LA CARTA DE LOS MARTES – 22 DE JUNIO DE 2021

LA CARTA DE LOS MARTES – 22 DE JUNIO DE 2021

En nombre de Dios Todopoderoso

Carta de los martes del 22 de junio de 2021

Queridos amigos:

El 22 de junio de 1372, una flota de Castilla derrotó a otra inglesa en el puerto atlántico francés de La Rochelle. El hecho se enmarcó en la Guerra de los Cien Años.

La Guerra de los Cien Años fue un enfrentamiento entre los reinos de Francia e Inglaterra. Comenzó en mayo de 1337 y finalizó en octubre de 1453. Se inició como una disputa dinástica para controlar los territorios que los monarcas ingleses habían conquistado desde 1154 en el continente y terminó tras varias derrotas sucesivas del ejército inglés. Inglaterra se retiró a las islas, aunque mantuvo en su poder la ciudad de Calais hasta 1558.

La circunstancia que motivó la batalla naval que ilustra la efemérides del día fue la reanudación de las hostilidades en 1369 por parte de Carlos V de Francia, en abierta violación del Tratado de Brétigny, de octubre de 1360. Con toda probabilidad, lo hizo porque contaba con el apoyo de Enrique II de Castilla, cuya poderosa armada podía desequilibrar la situación a su favor.

La alianza franco-castellana provenía de la guerra civil castellana (13661369), en la que Enrique de Trastámara (después Enrique II), queriendo anular la ventaja que su oponente Pedro I había forjado al coaligarse con Inglaterra, firmó con Carlos V de Francia un acuerdo de cooperación militar.

El rey francés pretendía conquistar La Rochelle para hacerse después con el Ducado de Guyena[1], en poder de Inglaterra. Sus tropas atacarían por tierra y la armada castellana, por mar. Pidió a Enrique II que enviara una flota y éste dispuso 22 navíos (sobre todo galeras[2], con alguna nao[3]) a las que se iban a unir en Santander algunas unidades francesas, que nunca llegaron. Al mando iba el almirante Ambrosio Bocanegra, acompañado por Fernán Ruiz Cabeza de Vaca, don Fernando de Pión y Ruy Díaz de Rojas, merino mayor de Guipúzcoa.

Eduardo III de Inglaterra, sabedor de la importancia de La Rochelle, se propuso defenderla a toda costa. Formó una armada, cuyo mando otorgó a su yerno Juan de Hastingsconde de Pembroke. Se cree que la flota inglesa estaba integrada por 36 naos y 14 buques de transporte que llevaban hombres, material y dinero para atender a la guerra en la Guyena.

La escuadra inglesa llegó primero a La Rochelle y los barcos quedaron fondeados cerca de la bocana del puerto El día 21, cuando llegó la flota castellana, atacó a pesar de su inferioridad numérica. Tras haber estudiado el escenario, Bocanegra ordenó la retirada.

Los ingleses lo consideraron cobardía, pero no lo era, como se pudo ver al poco. En realidad, se trataba de una estratagema. Bocanegra conocía bien el entorno y decidió esperar unas horas hasta la llegada de la bajamar. Según calculó, en esas circunstancias, las muy cargadas naos inglesas quedarían varadas y serían presa fácil.

Dicho y hecho. En la madrugada del 23 de junio de 1372, durante la bajamar, la flota castellana[4] reapareció en el acceso a La Rochelle y empezó a lanzar proyectiles incendiarios[5] contra los inmóviles barcos ingleses. Éstos comenzaron a arder. Muchos se hundieron y los que no, fueron capturados. Al finalizar el combate, el conde de Pembroke fue apresado por los castellanos, junto a 400 caballeros[6] y 8.000 soldados destinados a la guerra en la Guyena. Murieron unos 800 hombres. Los castellanos se quedaron asimismo con el dinero en metálico que el rey de Inglaterra había enviado para pagar a las tropas. La derrota inglesa fue total[7].

La costumbre de la época era finiquitar a los vencidos in situ, se hubieran rendido o no. Bocanegra tuvo con ellos un gesto humanitario excepcional. Pembroke y setenta de sus caballeros fueron enviados a Burgos para que el Rey dispusiera. Éste los entregó al condestable francés Bertrand du Guesclin. Pembroke murió durante el cautiverio.

El primer efecto de la derrota inglesa fue permitir la conquista de La Rochelle, dos meses después. La pérdida de La Rochelle, de los soldados, de los recursos financieros y de las naves creó enormes dificultades a Inglaterra. En última instancia, el resultado fue la pérdida de la Guyena a manos de Francia.
El segundo efecto fue que la Corona de Castilla se consolidó como primera potencia naval en el Atlántico, lo que habilitó un amplio mercado a sus marinos, sobre todo vascos y cántabros organizados en la Hermandad de las Marismas. Castilla reemplazó a Inglaterra en el comercio de lana con Flandes. Ello, a su vez, supuso el auge económico de Castilla, lo que hizo de Burgos una las ciudades más importantes de Europa occidental.

**

La locura comunista criminal[8] desatada por el movimiento Black Lives Matter vertebra la noticia de esta semana

Ustedes recordarán la ola de crímenes que se desató en los EEUU desde 2019 con el objetivo declarado de descabalgar el presidente Donald Trump de la Presidencia de los EEUU. Lo lograron, para lo que tuvieron que recurrir a boycotts en prensa y plataformas de comunicación, ataques constantes a la persona, al político y a su entorno, falsedades con consecuencias enormes (el caso del Dr. Anthony Fauci es sólo uno de ellos) y al envilecimiento de las elecciones presidenciales. La prensa progre (es decir, la prensa) silenció parte, justificó todo y lo multiplicó.

Uno de los epifenómenos (pues la violencia ya se había desatado) de esa brutalidad callejera enmarcada en el movimiento woke fue la manipulación mediática de la muerte de un ciudadano norteamericano de raza negra[9] a manos de un policía de raza blanca. La consecuencia fue la aparición de un movimiento dentro del otro movimiento[10] que exigía reducir severamente los presupuestos para el funcionamiento de las fuerzas policiales.

Esto lo cuenta bien Mario Noya en el artículo al que el enlace conduce. El de-fund[11] (lo mismo, pero en inglés) fue adoptado en varias ciudades. Y lo que pasó fue lo esperable: un fuerte aumento en el número y gravedad de los crímenes registrados. Pero no fue un aumento moderado sino, en algunos casos, del 2.000%. Los datos se hallan en el artículo, que menciona la situación en las ciudades de Portland, Los Angeles, Minnesota, Seattle o Nueva York.

Hay una frase en el texto que extraigo y transcribo, tal cual. Ya lo he hecho hace meses, pero nunca está de más poner de relieve las mentiras de los progres: “Los negros, que son el 13% de la población de EEUU, representan el 54% de las víctimas de homicidio (2019). La abrumadora mayoría de las víctimas negras de homicidio (89%) mueren a manos de individuos negros (2018)”. Esto es parecido a lo que se da en los medios y el espectro político de izquierdas en España tras el hallazgo del cadáver de la hija mayor (6 años) de un miserable, padre de la niña, al que no le queda otra salida que la muerte tras su filicidio.

Por supuesto que los ciudadanos del común no quieren que la policía desaparezca de las calles, que eso es deseo únicamente de comunistas y otra gente de buen vivir, pero ¿a quién le importa? A la prensa del mainstream, no.

**

El avance tecnológico de esta semana nos presenta un hallazgo esperanzador. Esperanzador porque si el celacanto no se había extinguido, como reiteradamente se nos había estado diciendo desde las instancias científicas asociadas, eso mismo podía ocurrir con otras especies igualmente elusivas. El Alca gigante (Pinguinus impennis) no volverá, ciertamente, pero eso de la gran extinción es otra historia neomalthusiana para no dormir.

¿Qué es un celacanto? Los celacantos son peces de aletas lobuladas que se creían extintos desde el Cretácico hasta que, en 1938, un ejemplar vivo fue capturado en la costa oriental de Sudáfrica. Se pensaba que se trataba de un relicto[12], pero como van a ver, no era así. Simplemente, faltaban datos. Ahora que se dispone de ellos, la ciencia ubicará a la especie en su lugar.

Los celacantos aparecieron en el período Devónico (hace 400 millones de años), aunque la mayor cantidad de restos fosilizados pertenecen al Carbonífero (hace 350 millones de años).

Tras el ejemplar de 1938 apareció otro en 1952 en las islas Comores, situadas en el Océano Índico entre Madagascar y Mozambique, a 2.500 km. de Sudáfrica. En 1987 se tomaron las primeras imágenes submarinas del Celacanto en su medio natural.

Tras esta introducción, el titular del artículo alcanza todo su sentido. Han encontrado otro ejemplar. “Un pez fósil llamado celacanto ha sido redescubierto accidentalmente por un grupo de pescadores de tiburones sudafricanos”. La ayuda de redes avanzadas ha permitido encontrar el celacanto en su medio, habitualmente entre 110 y 165 metros bajo la superficie del mar. El artículo incurre en alguna inexactitud, pero en lo esencial, pone el acento en otro hallazgo de interés. Y en el peligro que para la conservación de la especie suponen las nuevas redes, desde luego.

**
La frase de hoy es de un escritor norteamericano, John Perazzo. Está reflejada en el artículo de Mario Noya a mitad de esta carta: «La idea de que hay un racismo blanco omnipresente que se manifiesta en unos niveles inaceptablemente altos de violencia blanca contra los negros es una de las mentiras más destructivas y monstruosamente perversas de nuestro tiempo».

Saludos
CDC


[1] Guyena (Guyenne) se correspondía aproximadamente con la provincia romana de Aquitania Secunda y la archidiócesis de Burdeos, al sudoeste del país. El nombre Guyenne proviene de Aguyenne, una transformación popular de Aquitania (Aquitaine).
[2] La galera (del griego γαλέα, galéa) fue un tipo de barco muy utilizado por muchas poblaciones distintas desde la antigüedad hasta el final de la edad de la vela. Era un barco impulsado por remos y en ocasiones, también por el viento. Tenía una o más velas grandes.
[3] En los siglos XIV, XV y primera mitad del XVI, nao se refirió a un tipo de buque con un elevado francobordo, tres mástiles con velas cuadras y castillos tanto en proa como en popa.
[4] Aprovechando del menor calado y la mayor ligereza de sus galeras.
[5] Con la ayuda probablemente de sencillas bombardas ligeras.
[6] Un caballero valía su peso en oro a la hora de pedir un rescate.
[7] Y por si ello fuera poco, durante el viaje de vuelta hacia Santander, Bocanegra hizo presos a otros cuatro barcos ingleses a la altura de Burdeos.
[8] Valga la redundancia.
[9] George Floyd.
[10] Estos movimientos sí les gustan.
[11] “Según una encuesta de Gallup publicada el pasado marzo, sólo el 18% de los norteamericanos apoya la campaña Defund The Police, excitada por el movimiento ultra Black Lives Matter, respaldado por la abrumadora mayoría del establishment político, económico, cultural, deportivo y mediático del país. Los negros la apoyan menos (28%) que los demócratas (34%)”.
[12] En biología, un relicto se refiere a los ejemplares supervivientes de asociaciones biológicas, o a especies vivas con una distribución muy reducida por causas naturales
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *