LA CARTA DE LOS MARTES – 23 DE MARZO DE 2021

LA CARTA DE LOS MARTES – 23 DE MARZO DE 2021

En nombre de Dios Todopoderoso

Queridos amigos:

El 23 de marzo de 1766, Domingo de Ramos, fue el primer día de una revuelta popular que tuvo lugar en Madrid. Se la conoce por el Motín de Esquilache, una fuerte protesta ante las políticas desarrolladas por el ministro principal de Carlos IIILeopoldo de Gregorio, marqués de Esquilache.

Pronto iremos al motín en sí, pero antes convendría echar un vistazo a sus diversas causas. La primera, el desencadenante técnico del motín, fue un bando llamado de capas y sombreros[1].

El marqués de Esquilache servía al Rey desde su reinado en Nápoles (1759). Uno de sus objetivos era modernizar Madrid, ciudad insalubre e insegura. Para atacar el primero de los problemas canalizó las aguas sucias, pavimentó y alumbró las vías públicas y creó zonas ajardinadas. Para lograr un mayor nivel de seguridad, reeditó un viejo bando que ordenaba acortar la longitud de las capas y modificar los chambergos[2], pues ambos posibilitaban la ocultación del rostro y portar armas largas.

Pero eso no era todo. La ciudad llevaba tiempo sometida a escasez de pan (el alimento básico de los más pobres), cosa que se reflejaba en precios cada vez más altos[3]. Las medidas liberalizadoras del ilustrado Esquilache, en un entorno estamental que estaba muy lejos de constituir un mercado libre y abierto, posibilitaron el acaparamiento. La consiguiente reducción de la oferta hizo el resto.

Otro detalle era la condición de extranjero del marqués, nacido en Mesina, cuyo marquesado original era Squillace, municipio costero de la provincia de Catanzaro, en Calabria.

El motín no fue contra el Rey, la Monarquía, la Iglesia o la nobleza. Era una revuelta contra medidas vistas como ajenas en un entorno de escasez. Y fue apoyado e impulsado por grupos nobiliarios y hasta eclesiásticos[4] que buscaban objetivos sectarios, lo que convirtió el motín popular en motín de Corte.

Pues vayamos a los hechos. Una vez publicado el bando, surgieron por doquier insultantes pasquines muy cultamente redactados. Esquilache ordenó a los soldados ayudar a las autoridades municipales en el cumplimiento de la orden. Comenzaron las multas y tras ellas, la violencia. Los alguaciles acortaban en la misma calle las capas demasiado largas. En paralelo, algunos personajes estimulaban el descontento en ambientes marginales[5]. Y a las 16:00 se desencadenó el motín.

En la plazuela de Antón Martín, el populacho atacó un cuartelillo de alguaciles. Los agentes huyeron, el lugar fue saqueado y, con las armas sustraídas, los amotinados comenzaron a marchar por la calle de Atocha, sumando efectivos. Gritaban ¡Viva el Rey! ¡Viva España! ¡Muera Esquilache! En la plazuela del Ángel, un personaje, oculto dentro de una berlina, les entregó un escrito que justificaba la revuelta y acusaba a Esquilache de todos los males, incluido el alto precio del pan. En la Plaza Mayor ya eran una multitud. Allí detuvieron el carruaje del duque de Medinaceli, que acababa de dejar al rey en el Palacio Real. El duque se comprometió a transmitir al Rey sus peticiones.

Los amotinados llegaron a la vivienda de Esquilache. La asaltaron y mataron a cuchilladas a un sirviente. El ministro había huido. Al día siguiente, 24 de marzo, la muchedumbre se congregó ante Palacio. La guardia española no se movió, pero la guardia valona abrió fuego. Hubo bajas por ambos lados. Se entregó un documento al Rey[6]. Éste convocó con urgencia una reunión de consejeros. Los militares aconsejaron en su mayoría responder con la máxima firmeza. Los civiles eran partidarios de que satisfacer las demandas populares[7]. Ambos grupos culparon de todo a Esquilache. El rey aceptó el criterio de los civiles y salió a un balcón, asintiendo. La multitud se dispersó. La calma volvía a Madrid.

El 25 de marzo, Carlos III se fue a Aranjuez con toda su familia. La gente pensó que eso significaba que el Rey se desdecía. Se reanudaron los desórdenes. Carlos III, sabedor de su torpeza, preparó una carta en la que ratificaba su promesa de respetar las peticiones populares, cosa que condicionó al cese de los disturbios. Y así fue: la gente volvió a sus casas dando vivas al Rey.

Las consecuencias no se hicieron esperar. Esquilache fue desterrado. El marqués de la Ensenada fue excluido de la Corte. El conde de Aranda se convirtió en el hombre fuerte del nuevo gobierno. La Compañía de Jesús fue expulsada de los reinos de la Monarquía en 1767, medida aprobada por la mayoría del clero secular y regular. Capas y chambergos desaparecieron de las calles.

**

La noticia de esta semana es un artículo aparecido el 16 de octubre de 2020 en el blog Wattsupwiththat. Trata de los orígenes de la pandemia que está destrozando vidas y haciendas en todo el mundo, salvo en la República de China (Taiwan, Formosa, como ustedes la conozcan), Nueva Zelanda y Japón, sobre todo. El artículo es de Charles Rotter y versa sobre los orígenes del virus COVID-19.

Tiene el interés científico de quien busca el origen del mal en el interior (evidentemente) del Imperio del Mal, que en su día fue la Unión Soviética pero ahora es la República Popular China, ambos comunistas. Pero además de interés, tiene gracia. “¿A quién llama el virus papá?”. Podemos encontrar esta frase inicial, tan sugerente: “In the 1950s, oil geologist Michel Halbouty said that “oil is first found in the minds of men“, meaning that someone has to imagine the existence of an oil field before they can go out to find it. The same is true of most of the fruits of mental endeavour. Similarly, the COVID-19 virus is artificial so someone conceived it in his mind before it was created in the lab”.

El artículo es tremendo. Extraigo y traduzco algunas de sus perlas:

  • “Los microbios deliberadamente emergentes son los que han sido desarrollados por el hombre, generalmente para usos viles. El término “deliberadamente emergentes” se refiere tanto a agentes microbianos que acontecen naturalmente, como es el caso del Ántrax 6, como a organismos de bioingeniería tal como los creados por inserción de factores de virulencia genética que producen o agravan una enfermedad. Los microbios deliberadamente emergentes incluyen microorganismos o toxinas producidas de forma que causen el máximo daño por su facilidad de diseminación, infectividad potenciada y patogenicidad aumentada”.
  • “Por esta razón el consulado norteamericano en Wuhan visitó el laboratorio varias veces y escribió informes quejándose de los defectuosos estándares de bioseguridad prevalecientes en él. Se registró un percance en el Instituto de Virología de Wuhan. Hay imágenes satelitales donde aparecen bloques en las calles en torno al laboratorio entre los días 6 y 11 de octubre de 2019, lo que es consistente con una reducción del tráfico de teléfonos móviles en el edificio afectado”.
  • “El virus se disemina. El zinc inhibe la reproducción del virus. Los doctores en Wuhan recordaron un estudio de 2014 que mostraba que la cloroquina es un ionóforo de zinc y que funcionaba en el tratamiento de pacientes infectados. El 22 de mayo de 2020, The Lancet publicó un estudio que afirmaba que la cloroquina no funcionaba en el tratamiento de los pacientes infectados. Las autoridades médicas de todo el mundo reaccionaron retirando la cloroquina del tratamiento del virus de Wuhan. Las muertes aumentaron fuertemente dos semanas después”.

Todo el artículo es fascinante. Recomiendo calurosamente su lectura.

**

El avance tecnológico de hoy se halla en este artículo.

Como ven, es pura ciencia ficción. Nos cuenta que físicos teóricos proponen un motor de curvatura[8] para superar la velocidad de la luz. Lo hacen en un centro de investigación denominado Applied Physics[9] (New York).

No les cuento más. Si tienen un ratillo, lean. Si cuando terminen tienen la impresión de que les han tomado el pelo, ya somos dos. En fin, va a ser que algunos no tenemos la capacidad de ver más allá de los límites de la física. Meh!

He sentido lo mismo que al leer a Lacan, ese impostor. Va a ser que el rey está desnudo.

**

La frase de hoy pertenece al investigador francés Luc Montagnier, Premio Nobel de Medicina, quien ha afirmado – desde un principio – que el SARS-CoV-2 habría sido creado accidentalmente en un laboratorio chino. Montagnier ha declarado a la página web Porquoi, docteur?: “Eso de que el Covid-19 apareció tras una contaminación ocurrida en un mercado de animales salvajes, en Wuhan, es una bella leyenda. Imposible. Los científicos chinos son grandes especialistas. El virus salió de un laboratorio de Wuhan”.

Saludos
CDC


[1] Bando de 10 de marzo de 1766 “Quiero y mando que toda la gente civil… y sus domésticos y criados que no traigan librea de las que se usan, usen precisamente de capa corta (que a lo menos les falta una cuarta para llegar al suelo) o de redingot o capingot y de peluquín o de pelo propio y sombrero de tres picos, de forma que de ningún modo vayan embozados ni oculten el rostro; y por lo que toca a los menestrales y todos los demás del pueblo (que no puedan vestirse de militar), aunque usen de la capa, sea precisamente con sombrero de tres picos o montera de las permitidas al pueblo ínfimo y más pobre y mendigo, bajo de la pena por la primera vez de seis ducados o doce días de cárcel, por la segunda doce ducados o veinticuatro días de cárcel… aplicadas las penas pecuniarias por mitad a los pobres de la cárcel y ministros que hicieren la aprehensión”.
[2] El chambergo era un sombrero de ala ancha, redondo, con montera calada.
[3] El pan había duplicado su precio en cinco años, pasando de siete cuartos los 460 gramos en 1761 a 12 cuartos en 1766 y hasta 14 en los días anteriores al motín.
[4] Según las conclusiones de la Pesquisa Secreta efectuada por las autoridades desde abril de 1766.el motín fue planificado por los jesuitas y personalidades afines, como el marqués de la Ensenada, el Duque de Alba y sobre todo el conde de Aranda, así como otros ilustrados (Campomanes).
[5]Uno de ellos era conocido con el nombre de «tío Paco», que en Lavapiés pagaba a los chicos por gritar.
[6] 1.Que se destierre de los dominios españoles al marqués de Esquilache y a toda su familia. 2. Que no haya sino ministros españoles en el Gobierno. 3. Que se extinga la Guardia Valona. 4. Que bajen los precios de los comestibles. 5. Que sean suprimidas las Juntas de Abastos. 6. Que se retiren inmediatamente todas las tropas a sus respectivos cuarteles. 7. Que sea conservado el uso de la capa larga y el sombrero redondo. 8. Que Su Majestad se digne salir a la vista de todos para que puedan escuchar por boca suya la palabra de cumplir y satisfacer las peticiones.
[7] “Al pueblo se le dé gusto en todo lo que pide, mayormente cuando todo lo que pide es justo”.
[8] “El desplazamiento por curvatura, empuje por curvatura, o simplemente curvatura, también llamado impulso de deformación o impulso de distorsión es una forma actualmente ficticia de propulsión superlumínica nacida en el universo creado por la ficción de Star Trek.
[9] Si uno entra en su web, no hay nada de esto. Curioso
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *