LA CARTA DE LOS MARTES – 08 DE OCTUBRE DE 2019

LA CARTA DE LOS MARTES – 08 DE OCTUBRE DE 2019
Feijoo fue probablemente el mayor filósofo del siglo XVIII en lengua española. Sus enseñanzas se materializaron sobre todo en sus dos magnas obras, el Teatro crítico universal (1726-1740, 9 volúmenes) y las Cartas eruditas y curiosas (1742-1760 5 volúmenes).

Queridos amigos:

La efemérides de hoy, martes 8 de octubre, nos retrotrae al mismo día de 1676 en que nació en Pereiro de Aguiar, Orense, Benito Feijóo y Montenegro, sacerdote, estudioso, erudito, teólogo (ganó por oposición la cátedra de Teología en la Universidad de Oviedo), filósofo, profesor, ensayista y escritor de pluma clara y directa como nadie en su tiempo, clave de bóveda de la Ilustración española Junto con el valenciano Gregorio Mayans.

En 1690 tomó los hábitos de San Benito en el monasterio de San Julián de Samos. Desde 1709, y durante los más de cincuenta años adicionales que duró su vida, residió en el colegio benedictino de San Vicente (Oviedo), donde falleció en 1764. Está enterrado en el crucero de la Iglesia de la Corte.

Feijoo fue probablemente el mayor filósofo del siglo XVIII en lengua española. Sus enseñanzas se materializaron sobre todo en sus dos magnas obras, el Teatro[1] crítico universal (1726-1740, 9 volúmenes) y las Cartas eruditas y curiosas (1742-1760 5 volúmenes). Ambas tuvieron una enorme difusión en España, tanto en la Península como allende los mares, se tradujeron en parte a los idiomas francés, inglés, italiano y alemán, y fueron las más impresas (y leídas) en la España del siglo XVIII. Y es que Feijoo, además de riguroso en los contenidos, era dueño de un estilo directo y atractivo, lo que le granjeó en parte el éxito de que disfrutó. En su faceta formal era un escritor moderno, rompedor.

Su obra reviste por lo común la forma de opúsculos, a los que llamaba discursos. Eran verdaderos ensayos, tan es así que se considera a Feijoo el introductor del ensayo en la literatura española. Su intención siempre fue deshacer errores habituales en el conocimiento de la época, para lo que se ilustró permanentemente sobre el estado de las ciencias, la técnica y la filosofía de su tiempo, ayudado por su incansable curiosidad. Mantuvo un sistemático intercambio de opiniones con otros eruditos y científicos de toda España (lo que incluye América) y Europa. Este carteo versaba sobre asuntos variados, siempre orientados a enfrentar la superstición divulgando novedades científicas.

Con ese fin, consultaba y citaba una enorme cantidad de autores, como Francis Bacon, John Newton, René Descartes, Nicolás MalebrancheRobert Boyle o John Locke, entre otros muchos.

Fue declarado «maestro general» de los benedictinos. La Sociedad Económica de Sevilla lo hizo socio numerario. Fernando VI lo nombró Consejero RealCarlos III le regaló un ejemplar de Las antigüedades de HerculanoBenedicto XIV lo elogió profusamente. Fue un maestro reconocido en su tiempo, lo que no le libró de ataques provenientes de todos los estamentos, en parte debido a la dureza formal con la que se desempeñaba en su defensa de la razón frente a los apriorismos, de la observación rigurosa frente a deducciones sin fundamento científico alguno. Cómo sería la cosa que hasta Fernando VI prohibió que se le atacara mediante un Real Decreto de 1750.

Eso sí, siempre sometió cuanto afirmaba a los principios vertebradores del catolicismo, como sacerdote y teólogo que era, sin ceder un ápice en esa tarea.

Como tributo a la contemporaneidad que nos rodea, digamos finalmente que, entre los temas que abordó Feijoo, se encuentra el papel que la mujer desempeña en la sociedad. Su opúsculo «Defensa de las mujeres» está considerado como el primer tratado feminista español.

**

Informo de un acto excepcional, como es el almuerzo de concesión de la III Medalla de Honor del Centro Diego de Covarrubias. El galardón de 2019 corresponde a Martin Rhonheimer.  Nacido en 1950, Rhonheimer completó estudios de Historia, Filosofía, Ciencias Políticas y Teología en las Universidades de Zürich y Roma. Doctor en Filosofía, fue ordenado sacerdote de la Iglesia Católica en 1983. En los años 70, 80 y 90, desempeñó una fecunda tarea como investigador en diversas universidades alemanas, tras lo cual se volcó en la difusión del liberalismo cristiano a través de libros, conferencias y diversas actividades. Rhonheimer es autor de Libertad Económica, Capitalismo y Ética Cristiana, uno de los libros más destacados de nuestra Colección de ensayos sobre Cristianismo y economía de mercado.

Nuestro premiado es uno de los pensadores más importantes e influyentes del liberalismo cristiano a nivel mundial. Durante el acto de entrega de la Medalla, disfrutaremos de su sabiduría y conocimiento gracias al discurso de aceptación del premio. El almuerzo tendrá lugar el próximo miércoles 16 de octubre a las 14:00 horas del mediodía en el restaurante Jai-Alai (Calle de Balbina Valverde, 2). La reserva de plaza se realizará con una transferencia de 40 euros, que cubrirá el menú seleccionado para el almuerzo.

**

Ha pasado el momento de la fiebre informativa sobre los buques de diversas organizaciones que transportan personas aborígenes africanas desde algunos países ribereños del Mediterráneo (sobre todo, Libia) hasta la UE, predominantemente a Italia. El Open Arms (un nombre nada inocente) ha jugado en el verano de 2019 el papel que el Aquarius jugó en 2018.

Hay numerosas opiniones al respecto. Unas respetan los hechos, otras no. Con todo, debido a las muchas facetas que presenta el fenómeno, es difícil estar completamente de acuerdo con ninguna. Ninguna… salvo acaso ésta de Dolca Cataluña, que analiza los hechos con gran equilibrio

Hay más análisis. El de VOX es correcto. Yo puedo entender que a algunos tirios y a un buen número de troyanos, VOX les resulte indigesto. Habría que preguntarse si es porque el alimento está en malas condiciones o más bien porque algunos aparatos digestivos no funcionan del todo bien, postureos aparte. Porque el análisis resulta impecable.

Transcribo a continuación una explicación muy correcta del fenómeno. Es de Agustín Rosety Fernández. Se titula “Una reflexión sobre el Open Arms y el resto de barcos de ONGs que realizan acciones de salvamento en la mar”:

La protección de la vida humana en el mar está garantizada por los convenios internacionales. El más importante de ellos es el Convenio internacional para la seguridad de la vida humana en el mar (SOLAS). En él se establece la obligación que el capitán de cualquier buque tiene de rescatar a personas en peligro, modificando la ruta de su embarcación. Por lo tanto, existe una obligación no sólo moral, sino también legal, de rescatar a las personas que están en peligro en el mar. Además, el convenio de protección de los refugiados exige que, en caso de refugiados o solicitantes de asilo, las personas recogidas sean puestas a salvo en un puerto seguro, donde no vayan a ser perseguidas.
Hasta ahí, todo en orden. ¿Por qué surge entonces todo este problema de los barcos de las algunas ONG? Pues porque los buques de las ONGs no son barcos que se encuentran navegando y, por azar, encuentran a unos náufragos. Las ONGs de salvamento marítimo tienen como actividad el rescate de refugiados, para lo cual patrullan las costas de Libia a la espera de que aparezcan embarcaciones con personas a las que rescatar. Esta forma de proceder genera perniciosos incentivos para las mafias que trafican con personas, ya que saben que no tienen que esforzarse con llegar a Europa. Simplemente tienen que poner a las personas en un bote y ponerlas fuera del mar territorial de Libia y avisar a la ONG. Las ONG se convierten, de esta forma, en un servicio regular de transporte de personas que actúan de forma concertada con la mafia. Si esa concertación es explícita no lo podemos asegurar, pero implícita sí que lo es.

¿Por qué hay una concertación? Porque las ONGs, lejos de ser entidades sin ánimo de lucro, son organizaciones con trabajadores y directivos que viven de su actividad. El “negocio” de Open Arms es transportar inmigrantes. Gracias a ello consiguen subvenciones y donaciones privadas. Si estas organizaciones fueran ONG de Salvamento Marítimo devolverían a los refugiados a un puerto seguro cercano al lugar de rescate. Pero curiosamente, el destino siempre es Europa. Porque si no llevasen a las personas a Europa, esos inmigrantes no pagarían a la mafia.

El problema, pues, viene de una confluencia de intereses privados (mafias y ONGs) que, como toda organización, trabajan por su propia supervivencia y retuercen la legislación internacional para realizar una actividad de inmigración ilegal en Europa. Esto no hace otra cosa que generar un permanente efecto llamada que fomenta el tráfico de personas y el negocio de las mafias

¿Cuál es la solución a este problema? La única solución posible es prohibir a las ONGs que realicen operaciones de salvamento marítimo. El salvamento marítimo como actividad organizada debe ser competencia de los estados europeos por medio de sus respectivas armadas. Las ONGs son entidades privadas que obedecen a los intereses de sus promotores. La defensa del interés general debe estar en manos de los Estados, cuyo poder está sometido a las reglas de la democracia y cuyos gestores han de rendir cuentas a sus electores. En esta época que vivimos, en la que el buenismo predomina, las ONGs son glorificadas como héroes. Pero, salvo excepciones, las ONGs miran, ante todo, por sus propios intereses y hacen uso de mucho dinero, en muchas ocasiones de procedencia pública, con muy poco o nulo control.

Que no os engañen. Lo de Open Arms es un lucrativo negocio y un medio de vida para mucha gente. Si los estados no reclaman el monopolio de la protección organizada de la vida en la mar, seguiremos viendo cómo florece el próspero negocio del tráfico de seres humanos.

**

La frase de hoy es de Ernest Hemingway, escritor norteamericano que se desempeñó a mediados del Siglo XX. Gran aventurero, sus grandes pasiones fueron, además de las mujeres y el alcohol (no necesariamente por este orden), España y la escritura. Alguno de sus libros estuvo concebido y desarrollado en nuestra Patria. Entre otras muchas obras, escribió “Fiesta” (1926), “Adiós a las armas” (1929), “Por quién doblan las campanas” (1940) y “El viejo y el mar” (1952). Obtuvo el Premio Nobel de Literatura.

Es precisamente la última frase del penúltimo libro mencionado la que quiero traer ahora a nuestra carta. Por cierto, la frase original no es de Hemingway, sino del poeta metafísico John Donne y se remonta a 1624. Procede de la Meditación XVII de Devotions Upon Emergent Occasions. Por su singular belleza, no me resisto a transcribirla:

«Nadie es una isla, completo en sí mismo; cada hombre es un pedazo del continente, una parte de la masa. Si el mar se lleva un terrón, toda Europa queda disminuida, como si fuera un promontorio, o la casa señorial de uno de tus amigos, o la tuya propia. La muerte de cualquier hombre me disminuye porque estoy ligado a la humanidad; por consiguiente, nunca hagas preguntar por quién doblan las campanas: doblan por ti»

Esa es la frase de hoy en la versión de Ernest Hemingway: “No preguntes por quién doblan las campanas: doblan por ti”. Doblan por nosotros, cogidos entre dos fuegos: la creciente grey curadora de la Res publica, por un lado, y la masónica legión, por otro.

Saludos

CDC


[1] El título y concepto de teatro se entiende desde la acepción de la época, referida a “panorama” o visión general, de conjunto.

Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *