LIBERALISMO, DEMOCRACIA Y PARTITOCRACIA — Febrero 2022

LIBERALISMO, DEMOCRACIA Y PARTITOCRACIA — Febrero 2022

El liberalismo propugna la libertad como concepto indivisible que se aplica por igual a lo individual, lo social, lo económico y lo político. En lo político, las libertades son sinónimo de democracia, régimen de gobierno que recibe el mandato representativo de los ciudadanos en los que reside la soberanía.

La democracia es el poder político al servicio de los ciudadanos, que se constituyen en sus auténticos protagonistas y se sustenta en las libertades, el pluralismo, el estado de derecho y la representatividad.

En sentido inverso, la partitocracia es un régimen político en el que se gobierna por el mandato imperativo de la oligarquía política, que se apropia de la soberanía ciudadana poniéndola a su servicio.

Las actuales democracias sufren un acusado proceso de transformación en partitocracias, gobierno de las oligarquías políticas, proceso alimentado por la creciente debilidad de la sociedad civil, la hipertrofia del Estado y la ocupación partitocrática de las instituciones de control del poder político, en especial, del Poder Judicial. Esa mutación erosiona la democracia de forma significativa y con ella las libertades que la definen.

En las formaciones políticas que alcanzan el poder se cumple la ley de hierro de la oligarquía, que acaba sustituyendo los objetivos de representar y servir por los de alcanzar y mantener el poder. Esa inversión de finalidad es la causa fundamental por la que los proyectos políticos liberales, ya sean colectivos o individuales, deban recorrer un camino plagado de dificultades, insalvables en numerosas ocasiones, resultado del enfrentamiento del modelo democrático con el partitocrático.

De esa forma, la propia democracia interna de los partidos políticos se torna misión imposible al requerir de una estructura abierta y dialogante capaz de reflejar su pluralismo representativo.

En España, esa pugna entre ambos modelos opuestos se ha producido tanto en la izquierda política, con el PSOE de Felipe González, la UPyD de Rosa Díez, el Ciudadanos de Albert Rivera, como en la derecha política, con el PP de José María Aznar, la Autonomía madrileña de Esperanza Aguirre o de Isabel Díaz Ayuso.

Hasta el momento, los “aparatos” de partido o del sistema han logrado acabar con los movimientos liberales, pero la gesta de Isabel Díaz Ayuso, el fin del bipartidismo, el descrédito de una izquierda sectaria y autócrata, unido a la creciente concienciación ciudadana, permiten albergar la esperanza de que se pueda recorrer el camino de vuelta desde la partitocracia imperativa a la democracia representativa liberal.

 

Avizor

febrero 2022

 

 

 

 

 

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: CENTRO DIEGO DE COVARRUBIAS
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: info@centrocovarrubias.org.
  • Información adicional: Más información en nuestra política de privacidad.