LA CARTA DE LOS MARTES – 06 DE ABRIL DE 2021

LA CARTA DE LOS MARTES – 06 DE ABRIL DE 2021

En nombre de Dios Todopoderoso

Carta de los martes del 6 de abril de 2021

Queridos amigos:

El 6 de abril de 1606, la corte de Felipe III se trasladó de Valladolid a Madrid. Pero sabemos que la Corte ya había estado en Madrid. Así pues, ¿qué estaba pasando para justificar este vaivén? Pero antes, ¿por qué situó Felipe II la capitalidad, la sede de la monarquía en Madrid?

No fue por su población. Cuando Felipe II eligió Madrid en 1561, Toledo contaba con 60.000 habitantes, frente a los 30.000 de Madrid. No fue por estar cerca de la costa, como es obvio. No fue por estar junto a un río navegable. No fue por la implantación de nobles y eclesiásticos (Madrid carecía de obispado, durante siglos en Toledo), aunque acaso sea precisamente por eso…

Sí fue por su condición de cruce de caminos, por su posición central en el Reino de Castilla[1] y en la península ibérica[2]. Sin duda lo fue por su abundancia de aguas, su clima (mucho mejor que el de Valladolid o Toledo) y la salubridad de su entorno, bendecido por la sierra de Guadarrama.

Sí fue por la existencia del Alcázar, fortaleza relevante, espaciosa y que ya era ocupada con alguna frecuencia por los reyes, que les permitía asimismo acudir a Los Jerónimos y, en otro orden de cosas, a los cazaderos de la Casa de Campo y del monte de El Pardo.

Por último, no echaremos en saco roto las preferencias mostradas por Isabel de Valois, tercera esposa de Felipe II y la preferida de éste. La reina apreciaba las bondades del clima de Madrid y la alegría de sus gentes.

Así las cosas, ¿por qué pasó la capitalidad de Madrid a Valladolid?

Felipe III nació en Madrid el 14 de abril de 1578. Fue hijo y sucesor de Felipe II y de Ana de Austria. En su reinado, España alcanzó su máxima expansión territorial. Su afición al teatro, a la pintura y, por encima de todo, a la caza era tal que le indujo a delegar el gobierno en su valido, amigo personal y hombre de confianza Francisco Gómez de Sandoval-Rojas y Borja[3], Gentilhombre de Cámara de Felipe II,​ Virrey y Capitán General del Reino y Costas de Valencia, Consejero de Estado, Consejero de Guerra, Alcaide del Castillo de Burgos, de la Casa real y bosque del Abrojo y bosque de la Quemada y de la Huerta del Rey, V marqués de Denia, Sumiller de Corps[4] de Felipe III y Caballerizo Mayor de Felipe III, nombrado en 1599 Duque de Lerma. A su vez, éste delegó en su valido[5] personal, Rodrigo Calderón de Aranda, el “valido del valido”.

El Duque de Lerma se dedicó a mantener la paz internacional[6], a expulsar a los moriscos y a enriquecerse personalmente. En este tercer ámbito, probablemente el primero de su interés, el Duque de Lerma se afanó durante un tiempo en comprar gran número de solares, casas y palacios en Valladolid, a precios muy bajos, pues Valladolid no presentaba expectativa de crecimiento alguno.

Una vez hecha la cartera inmobiliaria, el Duque influyó para que Felipe III trasladara la Corte a Valladolid, ciertamente más próxima que Madrid a su finca de Lerma (Burgos), en 1601. El desplazamiento de la Corte a la ciudad castellana supuso de inmediato y per se el traslado de un gran número de funcionarios, cortesanos, nobles, artistas y otra tipología de personas vinculadas al Rey y su entorno. Todos ellos necesitaban alojarse.

El inmediato aumento de la demanda de alojamiento provocó una fuerte subida de precios en el sector inmobiliario, movimiento que sin duda había previsto el Duque. Éste aprovechó la circunstancia para vender los activos que había ido acumulando, enriqueciéndose en el proceso.
Paralelamente, en Madrid, y como reflejo especular de lo que había acontecido en Valladolid, los precios de los inmuebles se hundieron, pues todos los personajes que se habían desplazado a la Corte en su nueva ubicación vendían sus bienes de manera simultánea. ¿Adivinan quién se dedicó en cuerpo y alma a comprar barato en Madrid en esa tesitura? Efectivamente, el mismo Duque de Lerma. ¿Y que hizo este especulador aprovechando su absoluto control del mercado derivado de su ascendiente sobre el Rey? Pues comprar barato en Madrid … para esperar el momento de la vuelta de la Corte a la Villa de Madrid.

Eso ocurrió (volvamos por un momento al principio de la Carta de hoy) en 1606. Ya conocen la historia: los precios de Madrid se dispararon acto seguido y el listillo pudo aprovecharse una segunda vez de circunstancias que había preparado cuidadosamente. El enriquecimiento del duque de Lerma[7] fue desmesurado, escandaloso, reiterado.

El Duque no pagó por ello de inmediato, pero se granjeó la enemiga de poderosos agentes en el interior de la Corte. El jesuita Jerónimo de Florencia, Baltasar de Zúñiga, el Duque de Uceda y el confesor real, fray Luis de Aliaga, maniobraron para desembarazarse del Duque de Lerma. Finalmente, el 4 de octubre de 1618, el Rey comunicó el cese de su favor. Previamente, en marzo de 1618 Lerma había sido nombrado cardenal de San Sixto. Y es que a la vista de cómo se estrechaba el cerco en torno a él, el Duque encontró la manera de salvar la cabeza: solicitó a Roma y obtuvo de ella su nombramiento como Cardenal, lo que consiguió en 1618[8]. Murió en Valladolid en 1625, retirado de la vida pública, muerto de risa probablemente. En 1621 su valido, Rodrigo Calderón de Aranda, fue ajusticiado en la plaza Mayor de Madrid.

Tras todo este escándalo, Madrid fue creciendo y concitando la presencia de los nobles y las instituciones. Todos ellos se concentraron en torno al Alcázar (luego Palacio Real) y el Buen Retiro, así como en los Reales Sitios (Aranjuez, La Granja, El Escorial, El Pardo (siguiendo la sucesión de las estaciones). Y también en las proximidades de la Casa de Campo, la Moncloa, La Florida… todo ello siguiendo al Rey, aunque sólo las cúpulas de los organismos lo hacían, quedando las estructuras administrativas permanentemente en Madrid.

A la Corte siguió la cultura y las Artes (Academias, Museos, la Biblioteca Nacional … ). En el Siglo XVIII llegó Correos, la Aduana y el fruto del latrocinio a la Iglesia consecuencia de la desamortización. La República prolongó la Castellana e inició la construcción de los Nuevos Ministerios. Tras un período en el que la capitalidad pasó a Valencia, Salamanca o Burgos, Madrid, en el período de Francisco Franco y tras el cambio de régimen, volvió a ser la gran capital que ahora es.

**

La noticia de esta semana se refiere a nuevas actuaciones de la potencia asiática emergente.
La República Popular China se ha lanzado a una política de presiones, imposiciones y boycotts a cuantos se le oponen en algún ámbito. Esa política alcanza niveles espectaculares. Tras haber infectado al mundo con una pandemia que sigue arrasando a la inmensa mayoría de los países, hace valer ahora su ilimitada voluntad imperialista. Ataca a empresas que en su día cometieron el error de invertir en la RP China y, tras verse sistemáticamente presionadas y burladas, ven ahora cómo se las somete a boycott. La codicia ciega bastante.

Aparentemente, estas medidas son una reacción a movimientos de los EEUU y la UE en relación con la brutal represión[9] china de la población uigur, pero es necesario elevar el tiro para ver por dónde van a ir los próximos movimientos de Pekín.

Está claro que la RP China (y su PCCH al frente) ha alcanzado rumbo de colisión con la UE (un genuino gigante con pies de barro o, como diría el mayor asesino de la historia de la Humanidad por sus cifras[10], un tigre de papel) y con los EEUU, cuya actual presidencia debe parte de su éxito precisamente a su archienemigo. Esto se anima. Permanezcan atentos a la pantalla.

**

El avance tecnológico de hoy es inquietante. Se refiere a un arma. Lo es porque la desarrolla el Pentágono, pero se sabe porque se trata de los EEUU. Pueden ustedes tener la certeza de que Rusia (una adelantada a su época en esta materia) y la propia RP China están investigando mecanismos análogos.

El título es muy orientativo: “El Pentágono[11] desarrolla partículas invisibles para controlar tu cerebro”.

El artículo habla de un proyecto, BrainSTORMS, que intenta desarrollar un conjunto de herramientas para supervisar y posteriormente controlar una tras otra los 80.000 millones de neuronas del cerebro. Y ¿quién está al mando de esta iniciativa? Pues un ruso y un chino étnico. Sakrat Khizoev[12] y Ping Liang, éste de la University of California Riverside.

La hipótesis es que al cerebro no se puede acceder profundamente vía electrodos por la complejidad del órgano. Es más eficiente y seguro acceder a cada neurona asignando a cada una la correspondiente nanopartícula[13] de vigilancia y control. Niñeras sindicadas, por entendernos. Y como están unidas a la máquina-madre externa por vía inalámbrica, desde esa unidad de control se podrá ordenar lo que haga falta.

El origen de este mecanismo holístico es médico, orientado a suplir discapacidades, pero ahora se va a aplicar a usos militares. Y después – esto no lo dice el articulista – ya veremos de controlar lo que haga falta.

El texto parece sacado de un compendio de ciencia-ficción. Presenta perspectivas que, desde un punto de vista médico, prometen. Pero recuerden: está DARPA detrás. Y de Rusia y China nada sabemos.

Siempre se ha oído decir que lo más parecido a un Nirvana real era el Imperio Austro-Húngaro, y que su ruptura supuso el principio de las grandes carnicerías en Europa y después, en el mundo. La afirmación es matizable, por supuesto, pero a la vista de lo que se va preparando, igual echan – los que queden – la vista atrás con nostalgia.

**

La frase de hoy es de George Orwell (seudónimo de Eric Arthur Blair), quien ya ha esculpido alguna más en estas páginas. Fue escrita hace casi 100 años, pero se mantiene plenamente vigente. Y así seguirá: «En nuestra época no existe tal cosa como “mantenerse fuera de la política”. Todas las cuestiones son cuestiones políticas, y la política misma es una masa de mentiras, evasivas, tonterías, odio y esquizofrenia». Efectivamente. Y desde que nos despertamos hasta que conciliamos el sueño se nos abruma con el relato de esa interminable miseria.

Saludos
CDC

 


[1] En Madrid se celebraron las Cortes de Castilla en nueve ocasiones desde 1309, lo que la sitúa como la cuarta ciudad de Castilla en el número de convocatorias de Cortes.
[2] A corta distancia se halla el centro geográfico de la península; es en el Cerro de los Ángeles, término municipal de Getafe.
[3] Su abuelo materno fue Francisco de Borja (San Francisco de Borja). Pertenecó a una familia con rancia tradición en el cargo de Adelantado de Castilla (un adelantado era un alto dignatario que llevaba a cabo o adelante una empresa pública por mandato, por cuenta y bajo designio real) desde 1412.
[4] Cosa que le permitía utilizar el sello real.
[5] Este tipo de personas, que ejercían cargos son título oficial, eran conocidas en el siglo XVII como privados, validos o, con menor frecuencia, favoritos. Su existencia era común en Europa por aquél entonces. Hubo precedentes en Castilla: recuérdese a Álvaro de Luna con Juan II.
[6] En 1609 se firmó la tregua con los Países Bajos.
[7] No sólo fue él; su entorno, el conde de Lemos y el marqués de Siete Iglesias, sacaron asimismo tajada.
[8] Cuando obtuvo el cardenalato se recitó por Madrid una coplilla que decía: «Para no morir ahorcado, el mayor ladrón de España, se viste de colorado».
[9] Que incluye el trabajo forzoso de sus miembros, en beneficio de empresas chinas. El fenómeno en sí no es nuevo, pero sí es ahora cuando empresas e instituciones occidentales parecen despertar de su largo letargo colaboracionista.
[10] Que también era chino, que también era comunista: Mao Tse Tung.
[11] Más concretamente DARPA, acrónimo de Defense Advanced Research Projects Agency.
[12] Este es parte de su CV, tal y como aparece en la Universidad de Miami.
[13] MENP (nanopartículas magneto-eléctricas, por sus siglas en inglés)
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *