LA CARTA DE LOS MARTES — 22 DE MARZO DE 2022

LA CARTA DE LOS MARTES — 22 DE MARZO DE 2022

Queridos amigos:

El 22 de marzo de 1933 se inauguró el campo de concentración de Dachau, primer campo de prisioneros del régimen nacional socialista alemán. Estaba situado a 13 kilómetros de Munich, en la población del mismo nombre. Se mantuvo abierto entre ese 22 de marzo y su liberación[1], el 29 de abril de 1945[2].

Pocas semanas tras el nombramiento de Adolf Hitler como Canciller del Reich alemán el 30 de enero de 1933, el partido nacional socialista de los trabajadores (NSDAP) estableció una dictadura en Alemania utilizando el terror, a imagen y semejanza del PCUS en la Unión Soviética[3]. El objetivo era eliminar toda oposición política. Para detener en masa a los opositores, se abrieron campos de concentración en todo el país. Uno de ellos fue el de Dachau. El 22 de marzo de 1933, los primeros ocupantes llegaron al campo, que estaba gestionado al principio por las SA[4] y SS[5] locales. Inicialmente, los internos tenían taquilla propia, utensilios de higiene y camastro individual en barracones. No llevaban uniforme de prisioneros ni el pelo rapado[6]. Desde junio de 1934 pasó a ser un campo de prisioneros, bajo la autoridad de las SS[7], y a partir de 1941 fue convertido en campo de exterminio.
En los primeros tiempos, en Dachau fueron concentrados aristócratas, intelectuales, políticos[8] y religiosos[9], muy predominantemente católicos. De entre los políticos, el excanciller de Austria Kurt von Schuschnigg fue deportado e ingresado en Dachau en el marco de las presiones nazis para que el presidente austriaco nombrara canciller al líder nazi de Austria, Arthur Seyss-Inquart. Un alto número de aristócratas[10] estuvo internado en el campo de Dachau.

Desde 1936, con excepción de Dachau, se cerraron todos los campos de concentración y se crearon nuevos centros más grandes. Además de opositores al régimen, también se detuvo a cada vez más personas por motivos racistas, ideológicos y de “higiene social”. Formaban parte de ellos minorías como homosexuales, gitanos y “asociales”. En 1937 se amplió el campo de prisioneros de Dachau hasta 6.000 plazas. En 1938, tras la ocupación de Austria y los Sudetes, miles de presos políticos de la etnia gitana, así como judíos de las zonas ocupadas, fueron deportados a Dachau. Después del pogrom del 9 al 10 de noviembre de 1938 (Kristallnacht, Noche de los Cristales Rotos), más de 10.000 judíos alemanes fueron recluidos en Dachau. La SS los maltrataba y extorsionaba para obligarlos a entregar su patrimonio y abandonar su país, Alemania.

El 1 de septiembre de 1939 comenzó la Segunda Guerra Mundial. A finales de ese mes, las SS evacuaron el campo de Dachau para situar allí a la división de las SS Totenkopf hasta la primavera de 1940. Más de 5.000 prisioneros fueron trasladados a los campos de concentración de Flossenbürg, Mauthausen y Buchenwald. A partir de 1940, cada vez más prisioneros de las zonas ocupadas por el ejército nacionalsocialista ingresaron en Dachau. La cifra aumentó a alrededor de 10.000 prisioneros en verano de 1940. Las condiciones de vida y de trabajo empeoraron drásticamente para los prisioneros. Eran obligados a construir caminos, trabajar en canteras y otras obras a la intemperie. Las muertes fueron en aumento. Tras la Operación Barbarroja (ataque a la URSS) de junio de 1941, Dachau se utilizó para ejecutar prisioneros de guerra del Ejército Rojo[11]. A partir de 1942, los médicos de la SS realizaron horrendos experimentos médicos con prisioneros del campo de Dachau en el marco de las acciones de eutanasia[12] del régimen. Cuando se intensificó el proceso de la “Solución Final”, los judíos fueron enviados desde Dachau y otros campos del Reich a campos de exterminio en Polonia.

En febrero de 1943, se empezaron a utilizar los prisioneros de los campos de concentración como trabajadores forzados en la producción bélica, con el establecimiento de 140 campos de concentración externos en todo el sur de Baviera. Concretamente, a Dachau se agregaron 36 subcampos para albergar a 37.000 prisioneros[13], que trabajaban en las fábricas de armas. Las empresas privadas también podían utilizar trabajadores de Dachau. Dichas empresas pagaban directamente a las SS, sin contrapartida alguna para los presos. Éstos eran obligados a trabajar hasta que la debilidad y las enfermedades les impedían continuar.
En 1944, con la retirada de la Wehrmacht en todos los frentes, los internos en los campos de los territorios perdidos iban siendo enviados a otros en el interior de Alemania. Dachau estaba abarrotado y las condiciones eran mortíferas. Ese año estalló una epidemia de tifus que mató a 200 internos al mes durante un largo período. A finales de abril de 1945, con la guerra perdida, las SS empezaron a evacuar Dachau. 25.000 de los prisioneros fueron obligados a marchar a pie hacia el Tirol[14] o fueron transportados en trenes de mercancías hacia varios destinos. Ello provocó una mortandad directa e indirecta enorme. De las aproximadamente 41.500 personas exterminadas en el interior de Dachau entre 1933 y 1945, un tercio murió durante el último medio año de guerra.

De un total superior a 200.000 prisioneros procedentes de más de 30 países que fueron recluidos en Dachau, el 29 de abril de 1945 quedaban unos 60.000. El 30% eran judíos. Apenas había alemanes.

Después de la guerra fueron capturados 40 miembros de las SS con responsabilidades en Dachau. De ellos, 36 fueron condenados a muerte y ejecutados en el propio campo tras el juicio a que fueron sometidos por un tribunal estadounidense entre el 15 de noviembre y el 14 de diciembre de 1945.

**

La noticia de esta semana ha aparecido en muchos medios, así que les ahorro cualquier enlace y paso directamente a comentar el conocido como Memorándum de Budapest.

El 5/12/1994, Ucraina, Rusia, Bielorrusia, Kazajstán, EE. UU. y el Reino Unido[15] firmaron el Memorándum de Budapest, que es un acuerdo sobre garantías de seguridad. Por su virtud, Ucraina entregaba todas sus ojivas nucleares a Rusia. Concretamente, Ucrania cedió a Rusia 5.000 bombas nucleares, 176 misiles balísticos intercontinentales y 44 aviones bombarderos de gran alcance[16] entre los años 1994 y 1996. A cambio, obtenía de Rusia ayuda económica y el respeto de su integridad territorial y de su independencia política. Así, Ucraina se vinculó al Tratado de No Proliferación Nuclear.

Hoy día, estos son hechos: Rusia, es decir, Vladimir Putin, ha vulnerado otro tratado firmado por uno de sus antecesores, que está obligado a cumplir. Ha invadido Ucraina con burdas excusas y está masacrando a la población civil.

Esto es un mensaje para los finos y agudos analistas, así civiles como militares, que arguyen que no se han escuchado las justas demandas de Putin; que la OTAN presiona a Rusia y avanza contra sus fronteras[17]; que sus miembros amenazan la seguridad de Rusia; que cuando cayó la URSS Rusia fue maltratada, que bla, bla, bla. Esto son opiniones sin fundamento histórico que constituyen una burla siniestra y macabra de los biempensantes occidentales, que hablan de Rusia ancilarmente y porque lo reclama el guión.

Continuará.

**

La frase de hoy aparece en una carta que ha dirigido el arzobispo de Poznan, Stanislaw Gadecki, en su condición de presidente de la Conferencia Episcopal de Polonia, a monseñor Georg Bätzing, presidente de la Conferencia Episcopal de Alemania. En ella vierte comentarios de contenido apostólico profundo y trascendente. De hecho, recuerda a la iglesia católica alemana los principios de la fe católica. “Una de las tentaciones en la Iglesia (católica) hoy en día es comparar constantemente las enseñanzas de Jesús con los desarrollos actuales en psicología y ciencias sociales”. Otra vez el aggiornamento conciliar y postconciliar, responsable fundamental del espantoso batacazo que ha dado con los huesos de la Iglesia Católica en el suelo de la Historia. Esta vez viene a cuento del llamado camino sinodal y sus incursiones en asuntos como la abolición del celibato, el sacerdocio de las mujeres, la comunión de los divorciados y la bendición de las uniones entre personas del mismo sexo. Lo he extraído de este enlace.

José-Ramón Ferrandis
Director
CDC

Dachau, Alemania. Prisioneros políticos durante una formación el 28.6.1938


[1] Por la 20ª División Blindada y la 45ª División de Infantería del VII Ejército de los Estados Unidos.
[2] Tras esa fecha fue utilizado durante muchos años como residencia para refugiados de guerra.
[3] Se sabe bien: el Gulag o GULAG: Glávnoye upravléniye ispravítelno-trudovyj lageréy i kolóniy, es decir, Dirección General de Campos y Colonias de Trabajo Correccional, era el departamento del NKVD (antecesor de la KGB, para entendernos) que dirigía el sistema penal de campos de trabajos forzados. Aunque los campos de trabajos forzados operaron en Rusia y en la URSS con anterioridad, el Gulag fue creado oficialmente el 25 de abril de 1930 y disuelto el 13 de enero de 1960. Quince años más tarde de la caída del III Reich.
[4] SA como acrónimo de Sturm Abteilung, que se suele traducir por “sección de asalto”, aunque literalmente signifique “destacamento de tormentas”. Fue una organización paramilitar durante la República de Weimar y posteriormente.
[5] SS era el acrónimo de las Schutzstaffel, o Escuadrón de protección. Fue una organización paramilitar, policial, penitenciaria y de seguridad al servicio del NSDAP.
[6] Eso cambió pronto; al llegar al campo, los prisioneros perdían sus efectos personales, se les rasuraba la cabeza y eran obligados a vestir uniformes a rayas. Cada prisionero recibía un número de registro y un triángulo de color que identificaba su categoría. Trabajar hasta agotarse, sin apenas alimentos y eran maltratados de muy diversas maneras.
[7] Con el pretexto de que las Sonder Abteilung (SA), planeaban un golpe de estado (“Röhm-Putsch”), el 30 de junio de 1934, Adolf Hitler ordenó a las SS asesinar altos cargos de la SA y opositores políticos en todo el Reich. Fue la conocida como “Noche de los cuchillos largos”. Unidades de las SS se hicieron cargo de todos los campos de concentración.
[8] La mayoría de ellos comunistas y socialdemócratas, bajo “custodia protectora”, según la narrativa oficial.
[9] Dachau sirvió también como el campo principal para albergar prisioneros religiosos cristianos, como por ejemplo Testigos de Jehová, la única confesión religiosa a la que se asignó un distintivo específico (el triángulo púrpura) en sus uniformes de prisioneros dentro de los campos de concentración, por protestar contra el control que los nazis ejercían sobre las iglesias. Según datos de la Iglesia católica, al menos 3.000 religiosos, incluidos obispos, fueron recluidos en Dachau. La mayor parte (1.780) eran sacerdotes polacos, de los que 868 no sobrevivieron. Entre los religiosos más conocidos se hallaban Karl LeisnerTitus BrandsmaMartin NiemöllerJosef Kentenich (fundador del movimiento apostólico de Schönstatt, quien se recluyó voluntariamente) y Petrus Mangold. En total murieron en Dachau 1.034 personas con cargos religiosos.
[10] Muchos nobles bávaros, los hijos del archiduque Francisco Fernando de Austria y el príncipe carlista Francisco Javier de Borbón-Parma, entre otros.
[11] Las SS asesinaron a más de 4.000 prisioneros de guerra soviéticos entre 1941 y 1942.
[12] Se aplicaban sólo a los prisioneros ya incapacitados para el trabajo.
[13] Sobre todo, judíos procedentes de Checoslovaquia Hungría, Polonia y la URSS.
[14] El 26 de abril de 1945, las SS obligaron a 7.000 prisioneros a emprender una «marcha de la muerte». Los que se retrasaban eran fusilados. Muchos murieron de hambre, agotamiento o frío. Los supervivientes fueron encontrados por tropas norteamericanas a comienzos de mayo, sin rastro de las SS.
[15] Firmaron personalmente Leonid Kuchma, Borís Yeltsin, Bill Clinton y John Major.
[16] A la sazón se trataba del tercer arsenal nuclear existente, sólo tras el de Rusia y el de los EE. UU.
[17] Si como muestra basta un botón, 27/3/2014, como consecuencia de la crisis de Crimea, la Asamblea General de la ONU aprobó la Resolución 68/262 (Integridad territorial de Ucrania). Fue aprobada por 100 países. Reconocía a Crimea como parte de Ucraina y rechazaba el referéndum orquestado por Rusia sobre el estatus político de la península.
Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.