LA CARTA DE LOS MARTES – 19 DE ENERO DE 2021

LA CARTA DE LOS MARTES – 19 DE ENERO DE 2021

Carta de los martes del 19 de enero de 2021

Queridos amigos:

El 19 de enero de 1736 nació en Greenock (cerca de Glasgow, en Escocia), James Watt, al cabo un importante inventor británico. Fue ingeniero mecánico (Universidad de Glasgow).

Su aportación a la técnica, al mejorar la máquina de Newcomen[1] hasta convertirla en la máquina de vapor de agua más eficiente hasta la fecha, fue capital para el desarrollo de la Revolución industrial. Ésta, junto con elementos subyacentes centrales como son la filosofía griega, el derecho romano y el substrato imprescindible del Cristianismo, más la contabilidad de doble asiento y la institución bancaria, dieron pie a la expansión de la Civilización Occidental. No es algo baladí, aunque los suicidas que abundan estos días entre nosotros quieran hacernos creer otra cosa.

James Watt era de salud quebradiza. Fue educado por su madre, Agnes Muirhead, Sus progenitores A y B[2] eran presbiterianos practicantes. James mostró gran habilidad manual y aptitudes matemáticas.

Cuando Watt tenía dieciocho años, su madre murió. Watt fue a Londres y allí se desempeñó como aprendiz de fabricante de instrumentos durante un año (1755-1756). Vuelto a Escocia, estableció en Glasgow un negocio de fabricación de instrumentos. Como no había trabajado como aprendiz durante un mínimo de siete años, el Gremio de herreros de Glasgow (con competencias sobre cualquier artesano que utilizara martillos) impidió su ingreso en el sindicato (entonces llamado gremio) y bloqueó su solicitud de actividad profesional reconocida.

Watt fue contratado para poner en marcha instrumentos astronómicos legados por Alexander Macfarlane a la Universidad de Glasgow, los cuales requerían la atención de manos expertas y capaces. Watt los restauró. Posteriormente le propusieron crear un pequeño taller dentro de la universidad. Lo abrió en 1757. Dos de los profesores, el físico y químico Joseph Black y Adam Smith, fueron amigos de Watt. En 1764, Watt se casó con su prima Margaret (Peggy) Miller – con quien tuvo cinco hijos – quien murió de parto en 1772[3].

Entre 1763-1764, mientras fabricaba instrumentos en la Universidad de Glasgow, reparó una máquina de Newcomen. Notó que ese diseño desperdiciaba gran cantidad de energía enfriando y calentando repetidamente el cilindro impulsor. Watt introdujo una variante crítica, el condensador separado, que evitaba las pérdidas de energía, pues cada parte de la máquina se mantenía a su temperatura óptima. Ello mejoró sustancialmente la potencia, la eficiencia y la duración de las máquinas de vapor, lo que repercutió en su rentabilidad. Adicionalmente adaptó este motor para producir un movimiento rotatorio, lo que amplió enormemente su uso más allá del simple bombeo de agua. En 1769 patentó su propia máquina de vapor. En 1774 fundó con Matthew Boulton una empresa en Soho, cerca de Birmingham, la Soho Foundry, para construir su mejorada máquina de vapor.

Watt no hizo sólo eso. Inventó el procedimiento para convertir el movimiento rotatorio o circular en un movimiento rectilíneo, así como el medidor de presión del vapor en el cilindro durante todo el ciclo de trabajo de la máquina, lo que contribuyó a perfeccionarla aún más.

Watt desarrolló el concepto de caballo de vapor para comparar la salida de las diferentes máquinas de vapor. La unidad de potencia del Sistema Internacional de Unidades, el vatio (W), fue nombrada así en su honor, por sus contribuciones al desarrollo de la máquina de vapor.

Watt recibió numerosos reconocimientos en vida. En 1784 fue nombrado miembro de la Royal Society of Edinburgh. En 1787 se incorporó como miembro a la Batavian Society for Experimental Philosophy de Rotterdam. En 1789, fue elegido miembro de la Smeatonian Society of Civil Engineers. En 1806, se le concedió el Doctorado Honorífico en Leyes de la Universidad de Glasgow, y en 1814, le nombraron miembro de la Academia Francesa de Ciencias.

Falleció con 83 años el 25 de agosto de 1819 en Handsworth, Inglaterra.

***

La noticia de esta semana es la materialización de un fenómeno que es constitutivo de las democracias formales[4] (perdóneseme este exabrupto ridículamente marxiano). Se trata del bien conocido, por añejo y por dañino, capitalismo de amiguetes o crony capitalism. El fenómeno no sólo pervive a través de los tiempos, sino que se fortalece al calor de la pérdida absoluta de principios, de ética y hasta de cualquier tipología moral que se produce en las sociedades modernas coincidiendo (y como consecuencia de) con el decaimiento del cristianismo. Desde que “aquí vale todo” (tanto porque las convicciones ya no son lo que eran como porque los quebrantos de los códigos se castigan – cuando lo hacen – de aquella manera), la obtención de extrabeneficios por proximidad al poder[5] es EL objetivo de muchas grandes empresas. Como sea.

El artículo tiene garra. Eso sí, es por suscripción.

Ofrece muchas buenas frases dentro de una excelente descripción general, pero ésta es la nuclear: “Han tomado el poder. Lo hacen aprovechándose de los paradigmas de una nueva era y al albur de un Gobierno, el de Pedro Sánchez, que necesita de aliados empresariales y mediáticos para sortear las diferentes crisis que se nos vienen encima”. Y esta otra: “Cada vez que se produce una catarsis, aparecen nuevos recursos y nuevas estructuras que hacen que una parte de la sociedad saque provecho (y mucho) del resto”.

Y la última que les muestro: “Se trata de trasladar al ámbito empresarial el modelo que tan buenos réditos le ha dado en el parlamentario. De la misma forma que el Ejecutivo de coalición ha conformado un bloque en torno a ERC, PNV y Bildu —más conocido como ‘el bloque’—, cada vez más compacto y efectivo, que le permite gobernar con facilidad y sacar adelante leyes controvertidas como la de la educación o la de la eutanasia, o lanzar ideas tan polémicas como la reforma del CGPJ o la memoria democrática, de la misma forma, digo, se está conformando un bloque empresarial en torno a estas alianzas del Gobierno, de las que esperan sacar beneficio mutuo”.

Todo el artículo tiene un tinte lampedusiano que se hace obvio en algunas paráfrasis. No se lo pierdan.

***

El avance tecnológico de hoy tiene que ver con la medicina. Aporta buenas noticias para las personas que sufren leucemia mieloide aguda[6], el cáncer hematológico más frecuente en adultos, que tiene una tasa de curación baja en comparación con otros tipos de leucemia.

Hay un fármaco, actualmente en fase 3 de un ensayo clínico (QAZAR), que mejora en un 30% la supervivencia en pacientes mayores de 55 años. Según Pau Montesinos, hematólogo del Hospital la Fe de la Valencia, “supone un cambio para pacientes para los que no había nada”. En el ensayo han participado 472 pacientes, con una edad media de 68 años, que recibieron el medicamento o un placebo. Quienes recibieron el medicamento, por vía oral, tuvieron una supervivencia media desde la remisión de casi 25 meses. Los que tomaron el placebo tuvieron una supervivencia promedio de casi 15 meses. Y además, el medicamento no afectó negativamente a su calidad de vida.Montesinos añadió: “el estudio es importante no sólo por lo que suponen per se los resultados, sino porque abren la puerta a explorar otros fármacos en una fase abandonada de la leucemia mieloide aguda para la que no había nada”.

La incidencia de la patología (en España) se estima en 3,5 nuevos casos por 100.000 habitantes y año. Se incrementa con la edad. Eso explica que más de la mitad de los pacientes afectados tenga más de 65 años.

***

La frase de hoy corresponde a un imbécil[7] enriquecido gracias a sus habilidades baloncestísticas en la NBA, que lo ponen al nivel de los mejores en la historia de esa competición. Vocero habitual del movimiento comunista BLM, suele lanzar frases para la historia de la caricatura, cuando no para la de la pura estulticia. Personalmente, no es tan tonto como para no estar de parte del Establishment, evidentemente.

La frase es: “ Vivimos en dos Amérikkkas”.

Él es de raza negra, de ahí el jueguecito de palabras. Económicamente está entre los sujetos que más cobran por jugar a deporte alguno en la república federal.

Este tipo pasará a la historia.
Saludos.

CDC


[1] La máquina de Newcomen (máquina de vapor atmosférica) fue el primer artilugio mecánico capaz de convertir el vapor de agua en fuerza, reemplazando así al trabajo animal y por supuesto el humano. La inventó en 1712 Thomas Newcomen, asesorado por Robert Hooke, físico, y por John Calley, mecánico. Esta máquina supuso una mejora frente a la máquina de Thomas Savery (mecánico e inventor inglés, Shilstone, c. 1650-Londres, 1715) Ambas máquinas eran de aplicación en la industria minera, extrayendo el agua de las galerías inundadas.
El funcionamiento de ambas máquinas era similar. Las dos creaban el vacío en un depósito a base de enfriar vapor de agua. La diferencia estaba en que mientras en la máquina de Savery era el propio vacío del depósito el que absorbía el agua de la mina, en la máquina de Newcomen el vacío creado en un cilindro tiraba de una viga hacia abajo y ésta, al recuperar su posición, accionaba una bomba alternativa que extraía el agua de la mina. Pero ambas presentaban un problema: su funcionamiento se basaba en calentar y volver a enfriar sucesivamente un depósito, lo que provocaba frecuentes roturas del mismo, además de suponer una pérdida energética que reducía el rendimiento de la máquina, la cual gastaba casi tres cuartos de la energía del vapor utilizado en calentar el pistón y el cilindro.
[2] ¿Se acuerdan de esta chorrada socialista?
[3] En 1777, volvió a casarse con Ann MacGregor, con quien tuvo dos hijos.
[4] El asunto es asimismo propio de las democracias populares, pútridos socialismos varios y otras especies diversas de organización política, pero en esos casos, el asunto es burdo y directo, y depende de la voluntad del mandamás de turno, que suele ser un criminal, con lo que la cosa se vuelve grotesca.
[5] Los técnicos se podrían referir a esto como rentas de situación. Hay que echarle algo de imaginación, pero una vez hecho, parece un fenómeno casi meteorológico.
[6] La leucemia mieloide o mieloblástica aguda, que representa el 40% de todas las leucemias en el mundo occidental, se produce por la proliferación anormal de las células madre hematopoyéticas de estirpe mieloide, que invaden la médula ósea e infiltran tejidos extramedulares.
[7] Técnicamente hablando. Se llama LeBron James.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *