LA CARTA DE LOS MARTES DEL 05 DE JULIO DE 2022

LA CARTA DE LOS MARTES DEL 05 DE JULIO DE 2022

Queridos amigos:

El 5 de julio de 1879 nació en La Coruña José Millán-Astray y Terreros, militar y fundador de la Legión y de Radio Nacional de España, así como Procurador en las Cortes españolas en las cuatro primeras legislaturas. Era hijo de José Millán Astray, letrado del Ministerio de Gracia y Justicia y Director de la Cárcel Modelo de Madrid, y de Pilar Terreros Segade.

Aunque su padre hubiera deseado que, siguiendo sus pasos, José estudiara Derecho, éste se decantó rápidamente por la carrera militar. Ingresó el 30 de agosto de 1894 en la Academia de Infantería de Toledo. La necesidad urgente de oficiales subalternos en los territorios de Ultramar (Cuba y Filipinas) obligó a abreviar el programa de estudios. Ascendió a alférez a los dieciséis años. En febrero de 1896 se graduó como segundo teniente, siendo destinado al Regimiento del Rey n.º 1 de Madrid. El 1 de septiembre de 1896 ingresó en la Escuela Superior de Guerra, requisito para ingresar en el Estado Mayor. Casi inmediatamente interrumpió sus estudios para incorporarse como voluntario en el Batallón Expedicionario n.º 4 que zarpó desde Barcelona hacia Filipinas.

Nada más llegar a Manila salió hacia Cavite. El levantamiento comenzó en agosto de 1896. En noviembre se integró en un batallón de Infantería de Marina que no pudo tomar Noveleta (provincia de Cavite)[1]. Con 17 años, cuando permanecía con 30 hombres en el pueblo de San Rafael, en Pampanga (Filipinas), se defendió bravamente contra 3.000 insurgentes tagalos que incendiaron el pueblo y rodearon el convento donde el destacamento se hizo fuerte, hasta que fueron liberados por la columna del comandante Sarthou. El 30 de diciembre, el ya teniente Millán-Astray se defendió con gran arrojo en la provincia de Bulacán, resistiendo el ataque de fuerzas muy superiores, por lo que fue recompensado con la Cruz de María Cristina, máxima condecoración al valor por aquél entonces.

El 14 de enero de 1897 volvió a destacar por su comportamiento, esta vez en el ataque al poblado de Bonga Mayor, recibiendo por ello una Cruz roja al Mérito Militar, a la que seguiría una nueva Cruz de María Cristina por su intervención en la acción de Pinag (Laguna) de Candaba (Pampanga), el 22 de marzo, y una segunda Cruz roja por su defensa del fuerte de San Ildefonso, el 11 de mayo siguiente.

El 13 de julio de 1897 embarcó en el vapor «Alicante» para volver a España, destinado de nuevo a la Escuela Superior. Durante el viaje de regreso, a la vista de la experiencia vivida, empezó a concebir la idea de constituir unidades integradas por soldados profesionales.

En febrero de 1898 fue ascendido a Teniente. Al ser destinado a Burgos, Millán-Astray abandonó de nuevo la Escuela de Estado Mayor. Los años siguientes estuvo de servicio en diversas unidades (Regimientos de la Lealtad, de Vizcaya y del Rey, Batallón de Cazadores de Madrid) hasta que en enero de 1905 alcanzó el grado de capitán y destino en el Regimiento de Asturias.

En 1905 conoció y se casó con Elvira Gutiérrez de la Torre[2]. Al año siguiente solicitó el reingreso en la Escuela de Estado Mayor, donde obtuvo el Diploma en julio de 1909 e hizo dos años de prácticas. El 3 de junio de 1911 fue nombrado profesor de la Academia de Infantería, renunciando a pasar al Cuerpo de Estado Mayor para continuar en su Arma de origen, Infantería. En agosto de 1912 solicitó destino en Melilla, primero en excedencia en comisión de servicios en la Inspección de las Tropas Indígenas y luego y en comisión, a la Subinspección de las Tropas y Asuntos Indígenas, haciéndose cargo a su incorporación del negociado de Justicia de la Sección 1.ª de la Oficina Central. En enero de 1913 se incorporó al Regimiento del Serrallo n.º 69[3], Ceuta.

A su llegada se hizo cargo del mando de la compañía destacada en la posición de Kudia Federico. Al mes siguiente tomó parte en la toma de Tetuán y en otras operaciones. En marzo fue trasladado al Batallón de Cazadores de Figueras, del que pasó al mes siguiente al Tabor de Regulares de Arcila nº 3, en la Comandancia de Larache, a las órdenes del coronel Manuel Fernández Silvestre.

Participó de forma destacada en numerosos combates, por lo que fue recompensado con una Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo y se le formó juicio de votación para el ascenso al empleo inmediato. Continuó en operaciones en 1914 y otra vez se le abrió juicio de votación, ahora por la ocupación de Muley Buselhan (febrero de 1914), recibiendo en abril la Cruz de María Cristina y en marzo de 1914 una segunda Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo. En julio de 1914 recibió el empleo de comandante por méritos de guerra. Tras unos meses destinado en el Regimiento de Vergara, en febrero de 1915 recibió el mando del 2º Tabor de las Fuerzas Regulares Indígenas de Larache, a cuyo frente participó durante el resto de este año y el siguiente en la ocupación de posiciones. Recibió una nueva Cruz al Mérito Militar en diciembre de 1915. Es en esta época cuando madura su idea de la necesidad de crear un Cuerpo de soldados profesionales con un alto espíritu de combate. La experiencia de mandar en acción militar a soldados conscriptos y sin apenas instrucción[4] había convencido a los militares profesionales de la necesidad de crear organismos similares a la Legión Extranjera francesa. El Ejército español no tenía una fuerza de choque.

En abril de 1917, fue destinado al Regimiento de Saboya nº 6 en Madrid, donde desarrolló una gran actividad profesional e intelectual. En septiembre de 1919, el ministro de la Guerra, General Antonio Tovar, le encomendó estudiar la organización de la Legión Extranjera Francesa. Para ello, se desplazó a Sidi Bel Abbes y Tremecén, en Argelia, donde estuvo en octubre de 1919.

El 7 de enero de 1920 ascendió a teniente coronel. Ese mismo mes de enero se le trasladó al Regimiento del Príncipe. El 28 de ese mismo mes, un Real Decreto disponía la creación de un Tercio de Extranjeros[5], siendo Ministro de la Guerra el General José Villalba Riquelme. Debido a la oposición del Ministerio de Hacienda, del General Comandante General de Melilla Manuel Fernández Silvestre[6], del General Riquelme[7] y de las Juntas de Defensa[8], el Real Decreto quedó desactivado.

La llegada de Luis de Marichalar y Monreal, Vizconde de Eza, al puesto de Ministro de la Guerra supuso un cambio en la situación administrativa y política. Con gran habilidad y en base a su experiencia, superó todos los obstáculos y el día 31 de agosto de 1920, SM el Rey Alfonso XIII aprobó el Real Decreto[9]. Sus órdenes de desarrollo, ya preparadas por Eza[10], fueron aprobadas el día 2 de septiembre, publicándose inmediatamente[11]. Ese mismo día 2, a propuesta del Vizconde de Eza, el Rey dispuso el nombramiento para el mando del Tercio de Extranjeros del Teniente Coronel Don José Millán-Astray Terreros, quien con urgencia se incorporó desde el regimiento Príncipe nº 3 de Oviedo a sus nuevas responsabilidades. Nada más llegar a Ceuta, comenzó los trabajos de organización, consiguiendo formar tres banderas antes de finalizar el mes de octubre[12].

El código de conducta de la nueva unidad fue el Credo Legionario[13], basado en el Bushido[14], referente moral de los guerreros samuráis. La nueva unidad sería conocida como Tercio de la Legión. A ella se incorporaron militares jóvenes como Francisco Franco, por aquél entonces comandante.

A lo largo de 1921 la actividad de El Tercio fue continua, hasta llegar el desastre de Annual. Las Banderas de El Tercio fueron fundamentalesevitando la caída de Melilla en manos de Abd el Krim y siendo la punta de lanza con que se hizo retroceder a los rifeños durante la reconquista del territorio perdido.

El 17 de septiembre de 1921, en el barranco de Amadíes, Millán-Astray fue herido por primera vez, en el pecho, cuando desalojaba al enemigo de sus posiciones en las Tetas de Nador. El Rey le felicitó y nombró gentilhombre de Cámara. El 10 de enero de 1922, tras el combate de Draael Asef, hallándose en el blocao “Gómez Arteche” (Ceuta), fue herido de bala en la pierna izquierda. Permaneció en primera línea hasta finalizar el combate. En junio de 1922 le fue concedida la Medalla Militar Individual[15], recibiendo en octubre una nueva Cruz al Mérito Militar y en noviembre la Medalla de Sufrimientos por la Patria.

Dirigió una instancia al Rey solicitando la baja del Ejército[16]. No se le aceptó la baja, pero se le privó del mando de El Tercio. Le sucedió el teniente coronel Valenzuela[17]. En octubre de 1924 fue destinado a la Alta Comisaría de España en Marruecos. Al llegar a Tetuán recibió el empleo de Coronel por méritos de guerra[18]. El 26 de octubre de 1924, camino del Fondak de AinYedida para tomar el mando de la columna R´gaiga, al aproximarse a primera línea, recibió un disparo que le destrozó el brazo izquierdo. Se lo amputaron tras declararse la gangrena. Una vez recuperado, en febrero de 1926 volvió al mando de El Tercio. El 2 de marzo de 1926 perdió el ojo derecho en la ocupación de Loma Redonda (Tetuán), sufriendo también grandes desgarros en el maxilar, con afectación de la mejilla izquierda. En junio de 1927 ascendió a General de Brigada por méritos de guerra y fue nombrado Coronel Honorario de El Tercio.

Ya muy mermado, ocupó puestos burocráticos y se desempeñó como conferenciante en España, Francia, Italia y diversos países de América[19]. En agosto de 1932 pasó con carácter forzoso a la situación de segunda reserva[20]. En mayo de 1934 volvió a la de actividad[21] y en marzo de 1936 se dispuso su ingreso en el Cuerpo de Inválidos Militares, a petición propia.

El 18 de julio de 1936, Millán-Astray se encontraba dando conferencias en Buenos Aires. Volvió a España y se puso a disposición del General Franco. Como director de la Oficina de Radio, Prensa y Propaganda, realizó una activa y exitosa labor de divulgación, tanto en lo referido al régimen en sí como para elevar la moral de las tropas en los frentes. Formó el Cuerpo de Mutilados por la Patria[22] de manera impecable, siguiendo instrucciones de Franco.

En 1941 conoció a Rita Gasset, hija de Rafael Gasset, ministro de Fomento. El 23 de enero de 1942 nació en Lisboa su hija Peregrina. Francisco Franco le ordenó no intentar anular su matrimonio con Elvira Gutiérrez de la Torre, con la que continuó viviendo en Madrid, aunque visitando a diario a Rita y a Peregrina. En julio de 1941 se le ascendió al empleo honorífico de General de División, por los relevantes servicios prestados a la Patria durante su vida militar.

Fue procurador designado por el Jefe del Estado entre 1943 y 1952. José Millán-Astray falleció a los setenta y cuatro años, siendo las diez de la noche del 1 de enero de 1954, en su domicilio de Madrid. Está enterrado en el cementerio de la Almudena[23].

El lector acaso conozca alguna anécdota referida a José Millán-Astray. La más reiterada contiene el intercambio de expresiones que dícese tuvo lugar entre José Millán-Astray y Miguel de Unamuno el 12 de octubre de 1936 en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, estando presentes el obispo de Salamanca, Enrique Plá y DenielJosé-María Pemán y Carmen Polo de Franco (esposa de Francisco Franco). Gentes como Hugh Thomas[24] divulgaron la especie de que nuestro protagonista había espetado a Unamuno la expresión “¡Muera la Inteligencia!” y que éste hubiera  respondido con ese “Venceréis, pero no convenceréis”. No hubo tal cosa ni nada que se pareciera. Fue una recreación literaria[25] sin ninguna verosimilitud[26]. Millán-Astray y Unamuno se conocían, siendo ambos ateneístas. Millán-Astray atacaba a Unamuno por su deseo de monopolizar el uso del término “inteligencia” en beneficio suyo y de sus próximos[27].

**

La noticia de esta semana https://www.expansion.com/blogs/blog-jsq/2022/05/27/sanciones-objetivo-no-cumplido.html explica que las sanciones que se instrumentaron contra el criminal régimen autocrático ruso como consecuencia de la invasión de Ucraina de febrero de 2022 no han funcionado.

Jesús Sánchez Quiñones lo explica claramente en el artículo cuyo enlace tienen arriba. Básicamente se refiere a la Balanza por cuenta corriente y a su evolución, haciendo hincapié en gas y petróleo[28]; Rusia ingresa más que antes de la guerra exportando menos. Ello es debido a los precios unitarios. Los gráficos ayudan a entender el asunto.

Hay más problemas. 140 países del mundo no apoyan las sanciones, por razones diversas. Y las operaciones triangulares conseguirán encarecer el producto y que éste termine en los lugares a los que no deberían poder llegar debido a las sanciones.

Está claro que el asunto tiene que ser reevaluado. No se hace retroceder al tirano con tiritas. La cobardía de los líderes occidentales, antes y durante la guerra, es proverbial y permanente. Recordemos a Churchill, parafraseando sus palabras tras el Pacto de Múnich: por evitar la guerra elegisteis las sanciones, pero al final, habréis engordado a Putin, habréis dañado vuestra propia economía y después, tendréis guerra.

De momento miran morir a los ucranianos acompañándolos con sentidas palabras de apoyo. Creen que no les (nos) llegará la hora.

**

El avance tecnológico de esta semana es un hallazgo debido a la observación y a la correcta interpretación de lo observado. https://www.abc.es/ciencia/abci-gusano-desintegra-plastico-saliva-202205241437_noticia.html Resulta que, mire usted por dónde, el gusano de la cera (Galleria mellonella) come polietileno. Y cuando lo mastica, las enzimas contenidas en su saliva degradan los polímeros. Sin restricciones, sin tratamiento previo, a temperatura ambiente.

En condiciones normales, la exposición lumínica estándar tarda meses o años en romper las cadenas de los polímeros. Horas les lleva a estos gusanos.

Y pensar que hay ministros idiotas[29]que quieren convertir gusanos en polvo para alimentar a sus votantes… No lo permitamos, su[30] papel como comedores de polietileno es más útil y eficaz.

**

La frase de hoy se refiere a una categoría de personas con estudios someros y transversales. Son los llamados “intelectuales”, que hogaño pueblan tertulias radiofónicas y televisivas contumazmente. Los principales rasgos de los “intelectuales” fueron definidos por Schumpeter. En Capitalismo, Socialismo y Democracia destacó que “la ausencia de responsabilidad directa para los asuntos prácticos y la consiguiente ausencia de conocimientos de primera mano es lo que distingue al intelectual característico del resto de la gente que también ejerce el poder de la palabra hablada y escrita”. Para Friedrich Hayek (en Intelectuales y socialismo): “El intelectual no está interesado en detalles técnicos o dificultades de tipo práctico. Le atrae la amplitud de miras y la comprensión de lo social como un todo que el sistema planificado promete”[31].

 

Cordiales saludos

José-Ramón Ferrandis

 

José Millán-Astray y Terreros
Fotografía procedente del libro “LA LEGIÓN ESPAÑOLA” (Cincuenta años de Historia)

 

[1] Sólo lo consiguió en marzo de 1897, con la llegada de refuerzos.
[2] Hija del general Emilio Gutiérrez de la Cámara.
[3] Ante el ataque general de los hombres del Raisuni en la Yebala.
[4] Los políticos, ante la presión social, estaban dispuestos a admitir casi cualquier iniciativa que evitase enviar soldados de reemplazo a África. A su vez, Millán-Astray quería crear una unidad bien preparada para el combate y evitar las enormes bajas de soldados de reemplazo, inexpertos y muy expuestos.
[5] Con algunas variaciones, hoy se denomina Legión Española.
[6] Quien preveía la marcha de parte de sus hombres ante la llamada de las nuevas fuerzas legionarias.
[7] Quien alegaba difusos eventuales conflictos diplomáticos.
[8] Que no deseaban innovaciones y vivían de espaldas a los problemas en el norte de África.
[9] «Para llevar a la práctica Mi decreto de 28 de Enero de 1920, por el que se dispone la creación de un Tercio de Extranjeros… Articulo primero. Se procederá, desde luego, a la organización de la citada unidad, fijándose por el Ministro de la Guerra los efectivos, haberes, y reglamento por el que ha de regirse…»
[10] Eza, muy experto en materia administrativista, presentó el proyecto de creación de la Legión como
una “activación” del Real Decreto del ministro General Villalba, aprobado pero «no activado”, argumentando que la activación se hacía por vía de ensayo «ad experimentum”.
[11] Diarios oficiales números 196 y 197 de 2 y 3 de septiembre de 1920.
[12] En ello influyó su decisión de abrir banderines de enganche en las grandes ciudades de la Península.
[13] Normas morales por las que habrá de regirse la conducta de todo legionario.
[14] En la tradición japonesa, el bushidō se traduce como “el camino del guerrero”. Es un código ético estricto propio de los samuráis (o bushi), que exigía lealtad y honor hasta la muerte.
[15] Para entonces, la fama de valeroso del Teniente Coronel Millán-Astray se había extendido por España y el extranjero.
[16] Se enfrentaba así a las Juntas de Defensa, integradas por militares con destino en la Península, que se oponían a los ascensos por méritos de guerra.
[17] Valenzuela murió al poco en los durísimos combates del Tercio en Tizzi Azza. Le sustituyó un Francisco Franco recién ascendido.
[18] Como recompensa por los hechos en que se había distinguido durante los años 1921 y 1922.
[19] Durante 1929 y 1930 pronunció conferencias en Argentina, Cuba y México.
[20] Decreto de 10 de agosto de 1932. La presencia entre los asesores del ministro de la Guerra, Manuel Azaña, de antiguos miembros de las extinguidas Juntas de Defensa, resultó decisiva.
[21] Como secretario del Consejo Supremo del Ministerio de la Guerra.
[22] Encargado de organizar y reglamentar la recién creada Dirección General del Benemérito Cuerpo de Mutilados de Guerra por la Patria. En septiembre de 1939 fue nombrado director general de dicho Cuerpo, cargo que ostentó hasta su muerte.
[23] Agradezco a mi buen amigo Ricardo de Rada sus aportaciones en aras del correcto entendimiento y alcance de algunas decisiones adoptadas por José Millán-Astray, Sin ellas, este trabajo hubiera sido inexacto.
[24] En su obra “La Guerra Civil Española” (1961), Ruedo Ibérico, Thomas introdujo sin verificar la versión de Luis Gabriel Portillo que vemos en el siguiente pie de página. En una nota al pie, Thomas refiere la fuente (Portillo) y dice: “Nunca habrá pleno acuerdo sobre lo que se dijo y el tono en que se dijo”. José María Pemán, que estuvo presente, insistió 27 años después en que Unamuno no replicó a Millán-Astray, porque el general no había hablado. Y cuenta que, después de unas palabras del rector al final del acto, el legionario se levantó y dio «unos gritos arrebatados de contradicción a Unamuno». Asegura que no dijo «muera la inteligencia», sino «mueran los intelectuales», «los falsos intelectuales traidores, señores», refiriéndose a unos desafortunados comentarios de Unamuno sobre José Rizal, independentista filipino. Severiano Delgado Cruz, historiador y bibliotecario de la Universidad de Salamanca, tras exhaustiva investigación, confirmó que todo el relato de Portillo era un mito. Pero a los manipuladores de la historia, les daba igual. Andrés Trapiello ha llegado a decir que «el mito sigue siendo válido, aunque no se dijeran textualmente las palabras que conocemos». Jean-Claude Rabaté lo explica: «el espíritu, la idea permanecen y el mito creado es muy importante para escenificar el enfrentamiento histórico entre una memoria republicana y otra franquista». Así que la verdad no importa. Los progres son así, oiga.
[25] Adjudicada a Luis Gabriel Portillo, político de Izquierda Republicana, que no estuvo presente en aquella reunión (se hallaba en Madrid), y al profesor Francisco Maldonado.
[26] Su origen está en un relato novelesco e inventado por completo que escribió en 1941 Luis G. Portillo, exiliado en Londres, para una revista literaria, Horizon, con el título «Unamuno’s Last Lecture». Portillo había sido profesor en Salamanca, donde coincidió con Unamuno, pero no había estado en el acto del Paraninfo.
[27] Así lo afirma el historiador y militar José María Gárate Córdoba.
[28] Hacemos caso omiso de las menciones a la contaminación.
[29] Es decir, cortos de entendimiento, engreídos sin fundamento para ello y que carecen de toda instrucción (DRAE). A diferencia de lo que refiere su origen etimológico, este tipo de sujetos se concentra hoy día en el ágora.
[30] El de los gusanos, no el de los ministros.
[31] Agradezco especialmente a mi buen amigo Jesús Banegas haberme suministrado la información detallada que me ha permitido precisar estas frases sin error.

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: CENTRO DIEGO DE COVARRUBIAS
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@centrocovarrubias.org.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.