SÍGUENOS EN

LA EFEMÉRIDE

5 DE FEBRERO DE 1939

El 5 de febrero de 1939, cinco preclaros líderes políticos de la II República, Manuel Azaña, José Antonio Aguirre, Lluis Companys, Juan Negrín y Diego Martínez Barrio, abandonaron España para exiliarse en Francia. A ellos no iban a pillarles personalmente las consecuencias de la derrota. O eso pensaron.

Azaña fallecería el 3 noviembre de 1940 en Montauban, Francia. Presidente de la II República y dos veces Presidente del Gobierno de la misma (además de Ministro de la Guerra y Diputado), asumió roles de político que probablemente estaban mucho más allá de su capacidad para desarrollarlos, máxime en aquellos tiempos revueltos. Con un perfil psicológico débil, estuvo siempre a merced de sus ideas jacobinas y de los restantes políticos de la época.

José  Antonio Aguirre, primer presidente del Gobierno provisional del País vasco, murió en París en 1960, con 56 años recién cumplidos. En 1940 recorrió Alemania, Bélgica, Suecia, Brasil, Uruguay, Venezuela y, finalmente a los EEUU, por este orden. De vuelta a Francia en 1946, vio cómo los apoyos internacionales al Gobierno vasco en el exilio se reducían progresivamente hasta la desaparición.

Companys fue fusilado en Montjuich el día 15 de octubre de 1940, tras haber sido capturado en Francia, donde se encontraba. Terminaba así una larga trayectoria política, pues perteneció a Unión Republicana, Unió Federal Nacionalista Republicana, Partido Reformista, Bloc Republicà Autonomista, Partit Republicà Català y Esquerra Republicana de Catalunya, así como a la Unió de Rabassaires. Fue Presidente de la Generalidad de Cataluña en dos ocasiones, la primera entre el 31 de diciembre de 1933 y el 7 de octubre de 1934 y la segunda del 29 de febrero de 1936 al 15 de octubre de 1940. Fue golpista en octubre de 1934, criminal en abril del 36, conspirador contra el Estat Catalá en julio del 36 y genocida en los tres años largos de su segundo mandato.

Juan Negrín, fue Presidente de la II República entre 1937 (tras Azaña) y 1945 (en el exilio). Acompañó a los anteriores a Francia pero volvió al día siguiente. Se dirigió a Madrid, donde el golpe del Coronel Segismundo Casado, que quería finalizar una guerra perdida, lo pilló por sorpresa. Su intención era prolongar como fuera la guerra civil hasta que estallara la II Guerra Mundial. En 1936 vació las reservas de oro del Banco de España (que envió en su mayor parte a la URSS) y al final de la guerra, robó (dícese se incautó de) asimismo los depósitos de oro y piedras preciosas de los particulares, que se llevó a México. Una joya. Miembro del PSOE, ejerció no obstante como el mejor aliado de Stalin, lo que le valió su explulsión del Partido Socialista en 1946.

Diego Martínez Barrio fue cuatro veces Ministro, dos veces Presidente del Gobierno y dos veces Presidente de la República, cargo en el que falleció en 1962, encontrándose exiliado en París. Su huida de España en tal día como el que hoy conmemoramos la hizo en su condición de Presidente de las Cortes, puesto que ostentó hasta el 31 de marzo de 1939. El paso simultáneo de todos ellos de la frontera con Francia, una vez abandonada Barcelona sin disparar un tiro, escenificó la derrota de la II República, víctima de sus errores, de sus luchas intestinas y de los crímenes que la caracterizaron desde su advenimiento.