LA CARTA DE LOS MARTES – 18 DE FEBRERO DE 2020

LA CARTA DE LOS MARTES – 18 DE FEBRERO DE 2020

Lutero compareció ante la Iglesia en 1518 y en 1519. No se retractó. Sus críticas le valieron la excomunión en 1520. A cambio, Lutero rechazó el papado, los Concilios y a los Padres de la Iglesia.

La Carta de los Martes del 18 de febrero de 2020

Queridos amigos:

El 18 de febrero de 1546 murió en Eisleben (Saxen-Anhalt) – donde nació en 1483 – Martin Luder, más conocido por Martin Lutero, monje agustino y teólogo.

A los 18 años entró en la Universidad de Erfurt. Tras recibir los primeros títulos, se inscribió en la Facultad de Derecho. Cuando un rayo estuvo a punto de partirle en 1505, apeló a Santa Ana: si seguía con vida, se haría monje. Y entró en el monasterio agustino de Erfurt. Allí se aplicó a la oración, al ayuno y a la constante confesión, pero tan en exceso que el Superior le recomendó que estudiara una carrera académica. En 1507 fue ordenado sacerdote y empezó a enseñar Teología en la Universidad de Wittemberg.

En 1510, durante una visita que hizo a Roma, contempló el comportamiento escandaloso (por disipado, ostentoso, pecaminoso y frívolo: nada cristiano) que se gastaba la jerarquía católica. Eso produjo en él un rechazo frontal que sería el origen de su rebelión. En 1515 fue nombrado Vicario de la orden agustina, lo que implicó que 11 monasterios eran de su competencia. Paralelamente, estudiaba griego y hebreo.

La simonía[1] era otro síntoma de la descomposición de la Iglesia. A Lutero (y es de suponer que a muchas otras personas de la Iglesia de entonces) esta degradación le pareció intolerable. En 1517, Lutero realizó el acto por el que se le recuerda siempre: clavar en la puerta de la iglesia de Todos los Santos de Wittemberg sus 95 tesis, que luego conformó como libro bajo el título de Cuestionamiento del poder y eficacia de las indulgencias.

Lutero compareció ante la Iglesia en 1518 y en 1519. No se retractó. Sus críticas le valieron la excomunión[2] en 1520[3]. A cambio, Lutero rechazó el papado, los Concilios y a los Padres de la Iglesia, basándose en que se había desviado tremendamente de la Biblia y de los primeros apóstoles, abandonando la espiritualidad primigenia.

No fue Lutero el primer crítico de la deriva de la Iglesia. Antes que él, John Wycliff (Inglaterra, siglo XIV) y Jan Hus (Bohemia, siglo XV) habían iniciado el mismo camino. La diferencia esencial es que, en esta ocasión, los planteamientos de Lutero fueron utilizados por los príncipes germanos para segregarse del Sacro Imperio Romano Germánico y aumentar su poder en sus territorios en detrimento del del emperador Carlos V, quien proscribió a Lutero en la Dieta de Worms (1521). Ello generó unas sinergias que abocaron, por una parte, al desmembramiento de la unidad política y por otra, al de la unidad religiosa. Eso sí, por el camino dejaron muerte y destrucción a través de varias guerras de religión entre católicos y protestantes[4], la primera de las cuales fue la de los campesinos (1524/1525)[5]. Un siglo después de Lutero, una revuelta en Bohemia provocó la guerra de los Treinta Años entre católicos y protestantes que arrasó Centroeuropa. Todas ellas están en el debe del luteranismo que, una vez arraigado, se dividió en corrientes: la de Thomas Münzer un disidente radical, y las de reformadores más locales como Ulrico Zwinglio y Juan Calvino.

Todo ello terminó con un gran cisma, en una cisura que, grosso modo, ha sobrevivido hasta nuestros días: un norte protestante (con diversas variantes) y un sur católico. La propia Alemania[6] está dividida con idéntico patrón. Lutero estableció las bases teológicas de su iniciativa, basada en la obra de San Pablo y San Agustín de Hipona: el hombre puede salvarse sólo por su fe y por la gracia de Dios, sin que las buenas obras sean necesarias.
Por otra parte, la interpretación de las Sagradas Escrituras no tenía que ser un monopolio del clero: cualquier creyente podía leer e interpretar la Biblia[7]. Ya no existía el Purgatorio, ni el celibato sacerdotal, y sólo aceptaba los sacramentos de los Evangelios: el bautismo y la eucaristía, rechazando los demás. Y sobre todo, Lutero defendió la independencia de las iglesias nacionales bajo la autoridad del príncipe legítimo, insistiendo en la obediencia al poder. Para qué más: esa fue la levadura que elevó el cocimiento a la categoría de enfrentamiento armado.

La opinión y actitud antisemita de Lutero no dejó nunca lugar a dudas. Véase lo que escribe en «Sobre los judíos y sus mentiras»[8].

Lutero tenía un estilo dialéctico polémico, tabernario, insultante. Eso le supuso enfrentamientos no ya con representantes de la Iglesia Católica, sino con Erasmo de RotterdamJohann AgricolaEcolampadio, Zwinglio[9] o Johann Eck.

En enero de 1546, Lutero viajó a Eisleben. Allí murió.

***

Hablando del demonio, ustedes recuerdan el caso Epstein, ese sujeto (por Jeffrey Epstein) que se dedicaba a ofrecer carne fresca a miembros del Establishment anglosajón y a chantajearlos después si era el caso. Recordarán su oportuna muerte cuando se encontraba a la espera de juicio. Oportuna para quienes habían gozado de sus favores y sufrido su chantaje. Preguntarse ahora, como el clásico, cui prodest?[10]no hace sino añadir melancolía al asco.

El enlace que ven a continuación lleva a un artículo significativo, en el que  pueden ver cómo hasta los más duchos en la maldad y la bajeza caen finalmente víctimas de sí mismos y de su entourage[11]. Uno de sus capítulos se titula “El diablo devora a sus hijos”. Así es. Que lo sepan quienes le venden su alma.

***

Vamos a cambiar de registro. Todos leemos casi a diario apocalípticas predicciones de casi cualquier plumilla; cuanto más enorme sea la profecía, más vende; cuanto más acongojante, más arriba se cuela entre los artículos más leídos. Como es sabido, asustar es rentable.
Los más talludos de entre los lectores de esta carta recordarán las tremebundas predicciones con que nos obsequiaban hace décadas los relatores de antaño. Lo que pasa es que los arúspices erraron y sus avisos nunca se cumplieron, pero eso no empece al objetivo del neomalthusiano medio, que es vender. Y si no me creen, lean la biografía de Paul Ehrlich y alucinen.

Una hambruna pavorosa, la contaminación aérea más densa, una nueva Edad de Hielo a fecha dada (este era un fijo en las apuestas), la desaparición de la vida de los océanos a diez años vista, la muerte por desaparición de la capa de ozono, los terribles efectos de la lluvia ácida, la sequía que nos acecha, la llegada de días de verano cada vez más cálidos, la desaparición de islas enteras por elevación del nivel del mar, el sólo recuerdo de la nieve para siempre ausente, un calor horroroso por doquier, los polos sin hielo …  todo ello a plazo fijo, ya digo.

Sería enternecedor si no fuera imbécil.

Pueden leer aquí los recortes de prensa, ver los gráficos, comprobar los errores en que han incurrido los heraldos de la destrucción. No se lo pierdan.

***

Después de esto, ¿qué avance tecnológico les traigo? Pues no es un avance tecnológico, que ya se ha producido, sino su universalización. Me refiero a la popularización del hidrógeno como combustible de automoción. Como saben, el hidrógeno, a través de su disociación en la pila de combustible, genera electricidad (que mueve el vehículo), agua pura y calor. Bueno, nadie es perfecto: contra el segundo principio de la Termodinámica no hay nada que hacer.

Es claramente el futuro de la automoción, y si no es el presente no lo es tanto por el precio de los escasísimos vehículos que lo llevan consigo (que por eso mismo no se han beneficiado de las economías de escala de las series largas y cuestan un congo) sino porque repostar es una ordalía: no hay apenas hidrogeneras[12]. Falta voluntad política. No hay cuajo para dejar a su aire la recuperación de las inversiones multimillonarias realizadas en la electrificación de los vehículos automóviles. Y faltan redaños para reducir los impuestos[13]. Mucho hablar de construir un mundo nuevo y los que lo han de liderar no pierden la oportunidad de perder una oportunidad de empujar en el buen sentido.

Este es un resumen técnico y aséptico.

***

La frase de hoy procede directamente de “El Quijote”, cuyo título abrevio. La pone Miguel de Cervantes en boca de Sancho y la sitúa en las bodas de Camacho. La sabiduría popular la ha hecho suya, modificando algunos extremos. En esta versión, la más sintética, atesora toda su sanchopancesca actitud: “Vayan días y vengan ollas”.

Si quisiéramos encontrar algo análogo entre los antiguos clásicos, la enunciaríamos como “Primum vivere, deinde philosophare”, que básicamente significa que lo primero es sobrevivir y luego, ya veremos. Ahora lo llaman pragmatismo. Tras esa frase se agazapa lo más acomodaticio, lo más cobarde del ser humano.

Saludos


[1] La simonía es la venta de componentes espirituales (absoluciones, indulgencias, bulas) por dinero.
[2] Excomunión es, literalmente, exclusión de una persona católica de su comunidad religiosa y de la posibilidad de recibir los sacramentos, dictada por la autoridad eclesiástica competente
[3] Al frente, el papa León X.
[4] En el coloquio de Marburgo, el 19 de abril de 1529, Lutero y los suyos protestaron contra la derogación de la tregua de tolerancia acordada en la Dieta de Worms. Por eso se llamó protestantes a los partidarios reformistas de Lutero.
[5] En Contra los campesinos asaltantes y asesinos (1525) incentivó a la nobleza a que castigara rápida y sangrientamente a los campesinos. Muchos revolucionarios consideraron traición las palabras de Lutero.
[6] Que es un ente político con tal nombre sólo desde 1871 con la creación del Imperio Alemán, bajo el Canciller Otto von Bismarck.
[7] Que Lutero tradujo al alemán y difundió; la imprenta no fue ajena a la divulgación del protestantismo.
[8] «¿Qué debemos hacer, nosotros cristianos, con los judíos, esta gente rechazada y condenada? Dado que viven con nosotros, no osamos tolerar su conducta ahora que estamos al tanto de sus mentiras, sus injurias y sus blasfemias. En primer lugar, debemos prender fuego a sus sinagogas o escuelas y enterrar y tapar con suciedad todo lo que no prendamos fuego, para que ningún hombre vuelva a ver de ellos piedra o ceniza. Esto ha de hacerse en honor a nuestro Señor y a la cristiandad, de modo que Dios vea que nosotros somos cristianos y que no aprobamos ni toleramos a sabiendas tales mentiras, maldiciones y blasfemias a su Hijo y a sus cristianos. En segundo lugar, también aconsejo que sus casas sean arrasadas y destruidas. Porque en ellas persiguen los mismos fines que en sus sinagogas. En tercer lugar, aconsejo que sus libros de plegarias y escritos talmúdicos, por medio de los cuales se enseñan la idolatría, las mentiras, maldiciones y blasfemias, les sean quitados. En cuarto lugar, aconsejo que de ahora en adelante se les prohíba a los rabinos enseñar sobre el dolor de la pérdida de la vida o extremidad. En quinto lugar, que la protección en los caminos sea abolida completamente para los judíos. No tienen nada que hacer en las afueras de las ciudades dado que no son señores, funcionarios, comerciantes, ni nada por el estilo. En sexto lugar, aconsejo que se les prohíba la usura, y que se les quite todo el dinero y todas las riquezas en plata y oro, y que luego todo esto sea guardado en lugar seguro. En séptimo lugar, recomiendo poner o un mayal o un hacha o una azada o una pala o una rueca o un huso en las manos de judíos y judías jóvenes y fuertes y dejar que coman el pan con el sudor de su rostro, como se impuso a los hijos de Adán.»
[9] Lutero denunció a Zwinglio y sus seguidores llamándolos «fanáticos» y «demonios».
[10] ¿Quién se beneficia? Es un principio básico del Derecho Romano.
[11] Después de escribir Establishment, qué menos que continuar con entourage … . Bromas aparte, ese término es mucho más preciso que entorno. La palabra española es muy amplia y se refiere a todos los elementos que se concitan en torno a un persona, hecho, fecha, acto… . Entourage es mucho más preciso y se refiere solamente a un “grupo de personas que asisten o rodean a una persona importante”. Si habláramos de un Rey, nos referiríamos a su Corte, por ejemplo.
[12] Hidrogenera es el lugar donde se expende hidrógeno como gasolineras son los lugares donde se expende gasolina y gasoil.
[13] Tanto hablar de desestimular vía impuestos y tan poco predicar su reducción para estimular consumos específicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *