavo Leigh, comandante en jefe de la fuerza aérea y César Mendoza, general director de Carabineros, para conformar una Junta Militar que asumió el control del país.

Pinochet, como comandante en jefe de la rama más antigua de las fuerzas armadas, fue elegido presidente de la Junta Militar. En esa condición gobernó Chile. El 27 de junio de 1974 fue nombrado Jefe Supremo (presidente del gobierno) y el 16 de diciembre de 1974 fue nombrado presidente de la República por los restantes integrantes de la Junta Militar, cargo en el que fue ratificado tras un plebiscito celebrado en 1978. Dos años después, como consecuencia de otro plebiscito, se promulgó la Constitución de 1980, que reemplazó a la de 1925.

Tras el golpe de Estado, la Junta Militar estableció un duradero toque de queda (hasta el 2/1/1987). Durante su mandato fueron prohibidos o netamente limitados los partidos políticos, disuelta la Asamblea, restringidos los derechos civiles y detenidos selectivamente partidarios de la Unidad Popular. Además, se produjeron secuestros y asesinatos de miembros de la oposición.

El 30 de septiembre de 1974, el general Carlos Prats fue asesinado junto con su esposa en Buenos Aires, a donde habían huido tras el golpe de Estado. El 21 de septiembre de 1976 el exministro de Relaciones Exteriores de Chile, Orlando Letelier, murió en Washington D.C. por el estallido de un coche bomba accionado a distancia.

El 7 de septiembre de 1983, mientras Augusto Pinochet regresaba a Santiago desde su casa de El Melocotón, fue atacado con lanzacohetes y ametralladoras por miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez. Pinochet salió ileso, pero cinco escoltas murieron. En marzo de 2013, el diputado comunista Guillermo Teillier declaró mucho más tarde ser el autor intelectual del atentado.

El mandato de Augusto Pinochet finalizó mediante un tercer plebiscito (1988), tras el cual y las subsiguientes preceptivas elecciones presidenciales y parlamentarias fue sustituido por Patricio Aylwin (11 de marzo de 1990). Pinochet se mantuvo como comandante en jefe del Ejército hasta el 10 de marzo de 1998, cuando entregó el mando al teniente general Ricardo Izurieta, pasando al retiro. Al día siguiente fue designado senador vitalicio, cargo al que renunció el 9/7/2002.

El modelo económico instaurado en Chile durante el período de la dictadura militar fue concebido, instrumentado y aplicado por economistas liberales de la Escuela de Chicago. Se encaminó hacia el libre mercado, previa estabilización monetaria. Eliminó protecciones arancelarias, prohibió los sindicatos y privatizó muchas empresas estatales. Las políticas liberales produjeron un crecimiento económico que Milton Friedman denominó como “el milagro de Chile”. Durante la mayor parte de la década de 1990, Chile fue la economía de mejor comportamiento en Iberoamérica y se consideró un modelo a seguir debido a la prosperidad lograda y a la estabilidad tendencial de sus índices macroeconómicos, que se mantuvieron crecientes durante décadas.

Cuando Pinochet murió en el Hospital Militar de Santiago fue velado en la Escuela Militar.

***

Un nuevo avance tecnológico apunta maneras. Se trata de un fármaco cuyo efecto sobre el Alzheimer es prometedor.

La rapamicina se usa para evitar que el cuerpo rechace los trasplantes de órganos y médula ósea. Al parecer, sería asimismo útil para minimizar la pérdida de memoria relacionada con la edad. Así lo afirma Candice Van Skike, de la Universidad de Texas San Antonio (EE.UU.).

***

En el diario ABC de fecha 14/11/2019 apareció un excelente artículo titulado “30 científicos e inventores españoles que cambiaron el mundo y fueron borrados por la Leyenda Negra”. El contenido es sencillo: la llamada Leyenda Negra, cúmulo de falsedades de los enemigos de España (sobre todo funcionarios y asimilados de Francia y la Gran Bretaña, gentes sin escrúpulos) ha arrojado a la historia oficial anglosajona y gala (imperios que sucedieron cronológicamente al español en el control de vastos territorios) una imagen de España que no tiene nada que ver con la realidad. Hora es de luchar por la verdad, como hacen tantos autores en los últimos años.

El artículo lo borda pero además, trae a nuestro conocimiento la labor de 30 instituciones y personas españolas o al servicio de España, notables pero olvidadas. Haremos lo siguiente: en esta carta presentamos el artículo como tal y en las próximas, incorporaremos referencias de algunos de esos 30 individuos e instituciones extraordinarios que la historiografía de los enemigos de España (incluidos los interiores) ha conseguido ensombrecer, cuando no ocultar.

Ya sabemos que, para muestra, basta un botón. Hay un par de frases que revelan con exactitud el tenor de aquella lejana realidad que vamos a traer al presente. La primera es ésta: Portugal y España no hubieran podido explorar mares, cientos de islas y todo un continente en solitario durante el siglo XVI. Ni hubiera podido Elcano completar la primera circunnavegación a la tierra sin un bagaje náutico y tecnología a la vanguardia. La Casa de la Contratación de Sevilla no fue sino uno de los principales centros de ciencia aplicada del mundo. Y desde luego no se pueden controlar los campos de batalla sin artilleros y constructores de fortalezas de calidad, esto es, matemáticos e ingenieros.

La segunda, esta otra: El interés por la ciencia de Felipe II fue proverbial, aunque la Leyenda Negra (¡Otra vez, la dichosa leyenda!) quiera presentarle como un fanático religioso con interés en ciencias ocultas como la alquimia. El Rey Prudente fundó la primera Academia de Ciencias y Matemáticas (1582) de Europa y uno de los primeros museos de ciencia en la historia con sede en Valladolid, así como promotor de un conjunto de academias matemáticas por todo el imperio.

Como diríamos en España, va de suyo. Lo de va de soi se lo dejamos a los transpirenaicos.

***

La frase de hoy es de Pablo Iglesias Turrión, quien dijo así el 2 de julio de 2016: “La caída del Muro de Berlín fue una mala noticia para todo el mundo”. Con todo y con esa salvajada estúpida, millones van y le votan. Puede ser porque no saben nada. O puede ser por el odio que albergan. O acaso se hallen, como decía Fiódor Dostoievski (al que leo en Antonio Escohotado, aquí,  https://www.libertaddigital.com/cultura/historia/2019-11-18/antonio-escohotado-vivir-del-cuento-89282/) entre “las almas del subsuelo, que acaban disfrutando el dolor ajeno y la humillación propia, faltas de rectitud y coherencia que les vedan respetarse”.

Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *