LA CARTA DE LOS MARTES DEL 17 DE MAYO DE 2022

LA CARTA DE LOS MARTES DEL 17 DE MAYO DE 2022

Queridos amigos:

El 17 de mayo de 1886 nació[1] en el Palacio Real de Madrid Alfonso XIII[2] de España, quien desde ese mismo momento fue Rey[3], si bien sólo asumió el poder efectivo a los dieciséis años, el 17 de mayo de 1902. Entretanto, su madre, la reina María Cristina de Habsburgo-Lorena, ejerció la regencia.

Alfonso XIII no lo tuvo fácil. Para cuando comenzó de facto su reinado, la situación de España estaba marcada, desde la perspectiva internacional, por la derrota ante los EE. UU. y la consiguiente pérdida de los dominios de Oriente (Filipinas, Carolinas, Marianas y Palaos), más Cuba y Puerto Rico.

La educación de Alfonso XIII tuvo un tinte marcadamente militar, aunque sin desatender su formación jurídica y religiosa[4]. Fue formado como un cosmopolita, como demostró en su momento ser.

Desde una perspectiva política, el inicio de su reinado coincidió con un cambio generacional en los partidos dinásticos: Cánovas fue sustituido por Antonio Maura y Sagasta por José Canalejas. Alfonso XIII continuó con la política de turnismo en el gobierno, interviniendo en las decisiones políticas. Entre 1902 y 1905, confió el gobierno a los conservadores Francisco SilvelaRaimundo Fernández Villaverde, Antonio Maura y Marcelo de Azcárraga, y entre 1905 y 1907 a los liberales Eugenio Montero Ríos, José López Domínguez, Segismundo Moret Antonio Aguilar y Correa, Marqués de la Vega de Armijo. Entre Maura y Canalejas intentaron modernizar el sistema. El asesinato de Canalejas truncó ese proceso y se inició otro de disgregación con  los gobiernos del Conde de Romanones (liberal) en 1912-13, del conservador Eduardo Dato en 1913-15 y nuevamente de Romanones en 1915-17. Con la crisis de 1917, el sistema de la Restauración empezó a descomponerse. La huelga general, las Juntas de Defensa[5] y la Asamblea de Parlamentarios (una iniciativa anticonstitucional del nacionalismo catalán que operaba al margen de las instituciones, exigiendo reformas del sistema) fueron decisivas. La inestabilidad política se patentizó en trece cambios de gobierno en poco tiempo. El nacionalismo catalán se acendraba y el desastre de Annual[6] (1921) supuso un terrible impacto humano, militar y social. En diciembre de 1922, la llegada al poder de una coalición liberal presidida por Manuel García Prieto tampoco resultó una solución. El Rey no simpatizó con el Presidente del Consejo de Ministros y las relaciones fueron difíciles. Sería el último gobierno constitucional de la Monarquía.

En septiembre de 1923, el general Miguel Primo de Rivera y Urbaneja dio un golpe de Estado en Barcelona. El rey no sólo se negó a reprimir el golpe: llamó al golpista a Madrid y el resultado fue un Directorio Militar.

Desde un punto de vista social, el régimen se enfrentó a la Semana Trágica[7], que a su vez agudizó los conflictos prevalecientes, los cuales tomaron el carácter de una “guerra social” en Cataluña, culminando en la huelga de La Canadiense (1919). El catalanismo era un grano en la paz institucional. Las salpicaduras de la gran conflagración (Primera Guerra Mundial) y de sus derivaciones —la Revolución soviética, la eclosión de los nacionalismos—, llegaron a España junto con las perturbaciones internas de 1917. La situación de las clases trabajadoras, de características fundamentalmente agrarias, era muy mala. Regía en España la Constitución de 1876. El turnismo[8] se hallaba plenamente vigente, lo que permitía la continuidad política sin sobresaltos, pero dejaba a la población en su conjunto al margen de las decisiones y de la mayoría de la distribución de riqueza.

Desde la perspectiva de las relaciones internacionales, la labor del Rey fue notable. Tras la pérdida de las colonias en 1898, España logró en la Conferencia Internacional de Algeciras de 1906 el control sobre la zona norte de Marruecos, asunto que había tratado en 1904 con el emperador alemán Guillermo II. En 1907 se entrevistó en Cartagena con el rey Eduardo VII de Inglaterra para valorar la situación en el Mediterráneo y en Canarias[1], y para proteger las costas españolas. En 1913 visitó Francia para ratificar el tratado de reparto de Marruecos entre ambos países; realizó viajes oficiales al Reino Unido, Inglaterra, Francia[2], Alemania y Austria. Lideró, junto con Eduardo Dato, la neutralidad española[3] en la Primera Guerra Mundial (1914-18), en la que el Rey desarrolló una intensa labor humanitaria con los contendientes, lo que le confirió un gran prestigio. Ahí se enmarca la “Oficina Pro Cautivos”, organizada independientemente del gobierno para no comprometer la neutralidad de éste[4]. Por esa excelente labor, el Rey fue propuesto para el Premio Nobel de la Paz en 1917, sin éxito.

Desde la perspectiva dinástica, Alfonso XIII casó con la princesa británica Victoria Eugenia de Battenberg[5], sobrina del rey Eduardo VII, el 7 y el 31 de mayo de 1906[6]. Tuvieron 7 hijos[7], aunque el Rey, gran aficionado, habilitó otros 5 extramatrimoniales.

Como Jefe de Estado, el Rey se desplazó a cada una de las provincias españolas[8]. En 1913 visitó las Hurdes, lo que patentizaba su interés por regenerar el país. Desde el punto de vista religioso, el propio Alfonso XIII se definía como de firmes convicciones católicas, en (casi) toda circunstancia. El 30 de mayo de 1919, se consagró España al Sagrado Corazón de Jesús en el Cerro de los Ángeles (Getafe)[9].

Con todo, el hecho que marcó el reinado de Alfonso XIII fue el golpe de Estado que dio el general Miguel Primo de Rivera el 13 de septiembre de 1923. El Rey concedió su respaldo[10] y le encargó la confección de un gobierno, que revistió la forma de un Directorio Militar. Durante ese período se puso fin a la guerra de Marruecos, se restableció la paz social, de llevó a cabo una impresionante labor de modernización de las infraestructuras (sobre todo, viarias) y se dio un gran impulso a la economía. En la fase del Directorio Civil (1925-1930), se estableció una Asamblea Nacional (1927) que elaboró en 1929 un anteproyecto de Constitución. No funcionó.

Ese mismo año se recrudeció la oposición contra Primo de Rivera: socialistas, republicanos, catalanistas, estudiantes, una intelectualidad voluble y el cuerpo de Artillería[11]presionaron. El Rey prescindió del Dictador el 29 de enero de 1930. Quiso el monarca volver al statu quo ante, encargando formar gobierno al general Dámaso Berenguer (1930) y al almirante Juan Bautista Aznar (1931), pero esa vuelta atrás no fue posible.

Contra el Rey se alinearon todos: los partidos tradicionales, que no le perdonaron su apuesta por el Dictador en 1923; los defensores de Primo, que lo acusaban de traicionar a éste[12]; los republicanos[13], socialistas y catalanistas, per se. Cuando el presidente Aznar convocó elecciones municipales para el 12 de abril de 1931, los resultados, muy favorables a la Monarquía en el conjunto de España pero contrarios en las grandes ciudades, dieron el golpe de gracia. Pensando en evitar derramamientos de sangre, Alfonso XIII optó por el exilio[14] la noche del 14 de abril de 1931. Lo pasó alojándose en hoteles de diferentes ciudades europeas. Al comenzar la Guerra Civil española, apoyó al bando nacional.

El 15 de enero de 1941 renunció a la jefatura de la Casa Real en favor de su hijo Juan. Falleció el 28 de febrero de 1941 en el Gran Hotel de Roma. Enterrado inicialmente en la iglesia romana de Montserrat, el 19 de enero de 1980 sus restos fueron trasladados al Panteón Real del Monasterio de El Escorial por orden de su nieto, el rey Juan Carlos I.

Alfonso XIII procuró potenciar la educación y la investigación en España. Donó 320 Ha. de terrenos de su propiedad para construir la Ciudad Universitaria de Madrid. Fue un gran y experto aficionado a los vehículos automóviles y al cine, éste muy peculiar. El balance de su reinado, por lo que él personalmente toca, fue positivo, máxime considerando las circunstancias en que vivió. España avanzó enormemente en materia económica, demográfica, social y cultural[15].

**

La noticia de esta semana https://www.eleconomista.es/mercadoscotizaciones/noticias/11619408/02/22/Donde-deberian-estar-los-tipos-de-interes-en-EEUU-asi-es-la-regla-que-deja-en-evidencia-a-la-Fed.html es un texto de obligada lectura. Bueno, exagero un poco. Pero sí es conveniente conocer lo que dice. Y dice que los bancos centrales en general y la Reserva Federal de los EE. UU. (FED) en particular se han alejado del óptimo hasta niveles que hace veinte años nadie hubiera podido imaginar. El artículo está bien titulado. Y es sugerente.

Verán que se refiere a la Regla de Taylor (ahora les cuento) y a lo que indica. E indica que la FED ha caído en un voluntarismo desaforado, seguramente no tanto autónomo cuanto inducido, al objeto de intentar sacar a la economía del agujero en el que se encontraba.

John Taylor, profesor de Economía en la Universidad de Stanford, es un relevante economista. A principios de los años 90 del Siglo XX estableció una fórmula[16] para determinar el tipo de interés oficial que debe aplicar un Banco Central de acuerdo con las circunstancias prevalecientes en una economía cualquiera. Pondera inflación, tipo de interés natural (o de equilibrio), paro y brecha de producción, es decir, el diferencial entre el crecimiento y su potencial. Su aplicación garantiza que las políticas monetarias no se desvían mucho de su (técnicamente) recto proceder.

¿Y qué dice la fórmula si se aplica a la situación actual en los Estados Unidos? Que el tipo de interés que se debería aplicar se halla en el entorno del 7%. Y está en el 1,00%[17]. Agárrense, que vienen curvas.

**

La segunda noticia de la semana es relativamente reciente y resulta reveladora. Juan Carlos Girauta, abogado, escritor, tertuliano y durante largos años político en diversas formaciones, descuella como columnista. El 1 de mayo de 2022 publicó en ABC este artículo referido esencialmente al empresario sudafricano Elon Musk, como consecuencia de su exitosa OPA a Twitter. https://www.abc.es/opinion/abci-juan-carlos-girauta-elon-musk-202205011910_noticia.html

Gran pieza, que pone las cosas en su sitio con precisión. Y sin embargo, desliza en ella, sin venir en absoluto a cuento, afirmaciones por completo ajenas al discurso. Haga cada cual lo que prefiera con sus obras, que para eso son suyas, pero que no se note tanto, hombre.

“Lo notable no es que sea (Musk, n. del a.) el hombre más rico del mundo, … alzándose cada vez sobre sus anteriores consecuciones, y que todas ellas posean la rara característica de revolucionar algún sector, …  un sector estratégico que, tras su irrupción, nunca volverá a ser el mismo, y siempre para mejor. Entendiendo por mejor no lo que a uno le parezca (el subrayado es mío) sino lo que objetivamente contribuye a facilitar la vida a la gente, a descarbonizar la atmósfera, a impulsar el avance de la ciencia y la tecnología”. Es decir, que descarbonizar la atmósfera, notable estupidez inútil que empobrecerá a quienes la practiquen, por completo en vano, facilita objetivamente la vida de la gente. Muy bueno, Girauta. Sobe todo, muy ocurrente. Pero falso desde el principio hasta el final. Llama la atención que o deslice como el que no quiere la cosa.

Y sigue: “Con Tesla lidera la venta de coches eléctricos, conmocionando otro gran sector industrial estratégico y marcando el paso a todas las grandes firmas en una transición ecológica por fortuna inevitable”. ¡Qué ridícula afirmación! En “por fortuna inevitable” caben dos errores. Ni es una fortuna la llamada transición energética (que el autor llama ecológica porque, sin duda, suena mejor a sus oídos), pues nos sume en un pozo energético sin esperanza, pero con costes impagables e ineficacia palmaria, ni es inevitable en absoluto, aunque tantos cagapoquitos se rindan a las primeras de cambio ante esta imposición globalista en beneficio de China e India.

Llama poderosamente la atención que, en cuatro párrafos que tiene el texto, deslice dos morcillas asíncronas de esa envergadura. O es por encargo, o es por convicción en la ridícula fe calentológica. ¡Qué cosas!

**

La frase de hoy es de Pericles (circa 495 a. C.- 429 a. C.), quien fue un político, jurista, magistrado, general (Strategos) y orador ateniense que vivió en la edad de oro de la ciudad. La frase dice así: “El hecho de que no tengas interés en la política no significa que los políticos no tengan interés en ti”. Y con un Estado crecientemente intervencionista, ni les cuento.

Cordiales saludos,

Jose Ramón Ferrandis
[1] Cinco días después de su nacimiento fue bautizado en la capilla de palacio por el capellán mayor y arzobispo de Compostela, cardenal Payá. El padrino fue León XIII. (representado por el Nuncio, cardenal Mariano Rampolla). La madrina fue su tía paterna, la infanta Isabel.
[2] Por abreviar; su nombre competo era Alfonso León Fernando María Santiago Isidro Pascual Antón de Borbón y Habsburgo-Lorena.
[3] El rey Alfonso XII había muerto el 25 de noviembre de 1885, a los 27 años, víctima de la tuberculosis. La crisis que esto generó fue capeada por el  Gobierno de Práxedes Mateo Sagasta , quien paralizó el proceso de sucesión a la Corona hasta que la viuda del rey, María Cristina de Habsburgo-Lorena, embarazada, pudo dar a luz.
[4] A cargo del jesuita José Fernández Montaña. Éste, a sus 94 años, fue detenido por las turbas frentepopulistas en Madrid (agosto de 1936) y posteriormente asesinado. Se esgrimió para ello la siguiente acusación: “En su domicilio se encontraron municiones y 50.000 pesetas en alhajas y metálico”.
[5] Un movimiento corporativo en el Ejército para presionar al gobierno tanto en favor de los militares destinados en la península frente a los destinados en el norte de África, quienes ascendían rápidamente por méritos de guerra, como para mejorar sus soldadas.
[6] El desastre de Annual fue una gravísima derrota militar española en la guerra del Rif. Se produjo entre el 22 de julio y el 9 de agosto de 1921, cerca de la localidad de Annual, entre Melilla y la bahía de Alhucemas. Murieron cerca de 11.500 efectivos del ejército español, de los que 9.000 eran españoles. Más de la mitad fueron asesinados tras rendirse. Marruecos.
[7] La Semana Trágica transcurrió entre el 26 de julio y el 2 de agosto de 1909 en Barcelona y otras localidades de Cataluña. La razón fue una reacción explosiva tras el decreto del gobierno Maura de enviar reservistas a las posesiones españolas en Marruecos, siendo la mayoría de los reservistas padres de familia. Los sindicatos convocaron una huelga general. El ambiente era muy en contra de la guerra y los disturbios no se hicieron esperar. El balance de éstos, de inducción sobre todo anarquista con componentes anticlericales y republicanos, supuso sólo en la ciudad de Barcelona un total de 78 muertos (75 civiles y 3 militares); 500 heridos y 112 edificios incendiados, de los que 80 eran religiosos.
[8] El 24 de noviembre de 1885, la víspera de la muerte del rey Alfonso XIIAntonio Cánovas del Castillo y Práxedes Mateo Sagasta, líderes de los dos partidos más importantes, el Partido Liberal Conservador y el Partido Liberal-Fusionista, suscribieron el llamado Pacto de El Pardo para dar estabilidad al régimen en las difíciles circunstancias de la muerte del Rey. La idea era alternar el gobierno entre ambas formaciones, es decir, realizar un “turno pacífico”.
[9] Que Alemania deseaba para ampliar su imperio.
[10] Durante su visita a París en1905, Alfonso XIII y el presidente de la República, Émile Loubet, sufrieron un atentado, del que salieron ilesos.
[11] La neutralidad supuso un fuerte impulso a las exportaciones españolas y un gran desarrollo económico.
[12] Con fondos propios de un millón de pesetas, estableció en el Palacio Real una secretaría para poner en contacto a prisioneros de guerra de ambos bandos con sus familias. Se estima que salvó a unos 70.000 civiles y 21.000 soldados. Intervino a favor de 136.000 prisioneros de guerra y realizó 4.000 visitas de inspección a campos de prisioneros. Contribuyó a que los submarinos no atacaran a los buques-hospital.
[13] Al volver desde la iglesia de San Jerónimo a palacio, el anarquista Mateo Morral lanzó una bomba sobre el cortejo desde un balcón de la calle Mayor. Los reyes resultaron indemnes, pero el atentado causó numerosas víctimas. El Rey, que ya había sufrido el atentado de París, sobreviviría a otro en 1913.
[14] El día 7 se había firmado el tratado matrimonial en Londres.
[15] Alfonso, que nació hemofílico y renunció a sus derechos al trono en 1933 para contraer matrimonio morganático. Jaime, quien quedó sordo a los cuatro años tras una intervención quirúrgica y renunció a sus derechos al trono en 1933. BeatrizFernando (nacido muerto). María CristinaJuan (1913-1993), conde de Barcelona, pretendiente al trono desde 1941 hasta 1977, cuando cedió sus derechos a su hijo Juan Carlos, ya rey de España. Gonzalo, hemofílico, sin descendencia.
[16] Incluidas las islas Canarias en 1906, cosa que ocurría por primera vez.
[17] Una semana después, el Rey recibió en audiencia al sacerdote Mateo Crawley-Boevey y Murga, promotor de la consagración. Según afirmó éste, Alfonso XIII le había dicho que la masonería le había amenazado con que, si no efectuaba cuatro medidas concretas, provocarían su abdicación. Estas medidas eran su adhesión a la masonería, decretar que España sería un Estado laico, la reforma de la familia y el divorcio y la instrucción pública laica. No lo consiguieron entonces.
[18] No fue el único. La crisis del turnismo, el malestar social y el reflujo económico habían llegado a tal punto que gran parte de los intelectuales (con José Ortega y Gasset a la cabeza), la opinión pública, la patronal, el clero, el Ejército e implícitamente, el PSOE, le prestaron apoyo. Venía a sustituir a un régimen desprestigiado. Prometía una dictadura transitoria inspirada en los ideales expresados por los regeneracionistas de comienzos de siglo para restaurar el orden y desarraigar el caciquismo.
[19] Que se oponía a la reforma del sistema de ascensos, la “escala abierta”, es decir, ascensos no sólo por antigüedad sino también por méritos.
[20] Quien falleció en París apenas dos meses después.
[21] Éstos firmaron el Pacto de San Sebastián. Hubo pronunciamientos militares republicanos en la base aérea de Cuatro Vientos (Madrid) y en Jaca.
[22] Primero en París y luego entre Roma y Lausana.
[23] La Generación del 98 es anterior a él, pero la del 14 y la del 27 florecieron en un entorno favorable.
[24] Conocida desde entonces como Regla de Taylor.
[25] Los tipos quedaron en un rango de 0.75% a 1%, desde el 4 de mayo de 2021, tras una reunión de dos días del Comité de Política Monetaria de la Reserva Federal (FOMC).
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: CENTRO DIEGO DE COVARRUBIAS
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@centrocovarrubias.org.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.