LA CARTA DE LOS MARTES – 5 DE NOVIEMBRE DE 2019

LA CARTA DE LOS MARTES – 5 DE NOVIEMBRE DE 2019

El 2 de agosto de 1990, Saddam invadió Kuwait. El Consejo de Seguridad de la ONU sancionó al régimen y ordenó su retirada. Incumplida ésta, una coalición liderada por los EEUU lo sacó de Kuwait en seis semanas.

Queridos amigos:

El 5 de noviembre de 2006 fue condenado a la horca el dictador iraquí Saddam Hussein. Su nombre completo era Saddam Hussein Abdulmayid al Tikriti, nacido en Tikrit el 28 de abril de 1937 y ajusticiado en Bagdad el 30 de diciembre de 2006. Fue presidente de Irak entre 1979 y 2003. Perteneció al Partido Baaz Árabe Socialista. Veamos cómo se produjo su irresistible[1] ascenso al poder.

En octubre de 1959, Saddam y otros miembros del Baaz intentaron asesinar al presidente Abd al-Karim Qasim, enfrentado al partido socialista. Fallaron. Algunos de los criminales fueron capturados, juzgados y ejecutados. Saddam huyó a Siria y a Egipto, donde estudió Derecho.

In 1963, a lomos del éxito de un golpe contra Qasim, Saddam volvió a Irak. Fue detenido. En 1966 escapó de prisión y en 1968 participó en un golpe que elevó al enfermizo general Ahmed Hassan al-Bakr a la presidencia de Irak. Fue nombrado vicepresidente y se reveló como un eficaz y desalmado político. Viajó de inmediato a la URSS para firmar un Tratado de Amistad y Cooperación, que supuso el suministro de armamento soviético a Irak. Su abierta admiración por Stalin le movió a calcar su comportamiento, incluido el culto a la personalidad.

Contribuyó a la modernización de Irak hasta situarlo en cabeza de las variables macroeconómicas y los indicadores sociales. Ello fue debido en gran parte a la nacionalización en 1973 de la industria petrolera y la banca extranjera, que transfirieron (involuntariamente, desde luego) enormes recursos antes ajenos al estado. Paralelamente, desarrolló un programa de armas químicas y un potente aparato de seguridad integrado por baasistas y militares, que utilizó sistemáticamente la tortura y el asesinato para obtener sus objetivos. Las estimaciones más conservadoras sitúan los asesinatos ordenados por Saddam en el entorno de las 250.000 personas. Recordemos su admiración por Stalin. En 1976 ilegalizó a los partidos no socialistas. Al tiempo, situó a los sunníes (un 20% de los habitantes del país, a los que benefició, en detrimento del 80% de chiíes, a los que diezmó) en los puestos de relevancia del Estado.

En 1979, al-Bakr fue defenestrado por Saddam Hussein. El 16 de julio, el propio Saddam Hussein se convirtió en presidente se Irak. La primera purga tardó en llegar menos de una semana. En una asamblea del partido Baaz arrestó a 68 participantes, los acusó de traición y 22 de ellos fueron condenados a muerte. A primeros de agosto ya había ejecutado a centenares de enemigos. Ese mismo año 1979, el Ayatollah Ruhollah Mussaví Jomeini se convirtió en el líder del Estado chiíta iraní. Temeroso de un contagio chií, el 22 de septiembre invadió el Juzestán iraní. La violación del derecho internacional era inaceptable, pero las potencias occidentales esperaron a ver los acontecimientos. Saddam utilizó armas químicas contra los kurdos y desarrolló un programa nuclear con fines militares. Tras centenares de miles de muertos por ambos lados, el 20 de agosto de 1988 se detuvo la guerra, que dejó a ambos países en una penosa situación económica.

Para resarcirse, el 2 de agosto de 1990, Saddam invadió Kuwait. El Consejo de Seguridad de la ONU sancionó al régimen y ordenó su retirada. Incumplida ésta, una coalición liderada por los EEUU lo sacó de Kuwait en seis semanas[2]. Saddam ordenó la retirada de Kuwait, prendiendo fuego a 700 pozos petrolíferos. La guerra fue catastrófica, llevando a Irak a su peor crisis económica y la ONU impuso al país un embargo y aislamiento totales. Saddam Hussein atacó a chiítas y kurdos[3] durante los años 90, violando reiteradamente zonas prohibidas para el sobrevuelo, lo que desencadenó ataques con misiles por parte de los EEUU.

En 2001 comenzaron las inspecciones de la ONU para encontrar armas químicas, sin hallarse evidencias. A pesar de ello, en 2003, una coalición liderada por los EEUU invadió Irak. El 9 de abril cayó Bagdad. Saddam escapó y se escondió, hasta que en diciembre fue localizado en un refugio subterráneo. En junio de 2004 fue entregado al gobierno iraquí, quien lo acusó de crímenes contra la humanidad. Fue hallado culpable y sentenciado a morir en la horca.

***

No suelo mostrar artículos o noticias pertenecientes al mundo del deporte. No porque carezcan de valor o de valores, sino probablemente porque considero que otras áreas de la vida social y política tienen mayor interés. Acaso deba reconsiderar esa postura, así que aquí hay una muestraJuan Manuel Rodríguez se ha marcado una pieza magistral. Lo hace con frecuencia, pero esta vez ha estado, como dicen los castizos, sembrao. La cosa va del Barcelona Club de Fútbol. No se la pierdan porque, con su habitual agudeza y elegancia, desgrana irónico los hitos de la historia de ese club que, en frase infeliz y harto polisémica de su entonces presidente Narcís de Carrerases més que un club.

Una perla: “Decía Alfonso de Ercilla y Zúñiga que «el miedo es natural en el prudente, y el saberlo vencer es ser valiente», de modo que el Barcelona ha tardado cerca de medio siglo en derrotar sus miedos y, al fin, ha sido valiente 539 meses después, que se dice pronto.”

Otra perla: “Es curioso porque, durante el franquismo, el Barcelona ganó más Copas del Generalísimo, o sea de Franco, que el Real Madrid: 9 por 6. Curiosamente los culés dicen que las 9 Copas que el Barcelona ganó durante el franquismo fueron ganadas limpiamente mientras que las 6 del Real Madrid tuvieron el impulso del dictador, pero eso, y más viniendo de un club de fútbol tan favorecido por el Régimen militar, no se lo cree nadie”.

Y así, todo.

***

Llevamos mucho tiempo preparando el nuevo evento que esperamos consolidar como uno de los principales compromisos anuales del Centro Diego de Covarrubias. Se trata del Día de la Libertad, una fecha que gira en torno a la conmemoración del derribo del Muro de Berlín, el 9 de Noviembre de 1989, hace ahora treinta años. La primera edición tendrá lugar el próximo jueves 14 de noviembre en el Centro Riojano de Madrid (Calle Serrano, 25), a las 19:30 de la tarde. El protagonista será un invitado de especial importancia: Hermann Tertsch. Dictará una conferencia muy sugerente : “ Europa treinta años después de la caída del muro”. Para reservar su asiento y asistir al Día de la Libertad, por favor envíen un correo indicando su nombre y apellidos a nuestro correo electrónico centrocovarrubias@gmail.com ¡Quedan cada vez menos plazas!

***

Un buen amigo en la distancia me envía un artículo sobre Singapur. Como saben, Singapur se independizó de Malasia en 1965. Por aquél entonces apenas era un puerto importante en un islote árido destrozado por la II Guerra Mundial y sin aparente capacidad para sobrevivir por sí solo. El Padre de la Patria, Lee Kwan Yew, abogado de origen chino formado en la metrópoli británica, estableció un régimen político que, con el liberalismo económico en una mano y un autoritarismo considerable en la otra, creció y se desarrolló vertiginosamente para convertirse en la envidia del mundo. Orden, limpieza, equilibrio. Y una política de vivienda con un considerable grado de intervención, necesario probablemente para evitar que quienes tenían un bajo nivel de renta tuvieran que cruzar el estrecho cada día para dormir en sus casas malayas.

El artículo se maravilla sobre las políticas de vivienda de los gobiernos singapurenses, sus logros sociales. Yo meditaba. Esto me recuerda – yo ya estaba aquí, en España – algo, no sé … ¡anda, que sí lo sé! ¡Estos chicos de Singapur han reinventado a Francisco Franco! Y a ver si los expertos consultados no patinan. La construcción masiva de viviendas en España no es de los años 70 y 80. Es de los años 60, 70 y 80. Y si se me apura, empezó a mediados de los 50. El matiz es relevante.

***

Los avances tecnológicos suelen tener consecuencias en todos los ámbitos. Lo único que requieren para ello es que se instrumenten, que pasen del estado de concepción al de ejecución por la vía de la técnica.

Lo normal, a poco que uno lea la historia de la evolución de la tecnología y las aplicaciones que se efectúan sobre las formas de producción, es que el conjunto de descubrimientos eleve el nivel de los medios disponibles. Una vez establecidos, exigen una nueva preparación para los operarios y los trabajadores de servicios, que deben adaptarse o verse retirados del sistema en los sectores punteros. De no hacerlo, sus puestos (si no desparecen directamente) serán ocupados por quienes tengan las habilidades requeridas. La rueda de la vida gira incesante. Conviene recordar que la genuina quietud es patrimonio de la muerte. Platón se cuela por los menores resquicios.

No obstante los datos y la evidencia, los hay que, ternes, no quieren ver la realidad y prefieren vivir con sus miedos. Pues en su derecho están: de vivirlos y de contarnos que el final está cerca. Son un poco plastas (a veces mucho, hasta devenir insoportables) pero así es la cosa.

Este artículo cuantifica. Es optimista. Y los que no lo sean que piensen que con el telar y las cocinas de carbón podrían ir sobreviviendo.

Acaso convenga recordar cada dos por tres que la evolución de las sociedades en el ámbito de la economía se rige por el concepto de destrucción creativa. Joseph A. Schumpeterconocido economista nacido en el imperio austrohúngaro dixit[4]Es incómodo pensar en ello, ¿verdad?

***

La frase de hoy es de Isócrates, orador, educador y mentor de políticos griegos. Socrático, fustigó (su oratoria era temida) a los demagogos de la época.

Fue desgranada el año 350 a.C.. Suena actual: “Nuestra democracia se autodestruye porque ha abusado del derecho de igualdad y del derecho de libertad, porque ha enseñado al ciudadano a considerar la impertinencia como un derecho, el no respeto a las leyes como libertad, la imprudencia en las palabras como igualdad y la anarquía como felicidad”.

Saludos


[1] Ustedes me perdonarán que parafrasee el título de la conocida obra teatral de Bertolt Brecht “El irresistible ascenso de Arturo Ui”, referido a Hitler. Saddam Hussein alcanzó cotas de miseria moral y crimen de Estado que pocos más pueden compartir.
[2] ¿Se acuerdan? Esta guerra fue bautizada por Saddam como «la madre de todas las batallas».
[3] La Operación al-Anfal destruyó 4.500 aldeas y supuso el asesinato de unos 180.000 civiles. La campaña de exterminio tuvo lugar entre los años 1986-1989 e incluyó bombardeos, ataques con armas químicas, fusilamientos y deportaciones. La guerra química está ampliamente documentada: el ataque a Halabja, bombardeada con gas mostaza y gases nerviosos sarín, tabún y VX, provocó 5.000 muertos en una sola noche.
[4] Schumpeter es ampliamente conocido por sus análisis e investigaciones sobre el ciclo económico. También por sus teorías sobre la absolutamente capital importancia del empresario, cuyo rol en los procesos de innovación condicionan la prosperidad económica. Pero su concepto principal fue el de destrucción creativa. Las innovaciones, para sentar plaza en los procesos de transformación, destruyen mecanismos o modos de producción precedentes, a los que arroja a la obsolescencia y, por tanto, destruye

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *