LA CARTA DE LOS MARTES DEL 12 DE ABRIL DE 2022

LA CARTA DE LOS MARTES DEL 12 DE ABRIL DE 2022

Queridos amigos:

El 12 de abril de 1945 falleció el 32º presidente de los Estados Unidos, Franklin Delano Roosevelt. Roosevelt, o FRD, como también era conocido, nació en Hyde Park (Nueva York) el 30 de enero de 1882, en el seno de la familia de ese apellido[1], adinerada y con miembros de gran notoriedad.

Su padre era el empresario James Roosevelt. Su madre, Sara Ann Delano, tenía ascendientes hugonotes franceses. Era hija de Warren Delano, cónsul de Estados Unidos en China y de una madre de la familia Lyman, de gran tradición en los EE. UU. Fue una madre extremadamente posesiva, a la que FDR confesó temer en su infancia. Franklin fue hijo único.

Roosevelt creció en un entorno privilegiado. Aprendió equitación, polo, tenis y tiro. Por sus frecuentes viajes a Europa, hablaba alemán y francés. FDR estudió derecho y devino abogado en Columbia University, donde ganó el examen del bar (1907) para ejercer en Nueva York. No hizo uso de esa capacidad y entró a trabajar en el bufete Ledyard y Milburn (1908). Poco antes (1905) se había casado[2] con Eleanor Roosevelt[3], yéndose a vivir a una casa que había comprado para ellos Sara A. Delano, quien construyó otra al lado para estar en estrecho contacto con su Franklin. Tuvieron seis hijos entre 1906 y 1916, de los que cinco sobrevivieron hasta edades avanzadas.

FDR se dedicó sin dilación a una carrera política que le llevó a las más altas cotas de su nación, como años antes hizo su primo en 5º grado, Theodore (Teddy) Roosevelt. FDR era alto, bien parecido, con cierto carisma. Socialmente cómodo y capaz de financiar su propia campaña, pronto se convirtió en una figura entre los miembros del partido demócrata de Nueva York[4]. Así, realizó una campana muy agresiva y ganó el escaño al Senado por el estado de Nueva York en 1920. Renovó la victoria en 1921. Entonces fue nombrado presidente del Comité de Agricultura, donde se familiarizó con aspectos agrarios, laborales y sociales que luego tanto le iban a servir.

Cuando Woodrow Wilson fue elegido presidente en 1912, Roosevelt fue nombrado secretario adjunto de la Marina. Entre 1913 y 1917, Roosevelt amplió ésta, fundó la Reserva de la Marina de los Estados Unidos[5], estableció un sistema de méritos en la promoción de sus hombres, garantizó el control civil sobre la Marina y multiplicó por cuatro el presupuesto[6].

En 1914 se presentó a las primarias demócratas para el Senado de los Estados Unidos, pero fue derrotado. En abril de 1917, cuando Estados Unidos entró en la Primera Guerra Mundial[7], Roosevelt se convirtió en el más alto responsable de facto de la Marina de los EE. UU.

En 1920, FDR se presentó como eventual Vicepresidente del candidato presidencial, el gobernador de Ohio, James M. Cox, en la candidatura del partido Demócrata para las elecciones presidenciales, pero Cox fue derrotado por el ticket republicano Warren G. Harding/Calvin Coolidge.

Entonces surgió un evento que condicionó toda la vida de Roosevelt. En 1921 contrajo una enfermedad, diagnosticada como poliomielitis[8], que paralizó permanentemente el uso de sus piernas. A pesar de los subsecuentes malos augurios sobre su carrera, FDR luchó por volver a la situación anterior. En torno a 1928 Roosevelt pensó que ya estaba plenamente recuperado[9], al menos lo suficiente como para relanzar su carrera política.

Venció en las elecciones a gobernador de Nueva York ese mismo año. Allí, entre 1929 y 1933, tras el Viernes Negro de 1929 y la Gran Depresión subsiguiente, Roosevelt propuso construir centrales hidroeléctricas, se enfrentó a la crisis agraria y estableció una Comisión de Empleo estatal. Fue el primer gobernador en proponer un seguro de desempleo. Propuso pensiones de retiro. Empezó sus “charlas junto a la chimenea”, en las que se dirigía a sus electores por radio. En relación con Eleanor, estableció el campo de juego para ambos[10].

Tras la crisis posterior a octubre de 1929, Roosevelt apostó por una nueva política, el New Deal o nuevo pacto, que le permitió ganar las elecciones de 1932, derrotando al candidato republicano, el presidente Herbert C. Hoover, en una de las victorias más aplastantes de la historia[11]. Su éxito se fundamentó en el apoyo de la llamada New Deal Coalition[12].

Al tomar posesión, la situación económica era muy difícil, con cerca de un 25% de desempleados, caída de los precios agrarios, 50 % de reducción del output industrial y dos millones de personas sin hogar[13]. Entonces, Roosevelt aplicó sus principios de actuación política, que se resumen en esta frase que dejó escrita: “El país lo necesita y, salvo que me equivoque en valorar su temperamento, pide experimentación valiente y persistente. Es de sentido común adoptar un método e intentar algo; si falla, hay que admitirlo e intentar otro. Pero, sobre todo, intentar algo”. Y vaya que lo intentó, con resultados muy dispares.

Durante los primeros 100 días del Congreso de Estados Unidos, Roosevelt presentó numerosas iniciativas legislativas y dictó abundantes órdenes ejecutivas para establecer y desarrollar el New Deal[14] y múltiples programas de ayuda, recuperación y reforma. Actuó en el ámbito del desempleo y de la agricultura. Pretendió recuperar la economía a través enormes cantidades de gasto público controlado por nuevos organismos como la National Industrial Recovery Administration (NIRA[15]) de 1933, que disponía de $ 3.300 M (equivalentes a $ 65.970 M de 2020) sólo para obras públicas. Dio cerrojazo a la Ley Seca[16]. La lista de agencias que creó (ya saben, “ensayo y error”) fue enorme: la Federal Emergency Relief Administration, la Public Works Administration, la Works Progress Administration[17] el Civilian Conservation Corps y la Rural Electrification Administration. Roosevelt amplió la Reconstruction Finance Corporation. Otras iniciativas legislativas y agencias federales que FDR llevó a la realidad fueron la Fair Labor Standards Act, la Fair Employment Practices Committee, la Securities and Exchange Commission, la Federal Deposit Insurance Corporation, la Social Security y la Federal Communications Commission. La Tennessee Valley Authority (1933) construyó presas, generó energía eléctrica y modernizó la agricultura. El 6/4/1933, mediante la Orden Ejecutiva 6102, FDR prohibió la tenencia privada de oro, plata o divisas bajo multa de $10,000 y /o entre 5 y 10 años de cárcel.

El Congreso dio a la Federal Trade Commission amplios poderes reguladores y habilitó la concesión de hipotecas a millones de personas. FDR propuso y obtuvo la Agricultural Adjustment Act (1933) y la National Labor Relations Act[18] (1935). Estableció relaciones diplomáticas con la Unión Soviética en 1933. Con todo, la iniciativa exterior más importante de la primera presidencia de FDR fue la Good Neighbor Policy, una reconsideración de las políticas de EE. UU. en Iberoamérica.

Roosevelt ganó de nuevo las elecciones en 1936 por amplia mayoría. Tras su reelección, intentó la aprobación de su proyecto de Ley de Reorganización Judicial de 1937, que habría ampliado el número de jueces de la Corte Suprema de Estados Unidos. No lo logró. Además, una mayoría de senadores y congresistas bloqueó la aprobación del proyecto de ley, así como de nuevos programas y reformas del New Deal. Y es que, aunque los resultados sociales para los americanos en peor situación fueron buenos (y los efectos políticos para FDR también), pues le garantizaron un granero de votos permanente, los económicos fueron directamente desastrosos. Nada de extrañar si se recuerda que los programas del New Deal eran experimentales y en general notablemente defectuosos[19]. Para coordinar actuaciones, Roosevelt creó la Executive Office of the President.

Muchas de las leyes, regulaciones y nuevos organismos creados por Roosevelt sobrevivieron a su gobierno, como la Securities and Exchange Commission (SEC), National Labor Relations Act, la Federal Deposit Insurance Corporation, la Social Security o la Fair Labor Standards Act, que estableció el derecho a un salario mínimo.

Reelegido Roosevelt en 1940, tras el inicio de la Segunda Guerra Mundial en territorio europeo, Estados Unidos se declaró neutral, pero el Presidente apoyó fuertemente al Reino Unido, la República de China y, desde 1941, a la Unión Soviética. Como respuesta a la amenaza de la Alemania nacional socialista, Roosevelt empujó intensamente la movilización de la economía estadounidense para hacer frente a un previsible enfrentamiento armado, priorizando la derrota de Alemania[20] sobre la de Japón. Ahí comenzó el programa Lend-Lease[21].

Tras el ataque japonés a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941, el Congreso declaró la guerra a Japón. El 11 de diciembre, la Alemania nacional socialista y la Italia fascista declararon la guerra a los EE. UU., a lo que el Congreso respondió idénticamente. El 19 de febrero de 1942, FDR firmó la Orden Ejecutiva 9066 que implicaba el internamiento de 110.000 japoneses y ciudadanos estadounidenses de ascendencia japonesa (sin excepciones[22]) en campos de concentración del oeste de los EE. UU.

Su política ante los judíos europeos y el Holocausto fue criticada. Tan pronto como en 1923, Roosevelt suscribió el establecimiento de un numerus clausus para estudiantes judíos en Harvard. Tras la Kristallnacht (1938), FDR no relajó las cuotas de inmigración. El Departamento de Estado endureció las medidas para los refugiados. FDR no instruyó al Departamento de Estado para que cubriera todas las cuotas de inmigración[23]. En 1943 puso el último clavo en el ataúd[24].

Mediante el Proyecto Manhattan,[25] FDR autorizó el desarrollo de la primera bomba nuclear. Junto a Winston Churchill[26], tan pronto como entre el 9 y el 12 de agosto de 1941, Roosevelt mantuvo reuniones en las que prepararon el Atlantic Charter, documento que recogía cómo efectuar el esfuerzo de la guerra y establecía los objetivos y las instituciones de postguerra[27]. Allí se sentaron las bases de la Organización de las Naciones Unidas. Después, junto con Churchill y Stalin, se reunió en la Conferencia de Teherán (noviembre de 1943) y en la Conferencia de Yalta (Crimea) en febrero de 1945.

La Administración Roosevelt inició la construcción de El Pentágono el 11 de septiembre de 1941. El tamaño del ejército aumentó vertiginosamente, desde los 189.000 a finales de 1939 a 14 millones en 1941[28]. Para garantizar que la vuelta a casa de los soldados fuera menos abrupta, Roosevelt propuso la G.I. Bill [29]. Paralelamente, la producción de equipos fue masiva y superó todo lo conocido. En 1944, los EE. UU. producían más aviones que toda Alemania, Japón, el Reino Unido y la URSS juntas[30].

Durante su presidencia, FDR utilizó la radio para hablar directamente a la gente, con más de treinta discursos en total (“charlas junto a la chimenea”). Fue el primer presidente del país en salir en televisión.

Roosevelt resultó de nuevo elegido en las elecciones de 1944. En el Discurso sobre el estado de la Unión, el 11/1/1944, FDR propuso la Second Bill of Rights. FDR ya era un hombre muy enfermo. A las 12:00 del 12 de abril de 1945, tres meses después de su última reelección, Roosevelt sufrió una hemorragia cerebral masiva. Su muerte oficial tuvo lugar a las 15:35 horas de ese mismo día. Su salud ya era muy frágil, al menos desde 1940. Había sido un fumador empedernido desde su juventud. En marzo de 1944, tras su 62º cumpleaños, se sometió a diversas pruebas en el Hospital de Bethesda, con resultados devastadores[31]. No obstante, su jefe de campaña declaró otra cosa[32], aunque era evidente que su salud era mala. Y cuando volvió de la Conferencia de Yalta, su extrema delgadez y fragilidad evocaban más a un anciano que al hombre de 63 años que era. El entonces vicepresidente Harry S.Truman le sucedió en el cargo presidencial.

FDR fue el único presidente que rompió la tradición establecida por George Washington en las elecciones de 1796 de no ejercer más de dos mandatos (o de no verse reelegido más de una vez). Su ansia de poder[33] pudo con toda otra cosa[34], incluida un estado de salud imposible. Para evitar reiteraciones, el Congreso aprobó en 1947 la Vigesimosegunda Enmienda, que limita a dos los mandatos del Presidente.

**

La frase de hoy fue escrita durante su campaña de renovación como gobernador de Nueva York, a finales de 1911. Roosevelt reiteró su doctrina ya expresada dos años antes: “El movimiento progresista es, por su propia esencia, una cosa viva y creciente. La batalla por el progreso es interminable y si la dejamos sólo por un momento o por un año, no sólo nos detendremos, sino que perderemos el paso de la civilización”.

Pues ya ven, el progresismo es esto: no parar de moverse y mientras, permanecer en el poder. Acabáramos.

Cordiales saludos

José-Ramón Ferrandis

Director

 

Roosevelt en los primeros años 30 del Siglo XX

 

[1] En la que fue miembro preclaro Theodore Roosevelt, 26.º presidente de Estados Unidos.

[2] Pese a la fuerte oposición de Sara Delano Roosevelt, que no quería perder el control sobre Franklin: “My son Franklin is a Delano, not a Roosevelt at all”.

[3] Prima lejana suya y sobrina de Theodore Roosevelt.

[4] A pesar de su admiración por Theodore Roosevelt, Franklin compartía la inclinación de su padre por el partido Demócrata.

[5] Que proveía una reserva de hombres entrenados para ser movilizados en tiempos de guerra.

[6] En verano de 1918, FDR viajó a Europa para ver instalaciones y conocer a los responsables británicos y franceses. En septiembre volvió a los EE. UU. Contrajo la gripe americana. Muchos otros a bordo fallecieron. FDR se había recuperado de la neumonía asociada para cuando el barco llegó a Nueva York.

[7] En abril de 1917, cuando Alemania declaró que se embarcaría en una guerra submarina ilimitada contra buques mercantes norteamericanos y atacó a varios de ellos, el Congreso aprobó la declaración de guerra contra Alemania.

[8] Armond S. Goldman y Daniel A. Goldman escribieron en 2017 que sus síntomas eran más consistentes con el Síndrome de Guillain-Barré.

[9] FDR convenció a muchos de que estaba mejorando, lo que era completamente falso. Aprendió a caminar breves pasos con estructuras metálicas que lo sostenían y la ayuda de un bastón. Nunca utilizó silla de ruedas en público. Evitó cuidadosamente que aparecieran imágenes en la prensa que pusieran de manifiesto su incapacidad.

[10] No fue poca cosa. FDR había engañado a su esposa con múltiples amantes desde muy pronto. Una de ellas fue la propia secretaria social de Eleanor, a principios de 1914. Otra fue una prima sexta suya que trabajó en su oficina. En septiembre de 1918, Eleanor encontró pruebas escritas de la infidelidad y exigió el divorcio. Sara Roosevelt se enteró e intervino de forma decisiva. Informó a Eleanor que, si se divorciaba de Franklin, criaría cinco hijos ella sola, sin la soldada habitual (de la propia Sara). Bastó. Se alcanzó un acuerdo. Las relaciones sexuales cesaron. Sara Roosevelt pagaría una casa separada para Eleanor en Hyde Park y financiaría, asimismo, las actividades de beneficencia de Eleanor. Eleanor aceptó. Franklin continuó viéndose con distintas mujeres, incluida su secretaria.

[11] Que pudo haberse malogrado: en febrero de 1933, un inmigrante italiano, Giuseppe Zangara, disparó su revólver en un acto público presidido por el presidente electo, al que asistía también el alcalde de Chicago, Anton Cermak. Roosevelt resultó ileso, Cermak falleció de sus heridas y Zangara, un anarquista al uso, fue ajusticiado.

[12] Pequeños granjeros, blancos del Sur (76%), católicos (81%), las maquinarias políticas de los partidos, sindicatos (80%), negros del Norte (76% del voto), judíos (86%), receptores de ayudas (75%) intelectuales y socialistas.

[13] El paro masivo en 1930 no fue consecuencia del Viernes Negro sino de las políticas intervencionistas de Hebert C. Hoover, que Roosevelt dejó chiquitas. El paro era del 5% en 3/1929. Subió al 9% el 12/1929, pero cuando había caído al 6,3% en 6/1930, llegó la Smoot-Hawley Act y lo elevó al 20%, donde estuvo por causa de New Deal hasta 1941, cuando empezó la gran movilización de reclutas.

[14]El New Deal consistió en estimular el gasto público mediante la inversión en infraestructuras; durante sus primeros años ejecutó todo tipo de proyectos como hidroeléctricas, carreteras y escuelas, modernizando significativamente el país. El New Deal no resolvió la crisis, que perduró hasta que Estados Unidos movilizó su economía con la Segunda Guerra Mundial, momento en el que el número de parados seguía siendo alto.

[15] El Tribunal Supremo declaró inconstitucional la NIRA en mayo de 1935 por unanimidad.

[16] Su idea, acertada, era combatir el crimen asociado a la prohibición del consumo de alcohol. Roosevelt implementó la Beer Permit Act (1933) y estableció la 21ª enmienda, que derogaba la decimoctava.

[17] Que en su primer año de existencia había contratado a 3 millones de personas.

[18] Muy favorable a los sindicatos, que se convirtieron en poderosos colectivos favorables a FDR y al partido Demócrata. Recibieron millones de miembros y respaldaron a FDR en las elecciones de 1936, 1940 y 1944.

[19] Recuerden la frase de Henry Morgenthau Jr., Secretario del Tesoro de Roosevelt, en 1942: “Subir impuestos y restringir el comercio internacional no funcionó y no funcionará. Lo hemos intentado todo, pero tras 8 años, estamos exactamente en la misma tasa de paro … y con una enorme deuda de más”.

[20] Eso sí, Roosevelt dejó claro que, en el caso de agresión de Alemania contra Checoslovaquia (1938), Estados Unidos no intervendría.

[21] El 11/3/1941, Roosevelt consiguió que se aprobara el Lend-Lease program, que canalizaba ayuda masiva económica y militar al Reino Unido y China. Tras la operación Barbarroja, el programa se extendió a la URSS.

[22] Pero no hizo nada similar con alemanes, italianos, rumanos, húngaros, búlgaros o croatas.

[23] Eso hubiera salvado la vida de 190.000 judíos.

[24] Roosevelt dijo a los oficiales de inmigración que debería haber límites al número de judíos en varias profesiones para «eliminate the specific and understandable complaints which the Germans bore towards the Jews in Germany.». ¡1943!.

[25] Ya en agosto de 1939, Leo Szilard y Albert Einstein habían enviado una carta a Roosevelt previniéndole sobre la posibilidad de un proyecto alemán de arma nuclear.

[26] Se entrevistó en varias ocasiones, juntos y por separado, con Winston Churchill y Stalin para conseguir materializar acuerdos al finalizar la Segunda Guerra Mundial.

[27] Lo dejo en su idioma original: “no territorial aggrandizement, no territorial changes made against the wishes of the people, restoration of self-government to those deprived of it, reduction of trade restrictions, global co-operation to secure better economic and social conditions for all, freedom from fear and want, freedom of the seas, abandonment of the use of force, and disarmament of aggressor nations”.

[28] Ahí empezó a caer el desempleo. Se redujo a la mitad en 1941 y otra vez a la mitad en 1942.

[29] GI se refiere a «Ground Infantry,», pero en su origen era el «galvanized iron» de la logística del Ejército.

[30] Para pagar todo esto, Roosevelt solicitó al Congreso en 1941 un impuesto del 99,5% sobre las rentas superiores a $ 100.000. No lo aprobaron. Encocorado, emitió una Orden Ejecutiva con un impuesto del 100% sobre ingresos superiores a $ 25.000. Fue revocada. La Revenue Act de 1942 estableció tipos marginales del 94%, así como algún otro desafuero impositivo (Withholding Tax). In 1944, Roosevelt solicitó al Congreso 10.000 M. Obtuvo 2 M. Ya ven el procedimiento.

[31] Presión arterial alta, ateroesclerosis, angina de pecho e insuficiencia cardíaca congestiva.

[32] El gabinete de FDR negó en reiteradas ocasiones que la salud de Roosevelt fuera mala. El 12 de octubre de 1944 dijo: “la salud del Presidente está perfecta. No hay ninguna dificultad orgánica en absoluto”.

[33] Y reenfocó la Presidencia, reforzando el poder del Presidente en detrimento del Congreso.

[34] Roosevelt decidió que sólo él tenía la experiencia y capacidad necesarias para vencer en la Guerra. Sus jefes del Partido demócrata le apoyaron. La jaculatoria a los votantes fue “no cambiéis de caballo a mitad del río”.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.