LA CARTA DE LOS MARTES – 23 DE NOVIEMBRE DE 2021

LA CARTA DE LOS MARTES – 23 DE NOVIEMBRE DE 2021

“En nombre de Dios Todopoderoso”

Carta de los martes del 23 de noviembre de 2021

Queridos amigos:

El 23 de noviembre de 1248, tropas cristianas al mando de Fernando III – el Santo -reconquistaron Sevilla tras más de cinco siglos de dominio musulmán. Fue el colofón de una larga y exitosa carrera de recuperación de Hispania por parte del rey de Castilla y León.

¿Por qué se le llama “El Santo”? Porque lo era. Su profunda y constante religiosidad y el recuerdo de una vida sin tacha erigieron en torno al Rey fama de santidad. El proceso de beatificación comenzó en 1628 y en 1655 fue declarado beato (1, ver notas al final del artículo). En 1671, el papa Clemente X extendió su culto a España entera y en 1672, el mismo Papa lo canonizaba. Reinaba en España Carlos II. Fernando III El Santo nació en Peleas de Arriba (Zamora) (2), el 24.VI.1201. Fue rey de Castilla entre 1217 y 1252, y de León entre 1230 y 1252. Conquistó (sin ánimo de ser exhaustivo (3)) Córdoba, Murcia, Jaén y finalmente, Sevilla. Fue hijo de Berenguela, reina de Castilla, y de Alfonso IX, rey de León; unificó dinásticamente ambos reinos, separados desde 1157 (4).

Durante su reinado se reconquistaron los reinos de Jaén, Córdoba, Sevilla y el resto de Badajoz. Tras su reinado, los musulmanes sólo poseían Niebla, Tejada, Murcia y Granada (5).

La infancia de Fernando fue complicada, debido sobre todo a la anulación (6) del matrimonio de sus padres por consanguinidad (7) (no antes de haber traído al mundo cinco vástagos). Las sucesivas muertes de los herederos a ambos tronos hicieron recaer sobre él tanto Castilla como León. Superadas las usurpaciones nobiliarias de turno y la voluntad decidida de Alfonso IX de León de hacerse con Castilla a la muerte de Enrique I, que había sucedido a Alfonso VIII, Fernando fue proclamado Rey de Castilla en junio de 1217 (8).

Cuando murió Alfonso IX en 1230, Fernando reclamó y obtuvo la corona de León. Como hijo de Alfonso, a pesar de la existencia de Sancha y Dulce, habidas en su matrimonio con Teresa de Portugal y la lucha dinástica consiguiente, Fernando obtuvo la primacía del Reino de León (9). La unificación de Castilla y León, más la ulterior pacificación de Galicia, puso fin a los continuos choques fronterizos entre los dos reinos, que habían obstaculizado desde el Siglo XI el objetivo estratégico principal: la Reconquista.

Pero vayamos a la efemérides. Después de unificar sus reinos, Fernando lanzó diversas campañas en Andalucía, que le valieron múltiples victorias y conquistas (no todas por la fuerza de las armas), las más importantes de las cuales fueron las de Córdoba (29 de junio de 1236) y Jaén (marzo de 1246). Faltaba Sevilla. Ya en octubre de 1246, Fernando y el Rey de Granada (vasallo suyo, a estas alturas) tomaron Alcalá de Guadaira. Y ese mismo invierno llegó la hora de asaltar Sevilla.

El río Guadalquivir dificultaba el asedio, así que Fernando III encomendó a Ramón Bonifaz armar una flota para el verano de 1247. Mientras tanto, obtuvo Carmona, Lora del Río, Cantillana Reina, Constantina, Gerena y Alcalá del Río. La flota de Bonifaz (13 galeras y algunos navíos de menor envergadura) llegó desde Cantabria al Guadalquivir la primera quincena de julio de 1247.

La flota cristiana atacó a la musulmana, que era superior en número, y la venció. Ya no habría refuerzos marítimos para Sevilla. A partir de ahí y empezando el 20 de agosto de 1247, se desarrolló una guerra de desgaste en todos los ámbitos (10), que duró el invierno entero. A finales de marzo de 1248 se unió al combate el heredero de la Corona, el infante don Alfonso, junto con el de Portugal, Pedro de Urgel, algunas tropas catalanas y aragonesas y numerosos guerreros castellanos, leoneses y gallegos.

La ciudad de Sevilla carecía de reservas y el cerco era cada día más estrecho. En mayo, la única vía de contacto con el exterior (11) era el puente de Triana (12). El rey Fernando decidió inutilizarlo. Ramón de Bonifaz y Rui Pérez lanzaron el 3 de mayo de 1248 sus dos naves más pesadas, cargadas con piedras, contra las cadenas que unían las barcas que lo formaban. El puente cedió y Sevilla quedó aislada del Aljarafe y del castillo de Triana, el cual se rindió acto seguido.

El hecho de no recibir el auxilio solicitado a los hafsíes del Maghreb, junto con la pérdida de Triana, obligó a los musulmanes a capitular. Quisieron primero conservar la mitad de la ciudad, luego un tercio, y como nada de eso funcionó, capitularon incondicionalmente el 23 de noviembre de 1248, entregando la ciudad entera. El caíd Axataf entregó las llaves a Fernando III. Los vencidos dispusieron de un mes para abandonar Sevilla.

El 22 de diciembre de 1248 entró solemnemente el rey Fernando en la ciudad. Parecía que la Reconquista estaba próxima a finalizar, pues sólo quedaban en manos musulmanas los reinos de Murcia y de Granada, ambos vasallos de Fernando III. Hubieron de pasar 244 años más, sin embargo.

Cuentan las crónicas que, tras la reconquista de Sevilla, pasaron a dominio cristiano Jerez de la Frontera, Medina Sidonia, Alcalá de los Gazules, Vejer de la Frontera, El Puerto de Santa María, Cádiz, Sanlúcar de Alpechín, Rota y Trebujena.

Fernando III se quedó en Sevilla los más de tres años que le restaban de vida; sólo se ausentó para ir a Córdoba y Jaén en febrero y marzo de 1251. El 30 de mayo de 1252 falleció en el Alcázar, rodeado de sus hijos habidos con Beatriz de Suabia, Alfonso, Fadrique, Felipe y Enrique, de su segunda esposa, Juana de Ponthieu, y de los tres vástagos que tuvo con ella; Fernando, Leonor y Luis.

La noticia de esta semana es una recurrente, pero que demuestra la incesante descomposición moral de las sociedades. Se trata de la compra de bebés ajenos, sea cual sea la forma de hacerlo. El artículo comenta bien la anécdota, pero acaso valga la pena remontarse a la categoría. Y ésta es, desde un punto de vista estrictamente económico que, si hay demanda de bebés, habrá oferta que la colme. A partir de ahí, los precios ajustarán las operaciones.

Es Tailandia esta vez, como antes lo fue Ucraina. Cuando es legal como cuando es ilegal, el fenómeno existe. En uno como en otro caso, los encargos convierten a las madres de alquiler en ganado. Cuando es legal, las mafias que se enriquecen con el tráfico se debilitan y cuando es ilegal y se prohíbe, engordan. Y nos encontramos, por otra parte, con que el negocio del aborto va viento en popa en un Occidente corroído por el marxismo cultural. Es curioso que las trabas para evitar abortos y entregar en adopción a los niños nacidos no se materialicen. Las autoridades se complacen en la muerte de los no nacidos y hacen la vista gorda ante la compraventa de nacidos. Otro día hablaremos del significado de auctoritas (13), potestas e imperium.

Liberales a la violeta habrá que defiendan a capa y espada el tráfico: laissez faire, laissez passer. Nada acerca de la condición sagrada de la vida humana, convertida en mercancía. Igual defenderán el tráfico de órganos. Y si no lo hacen con la esclavitud (total, hay demanda y seguro que aparece la oferta para satisfacerla) es por pura cobardía: no se atreven contra el mainstream. Puestos a aceptar cuanto el mercado demande, ¿nada que decir de los sicarios?

Todo está inventado: evitemos que haya personas que recurran al aborto por desesperación con instituciones públicas y privadas que se hagan cargo de los nacidos hasta que las familias sin descendencia soliciten acoger a uno de ellos como hijo propio. Sin pago por ello. Sin ánimo de lucro. Este es un caso en que el lucro es criminal. Y en materia social y ética, ya está todo inventado.

El avance tecnológico de esta semana Biden gives $5 million in taxpayer dollars to UN for ‘portable abortion devices’ abroad – LifeSite (lifesitenews.com) es, en realidad, un retroceso tecnológico y un crimen. El peor presidente (14) de los EE. UU., ni siquiera superado por James Earl Carter (15), ha patrocinado un movimiento de exportación de medicamentos y objetos portátiles para asesinar criaturas en el extranjero. La iniciativa, sin adelantos tecnológicos esta vez, fue iniciada por Henry Kissinger (16) hace unos 47 años. Misma idea, mismo país: somos demasiados y hay que matar a los que sobran (que nunca son de los suyos, curiosamente, y mucho menos ellos mismos).

Lean si les parece el artículo de Lifesitenews. Está claro. Excusen que no lo haya encontrado en español. Y disfruten de la extraordinaria fotografía del presidente de los EE. UU.

La frase de hoy es de Fernando III El Santo. La pronunció en la hora de su muerte. “Señor: me diste reino que no tenía, y honra y poder que no merecí; dísteme vida, ésta no durable, cuanto fue tu voluntad. Señor, gracias te doy y te devuelvo el reino que me diste con aquel provecho que yo pude alcanzar y ofrézcote mi alma”.

Cordiales saludos

José-Ramón Ferrandis

Director

———————————-

  1. Eso sí, limitado al ámbito de Sevilla y a la capilla de los Reyes.
  2. En Peleas de Arriba existía un monasterio fundado por un religioso, Martín Cid. En el albergue del monasterio, próximo a éste, nació Fernando. En 1232, Fernando III trasladó el monasterio a su exacto lugar de nacimiento, un paraje llamado Valparaíso. El Monasterio de Nuestra Señora de Valparaíso existió hasta la desamortización, en 1835,cuando cayó víctima de un gobierno confiscador, amigo de lo ajeno.
  3.  Por orden cronológico, Quesada, Priego, Loja, Baeza, Cazorla, Jerez, Trujillo, Úbeda, Medellín, Córdoba, Albacete, Chillón, Gahete, Pedroche, Santa Eufemia, Obejo, Setefilla, Hornachuelos, Almodóvar, Luque, Lucena, Santaella, Montoro, Aguilar, Baena, Écija, Marchena, Morón, Osuna, Estepa, Jaén, Alcalá de Guadaira y Sevilla. Hay más poblaciones y muchos castillos en la lista completa. Es fama que, cuando Fernando accedió al trono, su reino alcanzaba 150.000 Km2. Al heredar León sumó otros 100.000. Con las conquistas se hizo con 120.000 adicionales. Éstos, más feraces, los repobló con cristianos castellanos, leoneses y gallegos.
  4.  Cuando Alfonso VII el Emperador, al morir, los repartió entre sus hijos, los infantes Sancho y Fernando.
  5.  Murcia y Granada como feudo de Castilla.
  6.  Inocencio III declaró nulo en 1203. Alfonso era tío carnal de Berenguela.
  7.  Ese problema recomendó a los consejeros de Fernando casar a éste con una princesa con la que no tuviera lazos de sangre. La encontraron a mediados de 1219 en la corte de Federico II de Alemania. En Hagenau (Alsacia) se acordó el matrimonio entre Beatriz de Suabia (optima, pulchra, sapiens et pudica, es decir, buenísima, bella, sabia y modesta, al decir del cronista Rodrigo Ximénez de Rada), hija de Felipe de Suabia, rey de Romanos y duque de Suabia, y de Irene Ángelo, hija de Isaac II Ángelo, emperador del Imperio romano de Oriente, con la que tuvo diez hijos. Se casaron el 30 de noviembre en Las Huelgas Reales (Burgos).
  8.  La coronación oficial tuvo lugar en Valladolid el 2 ó 3 de julio.
  9.  Tras una reunión entre las dos reinas consortes, Teresa de Portugal y Berenguela de Castilla, la firma de la Concordia de Benavente (o Tratado de las Tercerías) el 11 de diciembre de 1230 dejó el terreno libre a Fernando a cambio de compensaciones monetarias y la cesión de algunos castillos mientras las infantas vivieran.
  10.  Incluyó hostigamiento de las tropas andalusíes, destrucción de cosechas, ataques a los intentos de avituallamiento y asaltos a los arrabales de la ciudad.
  11.  El emir de Niebla enviaba refuerzos y víveres a través del puente desde la fortaleza de San Juan de Aznalfarache.
  12.  Era un puente de barcas. Los árabes no pudieron erigir un puente de piedra o madera y optaron por uno de pontones. En 1171 construyeron un puente de 13 barcas, amarradas entre sí con cadenas, sobre las que se apoyaban sólidos tablones de madera.
  13.  Etimológicamente proviene del término latino auctoritas-atis, que significa garantía, responsabilidad, confianza, crédito, fe. “Corresponde a una figura caracterizada por su saber y/o habilidad, que no necesariamente requiere la asignación formal de un título o emblema que lo distinga en su función, acarreando un nivel de responsabilidad acorde a las circunstancias, esgrimiendo una imagen orientativa y justa de orden y respeto”.
  14.  Si tenemos en cuenta los ratings de aceptación, sin descontar el masivo apoyo de que goza en los medios mainstream.
  15.  Conocido por Jimmy. Fue el trigésimo noveno presidente de los EE. UU. Nació en 1924. Sigue con vida.
  16.  Entonces secretario de Estado en la presidencia de Richard Nixon. Se responsabilizó de un texto neomalthusiano que pretendía reducir la población del mundo. Su título es National Security Study Memorandum 200 (“Memorándum 200 sobre la Seguridad Nacional”), de 10 de diciembre de 1974. Es éste informe-kissinger-completo.pdf (planoexistencial.com)
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *