LA CARTA DE LOS MARTES – 23 DE JUNIO DE 2020

LA CARTA DE LOS MARTES – 23 DE JUNIO DE 2020

Cameron negoció con la Comisión Europea antes de convocar el referéndum. No consiguió lo que quería y decidió reforzar su posición en el partido y en el país. En 2015 materializó la convocatoria. Tanto va el cántaro a la fuente….

——————-

La Carta de los martes del 23 de junio de 2020

Queridos amigos:

El 23 de junio de ​2016 tuvo lugar en el Reino Unido de la Gran Bretaña (y en Gibraltar[1]) un referéndum no vinculante para que el pueblo de la Nación se decantara sobre permanecer en el seno de la Unión Europea o abandonarla. El resultado fue de 51.9% de los votos válidos a favor de abandonar la UE y 48,1% en pro de permanecer en ella.

Aunque el referéndum era no vinculante, el gobierno se comprometió a respetar el resultado y a implementar la salida. David Cameron, Primer Ministro que había concebido, estimulado y desarrollado el referéndum, dimitió acto seguido. El siguiente gobierno, liderado por Theresa May, inició el proceso de salida el 29 de marzo de 2017, (para abandonar la UE dos años después, el 29 de marzo de 2019). Como Theresa May no logró el respaldo del Parlamento (ni el de su propio partido Conservador), el plazo se extendió hasta el 31 de octubre de 2019. La situación estaba estancada y Theresa May dimitió, siendo sucedida por Boris Johnson. El plazo se volvió a prorrogar hasta el 31 de enero de 2020. A las 23:00 de ese día el Reino Unido abandonó la UE.

Como esta efemérides es tan reciente (hemos dudado mucho en considerarla para formar parte de la Carta de los martes), falta perspectiva, sobre todo acerca de los resultados, pero con esos bueyes hay que arar. Vamos con ella, no sin antes dar una pincelada histórica (ésta, verdaderamente histórica).

El Reino Unido solicitó su entrada en la entonces Comunidad Económica Europea en 1961, pero Francia (es decir, Charles de Gaulle) la vetó. Cuando lo intentó en 1973[2] lo logró.  Dos años más tarde, un primer referéndum sobre continuar en la CEE o abandonarla fue aprobado con un 67.2% con una participación del 64.62%. La integración política ganó enteros cuando el Tratado de Maastricht estableció la futura Unión Europea en 1993, que tras Lisboa (2009) se convertía en una nueva entidad.

Veamos las razones que motivaron el referéndum de 23 de junio de 2016, unas de fondo y otras tácticas.

Las de fondo enraízan en la natural aversión del británico a integrarse en un constructo del que no se siente parte. El país entró, pero gran parte de sus habitantes mantuvieron un labio superior algo rígido al respecto[3]. Téngase en cuenta que el peso de la Commonwealth, del Imperio Británico, en suma, tiene una ponderación notable en el inconsciente colectivo británico. Sus pobladores, con muchos matices, se entienden como un eslabón intermedio entre el resto de Europa y los EEUU. Aunque la entrada de 1973 fue respaldada por un anterior referéndum, Bruselas[4] ha adquirido tal peso tras el Tratado de Lisboa (2009) que muchos países miembros están mostrando un progresivamente creciente rechazo de las poblaciones respectivas a tanta injerencia distante y suficiente[5] de los burócratas con sede en la capital de Bélgica. El Reino Unido no ha sido una excepción.

El asunto de los inmigrantes ha sido y es el más relevante: UK no quería tener que aceptar más inmigrantes del resto de la UE ni extenderles los beneficios del desarrollado Estado del Bienestar que les es propio[6]. Ya tenía – y tiene – bastante con el reflujo del imperio… . Hubo más asuntos, referidos a nuevos tratados comerciales, a asegurar el poder de veto a los Parlamentos nacionales (o sea, a Westminster) para leyes de la UE, a la reducción de la burocracia para las empresas, a lograr una menor interferencia del Tribunal de Derechos Humanos en la vida policial y judicial británica, a reducir el poder de la UE frente a los Estados-miembro y, last but not least, a minimizar ese concepto imperialista de Más Europa tan caro a los burócratas residentes temporalmente en Bruselas y tan caro para los contribuyentes de los países-miembro.

Las tácticas se resumen en la errada apuesta del PM, David Cameron, de utilizar un referéndum para reforzar su posición dentro del Partido Conservador. Esto viene de lejos. Antes de las elecciones generales de 2010, Cameron, entonces en la oposición, prometió un referéndum, pero de desdijo. En 2012, Cameron volvió a acariciar la idea de utilizar ese referéndum como una concesión interna para atraer al ala conservadora del Partido Conservador, los euroescépticos. Recuérdese que en las elecciones al Parlamento Europeo en 2014, UKIP quedó el primero y los conservadores en tercer lugar. Esto no había pasado en los 108 años anteriores y constituyó un aldabonazo.

Cameron negoció con la Comisión Europea antes de convocar el referéndum. No consiguió lo que quería y decidió reforzar su posición en el partido y en el país. En 2015 materializó la convocatoria. Tanto va el cántaro a la fuente….

A favor de quedarse en la UE estaban el partido Laborista, el Liberal Demócrata, el partido Nacional escocés, Plaid Cymru [7]y los Verdes. En contra estaba el UKIP[8]. El Partido Conservador permaneció neutral. Los líderes de los dos más importantes podían defender cualquier opción. Cameron lo hizo por permanecer. Las grandes empresas estaban por el sí. En general, preocupaban los (bajísimos, por otra parte) nuevos aranceles y las variaciones de valor de la Libra Esterlina contra el Euro.

Los sondeos daban un 52% a favor de permanecer. Y entonces llegó el resultado.
Fue la primera vez en el Reino Unido que un referéndum salió en contra de los deseos del gobierno. Los mercados financieros reaccionaron en negativo. La Libra cayó un 11%. Todo fue flor de un día (y ni eso). Los mercados se recuperaron y la Libra, asimismo. El Gran Londres votó con Irlanda del Norte y Escocia por quedarse. El resto, por irse. Dícese que más jóvenes votaron por la UE y los más formados, asimismo. And so what? Véase el desprecio de la izquierda biempensante por las personas de edad (a las que matarán por eutanasia en cuanto puedan) y las de menor nivel de estudios, como si eso fuera un criterio a la hora de votar[9].

Ya están los progres pidiendo un nuevo referéndum. Son insaciables. Como los independentistas de Quebec, instalados de por vida en el ridículo.

Good bye, European Union[10].

**

El avance que presentamos hoy tiene que ver con la superación de los límites que nos impone la Física, pues no otra es la función del hombre de Ciencia en su trabajo cotidiano: empujar las fronteras hasta donde nos sea posible para mejorar las condiciones de vida de la especie humana.

Hoy hemos encontrado un artículo sobre la velocidad a la que operan los ordenadores y la ayuda que el magnetismo puede procurarles.

El profesor Enrique del Barco, de la Universidad Central de Florida, dirige el equipo que crea máquinas que operan a billones de ciclos por segundo. Y como los ordenadores de hoy día necesitan ferromagnetos para alinear los procesos binarios que procesan y almacenan la información, ahí se ha centrado la investigación. Pero no en los ferromagnetos sino en los antiferromagnetos, mucho más poderosos, pero más difíciles de controlar.

Lo han conseguido, junto con investigadores de la Universidad de California, el National High Magnetic Field Laboratory, la Universidad noruega de Ciencia y Tecnología y la Universidad china del Nordeste, operando a nivel nanoescalar. Y efectivamente, las máquinas operan en terahercios, realizando cálculos en una billonésima de segundo. Un paso adelante más.

***

La noticia de esta semana aparece en el blog fpcs, que es un referente del análisis social y político en España desde hace tiempo. El artículo al que me refiero trata las actuaciones del poder ejecutivo ante la pandemia. Es difícil discrepar, tal es el nivel de acierto en las afirmaciones. Lo voy a desgranar brevemente:

  • La estrategia de confinamiento es económica y socialmente brutal y contraproducente.
  • Su eficacia sanitaria es dudosa.
  • Las consecuencias económicas son terribles, irreparables y permanentes.
  • El retraso en actuar al principio es simétrico al retraso en recuperar la actividad.
  • Las medidas adoptadas tendrán graves consecuencias económicas, sociales y políticas.
  • El gobierno ha vestido todo ello con una sarta interminable de falsedades.
  • Ha aprovechado para desarrollar una fuerte dinámica de involución política.
  • El coste en vidas es altísimo: España tiene la mayor mortalidad porcentual del mundo.
  • Todo apunta a que había estrategias mucho mejores.
  • La más evidente; se podía salvar economías y salvar vidas a la vez.

Saco un par de párrafos del texto, que nos dan una idea de su tenor: “como decía el gran economista Henry Hazlitt, “el arte de la economía consiste en considerar no los efectos inmediatos, sino los que se producirán a largo plazo por cualquier acto o medida política; en calcular las repercusiones de tal política, no sobre un grupo, sino sobre todos los sectores””.

“Con estas medidas los yonquis del poder están midiendo la capacidad de aguante del ciudadano preguntándose hasta qué extremo tragará con los abusos de un nuevo régimen que ha encontrado en el pánico – que impide pensar – un arma eficaz”.

Hay mucho más. Léanlo, por favor.

***

La frase de hoy es de Anthony Esolen, del Providence College en Rhode Island. Se trata de una Universidad Católica, la única gestionada por dominicos en los EEUU. Aparece en un corto vídeo grabado para la Prager University sobre la Edad Media, que tan mala fama ha recibido de los iluminados de la Ilustración y seguidores posteriores.

Se refiere a las capacidades de las distintas generaciones en relación con las que las preceden en el tiempo. Contrasta lo que hicieron nuestros lejanos ancestros con lo que estamos haciendo nosotros en nuestros días. Dice así, en una traducción algo libre:

“Hemos despreciado los logros de nuestros ancestros y no les hemos llegado a igualar; ellos honraron a sus predecesores y los superaron”

Saludos


[1] Pero no en las Islas de Man y Jersey + Guernsey.
[2] Charles de Gaulle había fallecido en noviembre de 1970, aunque había abandonado la Presidencia anteriormente.
[3] The stiff upper lip. Muy british. Desdén, al cabo.
[4] Bruselas es el nombre de la bestia para los partidarios del BREXIT; se refiere a la Comisión de la UE, el verdadero Consejo de Ministros de un corpus sin soberanía pero que hace y deshace en cada país miembro. Esa es una de las quejas de los brexiteers.
[5] En su acepción de displicente, indiferente y superior, no de bastante.
[6] Al fin y al cabo, ellos lo inventaron a primeros del Siglo XX.
[7] Partido político independentista galés creado en 1925. En español, “Partido de Gales”
[8] United Kingdom Independence Party
[9] Resulta evidente que a la progresía le parece así.
[10] Ustedes ya saben que los británicos consideran al continente como un todo aislado. Pues eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *