LA CARTA DE LOS MARTES – 25 DE FEBRERO DE 2020

LA CARTA DE LOS MARTES – 25 DE FEBRERO DE 2020

En su capilla ardiente le fue impuesto a título póstumo el collar de la Orden de Carlos III. En sólo dos años escasos, Leopoldo Calvo Sotelo hizo bien muchas cosas y pocas mal. Ese balance es difícilmente igualable.

La Carta de los Martes del 25 de febrero de 2020

Queridos amigos:

El 25 de febrero 1981, Leopoldo Calvo-Sotelo y Bustelo fue elegido presidente del Gobierno por el Congreso de los Diputados.

Es con certeza el menos conocido y el menos (que no el peor) valorado de los presidentes españoles tras el período franquista. Ello se debe tanto a la brevedad de su paso por el cargo (26 de febrero de 1981-2 de diciembre de 1982) como a que el partido que lo sustentó había desaparecido.
Leopoldo Calvo Sotelo nació en Madrid el 14 de abril de 1926 y falleció en Pozuelo de Alarcón (Madrid) el 3 de mayo de 2008. Fue Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos (nº1 de su promoción) y Doctor en la ETSICCC de Madrid. Era enormemente culto. Políglota (inglés, francés, alemán, italiano y portugués), pianista más que pasable, se trataba, como algunos otros políticos españoles de los siglos XIX Y XX, de un hombre excepcional y, de lejos, el más capaz técnicamente de los presidentes del gobierno desde la Constitución de 1978.

Como político, ocupó muy diversos puestos. Fue procurador y diputado en Cortes, diputado en el Parlamento Europeo, Ministro de Comercio, Ministro de Obras Públicas, Ministro de Relaciones con las Comunidades Europeas, Ministro de Economía y Vicepresidente Segundo antes de ser presidente del Gobierno. Y, algo que no se ha visto ni antes ni después del período histórico mencionado, trabajó durante veinticinco años en la empresa privada. Ojo que llevamos seis presidentes y sólo Calvo Sotelo sabía directamente lo que significaba crear riqueza.

Su mandato fue breve, pero lleno de importantes acontecimientos. Durante esos 22 meses, España ingresó en la OTAN, que en esa época tenía un importante rol que jugar en el mundo. La firma tuvo lugar el 10 de diciembre de 1981. El PSOE de entonces se opuso frontalmente, sólo para desdecirse en socialista pirueta unos pocos años después (1986).

Durante la votación sobre su investidura como presidente del Gobierno, el 23 de febrero de 1981, hicieron entrada en el Congreso de los Diputados varios guardias civiles armados al mando del Teniente Coronel Antonio Tejero. Intentaron dar una parte del golpe de estado que había sido maquinado durante la presidencia de Adolfo Suárez González. El golpe fracasó, pero el estigma tiñó la presidencia de Calvo Sotelo, condicionando la vida política de España durante un largo período.

En el lapso Calvo Sotelo se aprobó la Ley del Divorcio. Se creyó cerrar la estructura de las Comunidades Autónomas impulsando la Ley Orgánica de Armonización del Proceso Autonómico (LOAPA), pero resultó desbaratada por el Tribunal Constitucional. Se firmó un importante acuerdo por el empleo con sindicatos y empresarios. Hasta se retocó la bandera de España, retirando el águila de San Juan y sustituyéndola por el escudo nacional, basado en el estandarte del rey Juan Carlos.

Pero no fue eso todo. Calvo Sotelo, en su condición de ministro para las Relaciones con la Comunidad Económica Europea[1], había avanzado mucho en el calendario de ingreso de España. Como presidente dio un nuevo empujón. La entrada definitiva se dio durante la presidencia de su sucesor, Felipe González Márquez. Que hubiéramos terminado entrando no estaba en duda. Que lo hiciéramos en 1986 se debió en no pequeña medida a Leopoldo Calvo Sotelo.

El ocaso estaba próximo. Calvo Sotelo se presentó a elecciones generales por la Unión de Centro Democrático, el Partido creado por su antecesor, Adolfo Suárez. Corría el año del Señor de 1982, que iba a ser el último de Calvo Sotelo en la Presidencia. Cómo sería la debâcle de la UCD que Calvo Sotelo, segundo en la lista por la circunscripción de Madrid tras Landelino Lavilla, no salió elegido Diputado y sólo lo fue tras la renuncia del primero.

En su capilla ardiente le fue impuesto a título póstumo el collar de la Orden de Carlos III. En sólo dos años escasos, Leopoldo Calvo Sotelo hizo bien muchas cosas y pocas mal. Ese balance es difícilmente igualable.

***

La tecnología robótica permite avanzar notablemente en el tratamiento quirúrgico de enfermedades complejas ¿Por qué? Porque es más precisa, más eficaz, menos dolorosa, más confortable, poco invasiva, menos sangrante, con menor riesgo de infección, con menores tiempos de hospitalización y de recuperación y, por tanto, de más rápida reinserción del paciente. El artículo no lo menciona, pero evita asimismo los inevitables errores humanos, que por bueno que sea el cirujano, pueden tener lugar.

Lo cierto es que el cirujano debe adaptar su praxis a la nueva técnica y eso supone una dificultad. Ello no obstante, desdde el año 2.000 se han introducido en el sistema mundial 4.409 robots, de los que algo más de 50 están en España.

Este artículo está bien escrito y lo explica muy claramente.

***

Donald Trump impera. Tras el fracaso – cantado, por lo demás, salvo deslizamiento notable del voto republicano en el Senado, que sólo se produjo en un caso, el de Mitt Romney – del impeachment orquestado por los amigos de Epstein; tras conocer las altísimas cifras de satisfacción de los norteamericanos sobre un conjunto de variables publicadas por Gallup, vemos las buenas cifras que presentan las variables macroeconómicas de la economía norteamericana.
Vayamos por partes. Si hablamos de paro, desde que Trump fue elegido ha descendido (en conjunto) en casi siete millones de personas, que son los nuevos puestos de trabajo existentes en los EEUU. Ello ha llevado la tasa de paro a su nivel más bajo de la historia estadística de esa variable: 3,5%.

Ese es el dato agregado, pero si se desglosa se puede ver que el empleo industrial se ha portado, que el empleo femenino ha crecido por encima de la media, que el de la población de raza negra ha hecho lo mismo, por no hablar de las restantes no caucásicas. Y el de los veteranos de guerra, ese colectivo especialmente frágil, ha mejorado asimismo. Todos los desfavorecidos están mejor de lo que estaban con los demócratas.

Si hablamos de redistribución, los más pobres elevan su riqueza disponible a un ritmo superior al de los superricos. El mantra de la socialdemocracia se tambalea. La monserga de la desigualdad revela claramente su condición de cortina de humo que va de Norte a Sur y de Este a Oeste, pasando por el Vaticano.

Hay más. Lean, por favor. Básicamente para que vean cómo está la situación y se distancien de la matraca progres que nos invade, nos aburre y nos miente.

Con no ser eso poco, vean el rol que el presidente Trump juega en defensa de la vida. Por vez primera en la historia del país, un presidente acude personalmente a la Marcha por la Vida que se celebra anualmente en Washington. Esa marcha, recordémoslo, tiene como objetivo defender la vida de los no nacidos; dicho en negativo, busca reducir el número de abortos que se practican en los EEUU.

Copiapegaré algunas frases del presidente Trump:

“Todos nosotros aquí comprendemos una verdad eterna: cada niño es un don precioso y sagrado de Dios”. “Cuando vemos la imagen de un bebé en el útero, percibimos la majestad de la creación de Dios”. “Cuando tenemos en los brazos a un recién nacido, sabemos el amor infinito que cada niño trae a una familia”. “Cuando vemos a un niño crecer, vemos el esplendor que emana de cada alma humana”

Si quieren leer entera la noticia, aquí la tienen.

***

La frase de hoy es de un periodista que ha fallecido hace pocas semanas. Imagínense cómo sería su calidad humana que no se ha producido un solo comentario público negativo sobre su vida y su condición. Es raro que un colectivo sea unánime sobre uno de sus miembros que desaparece; si además ese colectivo es uno que tiene el ejercicio de la crítica como piedra angular de su comportamiento, ello pone de relieve que David Gistau tenía que ser un hombre extraordinariamente bueno. Descanse en paz.

La frase es suya y parece decisiva. Todos los que son y han sido padres la pueden suscribir, pero ninguno ha sabido sintetizar la misión de un padre con mayor elegancia, economía de medios y trascendencia, factores todos que definen la condición de escribiente:

“Un hijo es decir no y quedarte, cuando antes decías sí y te ibas”.

Saludos


[1] Tal era el nombre de la institución multilateral que correspondía exactamente con lo que se pretendió realizar como solución al casi perpetuo estado de guerra en Europa desde su concepción. El sueño de Konrad AdenauerJean MonnetRobert Schuman y Alcide de Gasperi pasaba por una Unión Aduanera, no por un imperio bastardo (en su primera acepción: “que degenera de su origen o naturaleza”).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *