LA CARTA DE LOS MARTES – 09 DE JUNIO DE 2020

LA CARTA DE LOS MARTES – 09 DE JUNIO DE 2020

Alfonso XI falleció en el sitio de Gibraltar por la peste negra. Trasladaron su cuerpo primero a Sevilla y en 1371 a la Capilla Real de la Catedral de Córdoba. En 1736 sus restos se llevaron a la Real Colegiata de San Hipólito, fundada por Alfonso XI en 1343.

——————

La Carta de los martes del 9 de junio de 2020

Queridos amigos:

A comienzos de junio, en el año 1354, se puso en marcha en la ciudad de Burgos el sistema de regimiento, término que aludía al gobierno de los núcleos locales, que ya existía en los más pequeños. Fue el día 2 cuando el rey Alfonso XI de Castilla y León (que lo fue entre 1312 y 1350), llamado el Justiciero, dio un paso definitivo para reforzar, potenciar y armar en derecho una institución que fue clave para reducir el poder de los señores feudales y con el correr del tiempo devino de una enorme importancia: el regimiento[1].

Hablemos en primer lugar de la institución.

El concejo era la reunión general de los vecinos que, en asamblea, decidían sobre el aprovechamiento en común de bosques, montes y prados vecinales, más el reparto del molino, el horno o el pozo de sal. Y además de para asuntos económicos, se reunía para actos administrativos y judiciales, así como para dar autenticidad, fuerza y eficacia en derecho a los documentos que se redactaban en su presencia.

Los vecinos, reunidos en concejo, adquirieron cada vez más capacidad de autogobierno a costa de los representantes del poder del señor. Lo primero que exigieron fue que el dominus villae, que antes designaba el rey y tenía delegada su autoridad, fuera elegido por el concejo.

El concejo solía reunirse el domingo, tras la misa, en el atrio de la iglesia. Se llamaba a concejo por repique de las campanas. La asistencia era obligatoria y se multaba al vecino que no acudía. En el Señorío de Vizcaya, el concejo se conocía por anteiglesia.
Se denominaba concejo abierto a la reunión de todos los vecinos de la localidad. Cuando en la asamblea sólo se reunían algunos vecinos destacados, ese era un concejo cerrado. En Castilla y León predominaban los abiertos. En Aragón, los cerrados.

Alfonso XI fue hijo de Fernando IV de Castilla[2] y de Constanza de Portugal. Muerto su padre en 1312, Alfonso subió al trono al año de nacer. De inmediato surgieron disputas entre distintos aspirantes a ostentar la regencia, resueltas en 1313. Los infantes Juan, tío abuelo del rey, y Pedro, tío del rey, formaron regencia. La tutela quedó en manos de su madre Constanza y a su muerte en noviembre de 1313, la asumió su abuela María de Molina. En 1319, en una campaña militar contra Granada, murieron los tutores don Juan y don Pedro, quedando María de Molina como única regente – y tutora – hasta su fallecimiento el 1 de julio de 1321. A partir del fallecimiento de los tutores, el infante Felipe —hijo de Sancho IV de Castilla y de María de Molina –don Juan Manuel, tío segundo del rey como nieto de Fernando III, y Juan de Haro «el Tuerto», hijo del fallecido tutor Juan y tío segundo del rey, dividieron el reino, que entretanto era saqueado por moros y nobles levantiscos.

Ese era el panorama que se encontró Alfonso cuando accedió de facto al trono en 1325.

El rey disponía de sobresalientes capacidades de gobierno. Ello le permitió fortalecer el poder real frente a los nobles, ocupar la parte peninsular del estrecho de Gibraltar[3] y conquistar Algeciras (1344) frente a los invasores musulmanes.

Participó en la guerra de los Cien Años, lo que amplió los puntos para el comercio de lana, con nuevos mercados en Flandes. El comercio de lana enriqueció a las ciudades, y es ahí donde se incardina la innovación institucional de Alfonso XI de Castilla. Para controlar a la nobleza, que tantos problemas había creado – y seguiría haciéndolo – se apoyó en las ciudades. Y para que éstas pudieran regirse de manera autónoma frente a los nobles del entorno, coordinando con las Cortes suprimió las hermandades y reformó la normativa, culminando el proceso con el Ordenamiento de Alcalá en 1348[4].

Se le apodó el Justiciero por dos razones. Una, por la energía que tuvo que desarrollar para mantener controlada a la nobleza, recurriendo incluso al ajusticiamiento de los nobles. Otra, por la importancia que el derecho ganó durante su reinado, lo que permitió el ordenamiento del reino y su desarrollo frente a la arbitrariedad.

Tras un primer matrimonio no consumado y luego anulado con Constanza Manuel, hija de Don Juan Manuel, contrajo matrimonio con su prima hermana María de Portugal, hija de Alfonso IV de Portugal, con la que tuvo dos hijos: Fernando (1332), muerto antes de cumplir un año de edad y Pedro I de Castilla (1334–1369), apodado el Cruel, asesino de sus hermanastros Fadrique Alfonso de Castilla, Juan Alfonso de Castilla y Pedro Alfonso de Castilla; fue a su vez muerto por su hermanastro Enrique II, conde de Trastámara. Y es que, a partir del año 1331, Alfonso XI tuvo diez hijos con Leonor de Guzmán.

Alfonso XI falleció en el sitio de Gibraltar por la peste negra. Trasladaron su cuerpo primero a Sevilla y en 1371 a la Capilla Real de la Catedral de Córdoba. En 1736 sus restos se llevaron a la Real Colegiata de San Hipólito, fundada por Alfonso XI en 1343 en conmemoración de la Batalla del Salado. Lo que resta de ambos monarcas reposa en sarcófagos construidos en 1846.​

***

El avance tecnológico de hoy es una confirmación de algo que todos sabemos, sea por haberlo leído, sea por haberlo vivido. El titular es “ Investigadores desvelan la importancia de alinear el reloj biológico con los ciclos día/noche”.

Nuevas investigaciones lo confirman: los procesos corporales deben tener lugar en el momento apropiado del día. Esto se relaciona con los conocidos ritmos circadianos, los patrones que afectan al sueño y a la vigilia, así como al metabolismo. En resumen, cuando nuestras actividades y los relojes internos de nuestro organismo no están acompasados con el ciclo natural de noche y día, se incrementa la probabilidad de que enfermemos.
A esta conclusión ha llegado un equipo de investigadores de la Universidad California San Diego estudiando cianobacterias, Synechococcus elongatus. Cuando en sus hábitos reciben demasiada luz por la noche, se alimentan a horas inhabituales o no descansan regularmente, aparecen graves dificultades. Para ellas es sumamente importante que el tiempo biológico y el entorno estén en línea.

***

La noticia de hoy está relacionada con la creciente amenaza china

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado un decreto prohibiendo la compra e instalación de componentes chinos o rusos[5] que pudieran ser usados en plantas de generación de energía o en el sistema de transmisión eléctrica del país. La decisión tiene como objetivo impedir que Pekín pueda utilizar elementos preparados específicamente para atacar a los EEUU en sus estructuras esenciales.

Hoy por hoy, esto constituiría un riesgo inaceptable para las estructuras críticas del país. En tiempos resultaba impensable un ataque eficiente en los países de la envergadura y solidez de los EEUU sin presencia física de las tropas enemigas. Hoy día ello no es improbable. El riesgo para la seguridad nacional es inaceptable. Y no se va a aceptar. Una vez más, Trump acierta.
Y, ¿lo hace sólo porque desee proteger sus infraestructuras esenciales? Al 90% sí. Pero de paso lleva la iniciativa con el nuevo apestado de la política internacional: la República Popular China, que amenaza a todos con utilizar su peso comprador si se quiere investigar el origen del virus SARS CoV2, que es obviamente China. Vean cómo se las gasta el régimen chino con sus relaciones internacionales.

El embajador de China en Australia, Cheng Jingye, amenazó a finales de abril con boicotear el consumo de productos australianos si el gobierno australiano insistía en investigar el origen del coronavirus. “La gente va a plantearse si vale la pena acudir a un país que no es tan amigable con China como parece. Quizá los turistas se lo piensen dos veces. Quizá se planteen por qué deben beber el vino australiano o comer su carne”. Estas palabras se produjeron después de que el primer ministro de Australia, Scott Morrison, hablara de abrir una investigación independiente a nivel internacional sobre el origen del coronavirus en China y la respuesta dada en un principio a la emergencia sanitaria por parte del gigante asiático. Son así.

Vean el artículo completo.

***
La frase de hoy es de Jesucristo, directamente. Fue recogida por Mateo, como se ve.

“Que vuestro  sea , que vuestro no sea no. Todo lo demás viene del Maligno”.

La transcribe el Evangelista San Mateo 5:37. La he tomado del libro de Charles Gave titulado “Un liberal llamado Jesús”, que el Centro Diego de Covarrubias ha traducido del francés y va a publicar en breve.

Saludos

CDC


[1] Que procede del latín regere, es decir, gobernar.
[2] Fue bisnieto de Alfonso X «el Sabio».
[3] Efectuada tras la victoria del Salado (1340), con la ayuda de los reyes de las Coronas de Aragón y de Portugal.
[4] El Ordenamiento de Alcalá es un conjunto de leyes de carácter territorial promulgado por Alfonso XI en las Cortes de Alcalá de Henares, en 1348. En su primera ley se establece el orden general de prelación de fuentes para que en los pleitos se cuente con “leyes ciertas”.
[5] Es improbable. La producción rusa de equipos y componentes no militares es irrelevante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *