EL SEMANAL DEL COVARRUBIAS – 18 OCTUBRE 2022

EL SEMANAL DEL COVARRUBIAS – 18 OCTUBRE 2022

Estimados amigos,

Esta semana escribe para nosotros, Gabriel Le Senne. Encontraréis igualmente las efemérides de José Ramón Ferrandis, y por último, la guinda de Avizor, «Pensando en Voz Alta»

 

-Jueces y democracia- 

Un sistema auténticamente democrático se caracteriza por que las decisiones que puede adoptar el poder tienen límites.

La mayoría no está legitimada para imponer cualquier cosa. Deben respetarse siempre los derechos de las minorías. Incluyendo a la minoría más pequeña: el individuo (Ayn Rand). Si no se respetan los derechos individuales, no hay democracia. De lo contrario, la mitad más uno podría decidir, por ejemplo, matar o robar a alguien. Pero eso no sería democracia, sino la tiranía de la mayoría.

Por eso la democracia puede acabarse, quedando sólo una fachada, sobre todo cuando los límites que debe respetar el poder dejan de ser percibidos claramente por la ciudadanía. La democracia es el mejor sistema político que tenemos (el menos malo, en palabras de Churchill), porque las alternativas son peores, pero en cualquier momento puede degenerar, como ya sabían los griegos: la democracia puede degenerar en demagogia.

Y por ello es esencial evitar la concentración de poder, estableciendo una verdadera separación de poderes y contrapesos adecuados para controlar el poder en manos de una sola persona o institución: checks and balances, en expresión anglosajona. Para ello es esencial, entre otras cosas, el concepto de Estado de derecho o imperio de la ley: la ley se aprueba por los procedimientos legalmente establecidos, y una vez aprobada, se aplica por jueces independientes, siendo igual para todos. La ley impide la arbitrariedad del poder, pero para ello los jueces deben poder juzgar libremente. Si los jueces son subordinados del gobierno, ya no podrán controlarle.

Hitler llegó democráticamente al poder. Chávez también. Como muchos otros. Es muy fácil, una vez alcanzado el poder, manipular al pueblo mientras se desmantela disimuladamente -o no tanto- el sistema democrático, eliminando todos los obstáculos que molesten al gobernante, que se convierte así en dictador, en tirano.

Por eso tras la experiencia alemana muchas constituciones, como la nuestra, introducen cláusulas de seguridad contra casos semejantes. Por eso para modificar ciertas partes vitales de la Constitución Española de 1978, se establece un procedimiento reforzado (art. 168 CE): la reforma debe aprobarse por mayoría de dos tercios de cada cámara, que a continuación se disuelven, se celebran nuevas elecciones, y la reforma debe ser aprobada de nuevo por los dos tercios de las nuevas cámaras. Finalmente, la reforma se somete a referéndum para su ratificación.

Sin embargo, es posible modificar la Constitución por la parte de atrás, sin tener las mayorías requeridas: teniendo bajo control al Tribunal Constitucional, órgano político encargado de interpretar la Constitución y anular las normas que considere inconstitucionales. Hasta la fecha, nos ha venido dando una de cal y otra de arena. Por ejemplo, declaró inconstitucionales los estados de alarma de la pandemia, pero lo hizo cuando ya no importaba demasiado. O ha guardado en un cajón durante 12 años el recurso contra la ley del aborto. Si un Constitucional ‘conservador’ ha sido capaz de esto, qué no hará uno ‘progresista’.

Sin separación de poderes, la mayoría no tendrá freno para vaciar de contenido la Constitución y pisotear los derechos individuales cuando le plazca. Más aún, puesto que los jueces forman parte de las juntas electorales, podría significar hasta el fin de la posibilidad de celebrar elecciones democráticas, pues los jueces puestos por el Gobierno resolverían cualquier incidencia electoral. Por todo ello es deseable que, en lugar de repartirse las sillas, los políticos establezcan un sistema acorde a la Constitución que garantice la independencia del Consejo General del Poder Judicial y del Tribunal Constitucional. Y es responsabilidad de los ciudadanos obligarles, retirándoles el voto en caso contrario. O de democracia, nos quedará la fachada.

Gabriel Le Senne
Abogado con casi 20 años de ejercicio profesional.
Licenciado en Derecho, Administración y Dirección de Empresas por ICADE. Master en Asesoría Jurídica de Empresas por el IE, aúna su labor profesional con actividades sociales como secretario de Sociedad Civil Balear, miembro del Centro Diego de Covarrubias, articulista en mallorcadiario.com o autor del ensayo «Dios nos hizo libres».

**

LA CARTA de Jose Ramón Ferrandis en su Blog:
La Carta de los martes del 18 de Octubre de 2022.

 

**

«PENSANDO EL VOZ ALTA» DE AVIZOREl Gobierno cuatripartito y su presupuestazo:

El Gobierno del puro y la chistera del poder oscuro, el comunista, terrorista y separatista, empobrece a todos los españoles con unos impuestos confiscatorios para ofrecerles a cambio la mísera limosna de unas ayudas de tarde, mal y nunca.

Pues bien, siendo esa atroz ley del embudo económico tan evidente como demostrable con las cifras oficiales, el Gobierno, a través de sus incontables terminales mediáticas, no cesa de proclamar que ese reaccionario y antipopular proceder le convierte en:
¡¡¡»el Gobierno del pueblo»!!!

**

El CDC se financia exclusivamente con las aportaciones de sus socios y colaboradores. Te pedimos nos ayudes para poder seguir difundiendo los ideales Liberales Cristianos tan necesarios en estos tiempos.
¡Pincha aquí, hazte socio o haz una donación, y accede a todas las ventajas! https://centrocovarrubias.org/cdc/colabora/

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: CENTRO DIEGO DE COVARRUBIAS
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@centrocovarrubias.org.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.